Alberto Fernández: "En la Argentina que viene los únicos privilegiados son los que tienen hambre"

El presidente electo en una relajada charla sobre su relación con Martín Guzmán y por qué lo eligió como ministro de Economía, el estado de la negociación con el FMI, la decisión de prorrogar el presupuesto actual y presentar uno nuevo en marzo, porque el que envió en Macri "no tiene nada serio". También habló del entorno regional: "Los pueblos de Chile, Colombia y Ecuador piensan como nosotros".

Relajado, después de presentar su gabinete, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, manifestó en diálogo con C5N que ya tiene un plan económico diseñado, que está en marcha una renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que gobernará durante el verano con una prórroga del presupuesto vigente, dado que el enviado por Mauricio Macri “no tiene nada serio”.  

Ya en marzo, mandará al Congreso un proyecto de presupuesto nuevo, "que no tenga que corregir a los 15 días de presentado, como tantas veces hizo Macri. Yo no le quiero mentir a los argentinos", aseguró.

“Somos gente que ha dedicado su vida al Estado y a la política y sabe el arte de gobernar”, dijo el próximo presidente. “Hay jóvenes que acceden por primera vez a ministerios y hay gente que ya estuvimos varias veces en la gestión y podemos aporta nuestra experiencia, estoy muy contento”, afirmó sobre la composición intergeneracional del elenco de colaboradores.

  • Alberto Fernández: "En la Argentina que viene los únicos privilegiados son los que tienen hambre"

 

Fernández ponderó la figura de quien será su ministro de Economía, Martín Guzmán. “Tengo relación con él desde hace mucho tiempo. Vive en Nueva York y siempre nos encontramos cuando venía al país”. Contó que se definió por él porque “quiero un experto en deuda y en macroeconomía”, temas de los que se ocupa el nuevo ministro en la Universidad de Columbia. Remarcó que “es discípulo del premio Nobel Joseph Stiglitz y no solo aceptó sumarse, sino que manifestó un gran entusiasmo cuando se lo propuse”.

El mandatario electo dijo que la deuda “es un condicionante” y que con Guzmán ya hay en marcha “un plan que diseñamos para que se sostenga en el tiempo y que la macroeconomía no se complique”. Adelantó que “sobre la base de ese plan propusimos una renegociación al FMI y aceptaron”.

En ese sentido, aclaró que está en marcha “una negociación y hay que ser responsables”. Por lo tanto se abstuvo de otorgar mayores precisiones, aunque se preocupó por destacar que “no podemos pedirle más a los que tienen ingresos deprimidos”.

El Presupuesto 2020

Sobre el Presupuesto 2020, apuntó que el enviado por Macri al Congreso “es un disparate”, por lo que  prorrogará el vigente hasta enviar uno nuevo construido desde cero. “El presupuesto de Macri habla de una economía con inflación acotada, no es serio”. Al respecto, señaló que la principal herencia macrista es la pobreza por encima del 40 por ciento. “En la Argentina que viene los únicos privilegiados son los que tienen hambre”, dijo al sostener que “hay que ponerle plata en el bolsillo a los que menos tienen” y que así “se encenderá la economía”.

De cara al futuro adelantó que hay una batería de medidas que se debatirán en el Congreso y otras que se promulgarán por decretos. También advirtió sobre la importancia de las políticas de Estado. “Hay que volver a la lógica del consenso”, aseguró, y dio el ejemplo de su proyecto de Consejo Económico y Social. “Quiero que tenga un presidente con acuerdo del Senado, que vaya más allá de mi mandato, en una mesa donde se sienten los trabajadores, los empresarios y el Estado”.

También dijo que la Agencia Federal de Inteligencia “como está no funciona” y que “se ven las consecuencias”. Reafirmó que ya sabe quién se hará cargo, pero que no lo quiere anunciar hasta que esté completo el rediseño del área.

Seguridad democrática

Sobre seguridad, ponderó a Sabina Frederic y dijo que “ojalá que cuando deje el cargo le den un sable que le agradezca por haber dado seguridad en democracia”, en referencia a Patricia Bullrich, a quien Gendarmería le hizo un discutido obsequio reivindicativo de la actuación de esa fuerza durante la desaparición de Santiago Maldonado. Habló del futuro Consejo Federal de Seguridad, encabezado por el ministro del área, que implementará políticas de Estado, dejando de lado "la doctrina Chocobar,  que no sirvió para nada”.

En el plano económico insistió que trabajará para desdolarizar las tarifas y que la economía se sostenga desde el punto de vista fiscal. “No quiero un país con déficit fiscal, va a llevar un tiempo terminar con eso”. También apuntó contra la quita de aportes patronales “que le genera problemas a los jubilados” y criticó que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses “está lleno de pagarés del Estado”. Resumió así: “No heredo el país del que habló Macri por cadena, sino el que gobernó”.

El encuentro con Rodríguez Larreta

En otro pasaje celebró su encuentro de este viernes con Horacio Rodríguez Larreta en el que el jefe de Gobierno se comprometió a sacar las rejas de Plaza de Mayo el próximo lunes. “No pensamos igual, pero viene un tiempo en el que nos vamos a encontrar los argentinos”.

Sobre la Justicia, se refirió a un plan de reordenamiento del fuero federal, acerca del cual habló con Gustavo Béliz y Marcela Losardo para “tener una justicia más fuerte”.

Por último, advirtió que su gobierno no reconoce al de Jeanine Añez en Bolivia. “Bolivia no tiene gobierno hasta que los bolivianos se expresen libremente en elecciones”, dijo.

Además, sostuvo que “no estamos solos en el continente, estamos más acompañados que nunca”, y recordó que las protestas de Chile, Colombia y Ecuador “son movimientos populares que reclaman el fin de políticas conservadoras, son pueblos que piensan como nosotros”.

Las ideas y opiniones expresadas en esta artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen