Opinión

En su informe y después de seis meses de recopilación de pruebas e investigaciones, Agnes Callamard concluye que “que existen pruebas creíbles que requieren de una investigación con altos funcionarios en Arabia Saudita, entre ellos el príncipe heredero Mohammad Bin Salman”; se refiere a un crimen cometido por el estado saudita y que exige una investigación internacional y una de parte de los cuerpos de inteligencia de Estados Unidos, que estaban al tanto del intento de secuestro de Jamal Khashoggi.

La Casa Blanca reveló este fin de semana la parte económica de la controvertida propuesta, poco antes de la celebración desde el martes en Bahrein de una conferencia de dos días para abordar el tema, a la cual se oponen abiertamente los palestinos, quienes critican no haber sido consultados sobre esa cita.

En declaraciones exclusivas a Al-Mayadeen, el representante palestino enfatizó que los derechos de su pueblo no se negocian. “Palestina no se compra ni se vende por dinero. Nuestro pueblo estará unido ante las amenazas muy peligrosas de Washington contra los pueblos árabes”, subrayó al abordar la nueva estrategia estadounidense a favor del Estado Judío de (Israel).

El silencio sobre lo que ocurre en Haití es sobrecogedor, lástima la conciencia y el alma que justamente ese pueblo que protagonizó la primer gran revolución antiesclavista y el grito de Independencia en 1804, haya sido castigado de esta manera.

Las importantes dotaciones de potencias occidentales particularmente de los Estados Unidos y Francia, que desde hace años de manera abierta y solapada operan en distintos países africanos, parecen alentar a las diferentes milicias integristas de ese territorio más que contenerlas, por lo que habría que preguntarse en verdad ¿si ese no es el plan?

Brasil y Lula emergen hoy como las víctimas más palpables de la manipulación y el engaño que ahora amenaza al mundo, y en medio de esto surge una pregunta, qué se espera en 2020 en Estados Unidos donde Trump manipula a los electores para permanecer en el comando del país.

Fueron muchas y muchos los que a mediados de esta década y en coincidencia -¿casual, involuntaria?- con el despliegue de la ofensiva restauradora del imperio se apresuraron a anunciar el “fin del ciclo” progresista en Latinoamérica. La derrota del kirchnerismo en el 2015 y el ilegal e ilegítimo derrocamiento de Dilma Rousseff en 2016 así como el grotesco juicio y encarcelamiento de Lula aparecían como signos inequívocos del inicio de un nuevo ciclo histórico

El conflicto Estados Unidos-Irán y las consecuencias para la estabilidad en el Medio Oriente despiertan preocupaciones por su trayectoria ascendente desde que la administración de Donald Trump abandonó el acuerdo nuclear con Teherán. Entrevista al Dr. Zidane Zeraoui

Más de una veintena de candidatos para obtener la boleta del Partido Demócrata para enfrentar a los republicanos en Estados Unidos mantienen su enfoque en el presidente Donald Trump.