Salam Al Ubaydi

Corresponsal Jefe de Al Mayadeen en Moscú, reportero de guerra en Chechenia., Iraq, Libia, y la rebelión de Egipto, ha producido varios documentales.

Lavrov y Pompeo ¿para derretir el hielo?

Rusia epera relaciones equitativas y con igualdad de condiciones con Estados Unidos, pero no a expensas de sus intereses y aliados.

Lavrov-Pompeo
Lavrov-Pompeo

Al margen de la reunión del Consejo Ártico, la capital del norte finlandés, Rovaniemi, recibió una reunión entre el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, un encuentro considerado de mucha importancia por varios motivos:

En primer lugar, este encuentro se produjo unos días después de una larga conversación telefónica entre Vladimir Putin y Donald Trump. Donde ambos mandatarios hablaron durante una hora y media, y luego de esta conversación el presidente  de la Casa Blanca publicó en su blog de Twitter un llamativo cometario sobre el "brillante futuro" de las relaciones con Rusia.

En segundo lugar, era importante comprender cómo se desarrollaría el diálogo entre Lavrov y Pompio, especialmente porque este diálogo casi no existe entre ellos hasta ahora. Por lo tanto, esta reunión es muy importante, y posiblemente es el más importante, entre los dos países, debido a la acumulación de profundas diferencias fundamentales entre Rusia y los Estados Unidos, entre ellas; el problema nuclear iraní, la retirada de Estados Unidos del tratado de misiles de corto y mediano alcance, el incidente en el estrecho de Kerch , y las diferencia sobre Ucrania, Siria y Venezuela.

Una reunión constructiva y con muchas sorpresas

Muchas cosas extrañas han pasado en la reunión de los dos ministros que fue celebrada en la tierra del Papa Noel (Santa Claus); Lavrov se retrasó mucho tiempo antes de despegar de Moscú, porque el ministro estaba recibiendo instrucciones de su presidente, y al final llegó a Rovaniemi unos minutos antes de su reunión con Pompeo, mientras, en el protocolo que precedió a la reunión, Pompeo se paró delante de la bandera rusa, y la bandera estadounidense estaba detrás Lavrov, por su parte, el jefe de la diplomacia rusa se dio cuenta de este error, describiéndolo como una "tradición extraña".

La conversación entre los dos ministros a puertas cerradas duró más de una hora. Según el ministro ruso de Relaciones Exteriores, la reunión fue un paso constructivo y muy bueno para el avance de pasos anteriores discutidos durante la conversación telefónica entre Vladimir Putin y Donald Trump.

Lo que llama la atención es que los dos ministros hablaron sobre un ambiente positivo y constructivo .y luego de esta conversación se dio a conocer que está previsto que Lavrov y Pompeo se reunieran de nuevo dentro de unos días en Sochi. Y quizás Putin recibirá a Pompeo, para preparar el terreno para una nueva cumbre entre los dos presidentes.

” Hemos tenido una conversación buena y constructiva, analizamos varios temas regionales que están en la agenda internacional actual, y hemos discutido temas relacionada con la estabilidad estratégica", expresó Lavrov.

El ministro ruso fue muy diplomático, ha evitado emitir fuerte  declaraciones sobre la Casa Blanca, señalando que Washington sabe que es imposible resolver la crisis venezolana por medios militares.

Por su parte, Pompeo también elogió las conversaciones. Y según él se han discutido varios temas. Y Señaló que las dos partes tienen la intención de hacer un progreso significativo en los temas que tiene interés común ambos países.

¿Sería el comienzo del derretimiento del hielo de las relaciones entre ambos países?

La pregunta ahora: ¿Qué le espera a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos? ¿Es posible encontrar al menos nuevas puntos de intersecciones entre ambos países?

Por lo tanto, ha habido varios intentos por "reactivar" las relaciones entre los dos países, pero eso aún no se ha conducido a avances.

Sin embargo, a pesar de todos los problemas en las relaciones de Rusia con Occidente, Moscú cree que es necesario tener un diálogo estratégico abierto, pero al mismo tiempo confirma su adhesión a sus posiciones de principios en defensa de los intereses nacionales, en defensa a sus aliados y a los principios de la legitimidad internacional.

Putin puso la pelota en el campo de Trump, quien ha expresado reiteradamente que quiere mejorar los lazos con Rusia, a pesar de recibir presiones de sus rivales. Pero después de la publicar el informe Muller, el presidente de Estados Unidos parece más seguro de sí mismo. ¿Comenzará el derretimiento de hielo que impide la mejora de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos?

Sin embargo, Hay muchas diferencias entre los dos países: Ucrania, Irán, Siria, Venezuela. Mientras, en el Consejo Ártico en Finlandia, el Secretario de Estado de los Estados Unidos expresó una gran preocupación por las ambiciones de Rusia en las latitudes del norte del mundo.

"En realidad, Los soldados rusos ya están dejando los efectos de las flotas militares en el hielo del Ártico. Moscú anunció oficialmente un aumento de su presencia militar en la región en 2014, cuando reabrió una base militar en esa zona  que pertenece a la Guerra Fría”, señaló Pompeo.

A pesar de todo, continúa el diálogo entre Rusia y Estados Unidos. Donde el próximo mes, Vladimir Putin y Donald Trump tendrán la oportunidad de hablar cara a cara en la cumbre del G20 en Osaka, Japón.

Mientras, En los círculos del poder en Rusia, los dirigentes creen que los estadounidenses están empezando a comprender que solo pueden ponerse de acuerdo y mejor temprano que tarde en jugar con igualdad con Rusia, un juego que se caracteriza por reglas sólidas y colectivas sobre los problemas regionales y globales actuales, donde cada país debe respetar los intereses del otro y sus áreas de influencia, es decir, es inevitable para los dos países ir hacia relaciones equitativas y con igualdad de condiciones.