Carlos Aznárez

Especialista en política internacional y director del periódico Resumen Latinoamericano

Lourdes Santiago, independentista puertorriqueña: “Contra el poder de la nacionalidad no hay quien pueda”

María de Lourdes Santiago: "es importante más que nunca la solidaridad de América Latina".
María de Lourdes Santiago: "es importante más que nunca la solidaridad de América Latina".

María de Lourdes Santiago es la joven vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño, uno de los más activos a la hora de dar batalla al poder colonial estadounidense y reivindicar toda una historia de lucha que tiene, entre otros, como estandarte, los nombres de Pedro Albizu Campos, Lolita Lebrón y más recientemente al combatiente de la libertad Filiberto Ojeda Ríos. Lourdes Santiago fue una de las grandes protagonistas al hablar de la causa boricua en el Encuentro Antiimperialista celebrado hace pocos días en La Habana.

Su claridad y pasión al expresar las ideas básicas de la batalla independentista generó que no solo la nutrida delegación que llegó desde ese país sino todos los delegados y delegadas del Encuentro la ovacionaran y de esta manera testimoniaran su solidaridad con la consigna de "Puerto Rico Libre”.

Con María de Lourdes hablamos en ese marco y esto es lo que nos contó.

-Hace unos meses Puerto Rico fue escenario de una gran rebelión popular para derrocar al gobernador Roselló: cuéntanos en qué quedó ese levantamiento ciudadano ya que pareciera que el sistema hizo solo un recambio de figuras.

Fue un evento muy importante, ciento de miles de personas en las calles, algo que nunca se había visto en nuestro país, personas que nunca se habían sentido convocadas por el tema político, y se logró la renuncia de Roselló, pero persiste su administración, las mismas propuestas, los mismos estilos. Esto nos deja en claro que todavía falta mucho para que ese afán tan grande que se vio en el verano del 2019 se traduzca en reivindicaciones políticas más extensas, en particular hacia el tema de la descolonización, que es el fundamental en nuestro país.

-¿La persona que reemplazó a Rosselló no es más que una máscara continuista?

Tenemos una gobernadora, una misma administración, un mismo gobierno, las mismas prioridades, quizás alguna variación en los matices, pero fundamentalmente continuamos en el mismo lugar. Un gobierno del partido anexionista, un gobierno completamente arrodillado ante los intereses de Estados Unidos y de la Junta de Control Fiscal, que es el organismo designado por el Congreso y que tiene control absoluto sobre lo que está pasando en Puerto Rico. No es ya que seamos la colonia clásica, es que vivimos bajo una dictadura en toda regla, donde las determinaciones importantes dependen de la voluntad de estas siete personas, por las que nadie votó en Puerto Rico, impuestas por el gobierno de la administración Obama. Alguna gente dice que Trump es la reencarnación de todos los males, y ciertamente es una personas detestable, pero la diferencia entre republicanos y demócratas en Estados Unidos es muy poca.

-A los puertorriqueños les pasa como a los palestinos con Israel, cambian los presidentes pero les da lo mismo porque siempre son sojuzgadores.

De hecho la Junta de Control Fiscal fue impuesta por Barack Obama con votos republicanos y demócratas. a la hora señalada no hay las agallas y el nivel de conciencia que se necesita para que quienes ahora ocupan las posiciones de poder en el partido demócrata, inicien un proceso de descolonización que es responsabilidad de los Estados Unidos. Ellos nos invadieron, nos convirtieron en una colonia, por lo tanto es su obligación iniciar un proceso de descolonización. Hasta el día de hoy hemos encontrado oídos sordos, aún en los que se pintan de más liberales, porque buscando el voto hispano, el favor electoral de todos los de ascendencia latinoamericana, no tienen la valentía de decir con todas sus letras que la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos es un imposible porque somos una nación distinta, una idiosincrasia distinta, un idioma diferente.

Nosotros los puertorriqueños llevamos 121 años de dominio de los Estados Unidos y aquí estamos tu y yo hablando español, porque nosotros pensamos en español, sentimos en español, no nos sentimos americanos, ni aún los anexionistas.

Entonces, contra ese poder de la nacionalidad no hay quien pueda. Pero, ni siquiera los más liberales estadounidenses se atreven a aceptar esas verdad y a decir con todas sus letras que Puerto Rico nunca va a ser una Estado de la unión.


"no puede haber una verdadera liberación de la mujer dentro de un país sometido"
"no puede haber una verdadera liberación de la mujer dentro de un país sometido"

-¿Uno de los males del independentismo es la falta de unidad?

Nosotros colaboramos en muchísimas instancias a unirnos, claro que hay diversos matices, pero creo que estamos en el momento de mayor unión del independentismo puertorriqueño. Por ejemplo, estoy participando de un colectivo de mujeres muy amplio que nos estamos dedicando este años a conmemorar el centenario de Lolita Lebrón, heroína del Partido Nacionalista, que lideró el ataque el 1° de marzo de 1954 al Congreso de los Estados Unidos. Doña Lolita es la figura femenina más emblemática del independentismo puertorriqueño, y convocada por ella hemos hecho infinidad de actividades en conjunto. Así que, esa confluencia, esa convergencia, ciertamente es posible y la estamos trabajando todos los días.


Creo que estamos en el momento de mayor unión del independentismo puertorriqueño.


-Ya que hablamos de Lolita Lebrón, la heroína del ataque al Capitolio, ¿qué papel juega la mujer puertorriqueña en la lucha independentista hoy?

A veces uno no se da cuenta de lo presente que estamos porque creo que nuestra generación ya comienza a verlo con mucha naturalidad, pero nosotras ya estamos en las Naciones Unidas. Uno de los compañeros me dice que más de la mitad de las mujeres que están hablando por la descolonización de Puerto Rico ante las Naciones Unidas son mujeres, realmente hemos logrado avanzar. Dentro de lo que representan estructuras políticas que no dejan de tener en si algo del elemento patriarcal, machista, que todavía existe, eso uno no se puede negar ni siquiera en los sectores más progresistas, pero ha sido un avance importante.

-O sea, que hay lucha feminista en Puerto Rico

Hay una lucha feminista, una lucha feminista liberadora, porque se puede ser feminista dentro del esquema estadounidense liberal, pero no puede haber una verdadera liberación de la mujer dentro de un país sometido, ese es un proyecto que se queda cojo, inconcluso. Si queremos la liberación de todos los sectores marginados la opresión contra la mujer, la opresión racial, la opresión contra las personas con diversidad funcional, contra los trabajadores, se tiene que dar en el marco de una patria liberada, y eso solo lo provee la independencia de Puerto Rico.

-Hablaste de Lolita y yo te hablo de Filiberto Ojeda Ríos. Tu eres una mujer muy joven y además ocupas un cargo en un partido, cosa que también es importante, ¿cómo ven el legado de Filiberto para los jóvenes puertorriqueños?

Filiberto es parte de ese legado de lucha y de sacrificio. A Filiberto lo mataron un 23 de septiembre que es el día en que conmemoramos la primera declaración de independencia en Puerto Rico, la lucha del Grito de Lares, y eso no fue por accidente. Filiberto no murió en un ejercicio policíaco normal, lo fue a buscar el FBI para asesinarlo para enviar un mensaje al independentismo puertorriqueño de que esto es lo que pasa si continúas resistiendo. Filiberto es un símbolo para esa juventud, igual que lo son los patriotas nacionalistas de la Revolución del 50, del ataque a Casa Blair, del ataque al Congreso, igual que lo son los de distintas trincheras de lucha, han estado en los tiempos mucho más difíciles cuando la represión era más evidente. Pero, Filiberto ciertamente es un símbolo importantísimo para la juventud independentista.

-Un tema de la descolonización es la batalla cultural. ¿Cómo ha influido la penetración cultural yanqui en Puerto Rico?

Algún día, cuando pase mucho tiempo, desde la distancia se escribirá como es que nosotros, un país pequeño, hemos podido resistir ese avance. Cuando los Estados Unidos invadieron a Puerto Rico segmentaron la isla en seis partes, lo dividieron entre denominaciones protestantes para combatir el catolicismo que era un elemento de hispanidad, comenzó a enseñarse inglés en las escuelas, llegaron las tradiciones como Santa Claus o Halloween. A pesar de todo eso, y de lo penetrante que es en los últimos tiempos a través de lo digital que es esa invasión cultural, nosotros los puertorriqueños somos un ejemplo de resistencia cultural. Preservamos nuestra identidad nacional de una forma tremendamente orgullosa, nada más hay que ver por ejemplo un partido de baloncesto donde están los puertorriqueños compitiendo contra las Estados Unidos y hasta los más anexionistas, los más pitiyanquis, su corazón late por el equipo nuestro.

Creo que eso es un ejemplo para toda América Latina, que a pesar de las dificultades políticas nosotros continuamos siendo latinoamericanos y caribeños.


"Preservamos nuestra identidad nacional de una forma tremendamente orgullosa"
"Preservamos nuestra identidad nacional de una forma tremendamente orgullosa"

-El huracán dejó devastado a Puerto Rico y Trump, quiero que lo cuentes tu, hizo un gesto que enervó a los puertorriqueños.

El huracán María destrozó nuestro país, acabó con toda la red eléctrica, de telecomunicaciones. Cuando llega el presidente Trump, después de hacer unas expresiones muy despectivas de que eso no era nada, que mayor era lo que había pasado con el huracán Katrina, llega con su esposa ataviada, con unos zapatos altos, y él va a este centro comunitario a arrojarles rollos de papel toalla a la gente en un gesto tan despectivo, muy ofensivo. Eso es lo que uno ve y esa es la imagen que se graba, pero esa ha sido toda la reacción estadounidense ante el sufrimiento de los puertorriqueños y un ejemplo también de lo que es el bloqueo que existe en Puerto Rico. A Puerto Rico se ofrecieron a llegar liñeros cubanos, mexicanos, a reparar el sistema de energía eléctrica, se ofreció ayuda de Venezuela, nada de eso pudo entrar, los estadounidenses dijeron que la solidaridad latinoamericana no iba a entrar. Entonces, impusieron su sistema de ayuda en caso de emergencia que ha resultado ser un sistema primero completamente ineficiente, o sea, Puerto Rico es una isla de 100 por 35 millas, y el cuerpo de ingenieros de los Estados Unidos, que pueden levantar ciudades en el desierto en dos semanas, decían que era muy lejos, muy remoto, que no podían llegar a levantar el sistema eléctrico. Luego, según fueron fluyendo las asistencias económicas de los Estados Unidos se creó todo un sistema de corrupción, actualmente altos funcionarios de la agencia de manejo de emergencia que dieron servicio en Puerto Rico están siendo acusados por actos de corrupción.

-Un mensaje para América Latina desde tu pasión puertorriqueña, ¿cúanto queda, cuánto falta para que Puerto Rico sea libre?

Don Pedro Albizu Campos, padre del nacionalismo puertorriqueño, decía que uno no se pregunta cuánto falta para que la patria sea libre, es como uno cuida a la madre enferma que no se pregunta cuánto falta, uno sigue ahí. Nosotros, para parafrasear a Martí, el verso que falta en ese poema que comenzó a escribirse en 1810 de la independencia de Nuestra América, América Latina y el Caribe no van a ser totalmente libres hasta que nosotros también lo seamos. Por eso, es importante más que nunca la solidaridad de América Latina, el explicar, el hablar, de la causa de la independencia de Puerto Rico porque nosotros conformamos esa frontera natural. México, Cuba, Puerto Rico somos el muro de contención de los nacionalismos latinoamericanos.

América Latina y el Caribe no van a ser totalmente libres hasta que nosotros también lo seamos.


Las ideas y opiniones expresadas en esta artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen