Testimonio de Ghassan Ben Jeddou a un año de la partida física de Fidel (VIDEO)

Wafica Ibrahim

Asesora de Al Mayadeen y Especialista de América Latina.
Entrevista exclusiva con el Presidente del Consejo de Dirección del Canal Al Mayadeen, Ghassan Ben Jeddou.

Honestamente y desde lo más hondo de mi corazón, tal vez sea una de las reuniones más importantes que he tenido en mi vida, la que tuve con el difunto líder Fidel Castro. Fue una entrevista con dimensiones humanas y profesionales periodísticas. La parte humana fue la más importante, sin duda. Cada periodista como yo busca siempre y desea conocer a un gran líder, un hombre que fue tallado en la historia en su pueblo y en la de los pueblos de diferentes continentes y naciones. Es muy útil e interesante para un periodista como yo hacer una entrevista con Fidel Castro, pero a nivel humanitario fue lo que me importó directamente. Ya no era sólo por el hecho de ver y conocer de cerca a Fidel Castro, me importó entrar a su propia oficina para encontrarme con él, en su país, entre su gente y sus compañeros, este era el objetivo principal. Y tuve la suerte de tener esa oportunidad el 14 de septiembre del año 2000.


Recuerdo esa historia con precisión, primero porque me regaló algo que todavía está tallado con esa historia, y por cierto ese regalo está aquí, tal vez hablaremos de eso más tarde.


Yo había estado en los Estados Unidos ese año donde  asistimos a la Cumbre del Milenio. La mayoría de los líderes del mundo participaron en esa cumbre en Nueva York, y después de la cumbre, y claro, primero lo conocí en la misma Cumbre del Milenio, pero lo conocí como cualquier periodista, a pocos metros de distancia, no hemos hablado, no nos hemos encontrado directamente.  También asistí a la sesión de su discurso en la Asamblea General de la ONU ese año, después de eso he tenido el privilegio de ir a La Habana, porque en esa época, yo  estaba trabajando en “Al Jazeera” y acompañaba  al Emir de Qatar. El Emir de Qatar, después de la Cumbre del Milenio, tenía una cita con el líder Fidel Castro, y tuve la suerte de acompañar al Emir de Qatar. De hecho, fui a La Habana, y ese día de la llegada,  no había en el programa una entrevista con el líder  Fidel Castro. Pero yo si había hablado con el Príncipe, le dije ojalá que en su reunión con Fidel Castro, le hablara de mi solicitud, tal vez nos daba una entrevista en algún momento, o en uno de esos días, en algún mes de los meses venideros.


Lo que me llamó la atención en ese entonces, es que estaba parado lejos de los dos, y tan pronto el príncipe le dijo a Fidel, que hay un periodista conmigo, y en honor a la verdad y la historia, el Emir de Qatar habló de mí en ese momento de manera muy positiva y con gran  optimismo, le contó que yo era un periodista tal y tal, o sea habló positivamente, Fidel le dijo: ¿dónde está? Y él le contestó: está allí. Yo observando vi lo que sucedía, y al principio yo no sabía que en ese momento que el Emir de Qatar estaba hablando de mí, solo me di cuenta cuando vi a Fidel que le preguntó: ¿dónde está el periodista?, y el Emir señaló hacia mi diciendo: allí está, entonces, Fidel me miró, y recuerdo ese momento con mucha precisión, miró fijamente a mi cara alrededor de 15 o 20 segundos, y se viró hacia el Emir y dijo: Ahora mismo. Quiero decir que, en lugar de darnos una hora, un día, días o meses, le dijo: Ahora mismo, y me dio la impresión que tuve el beneplácito del hombre o que le he dado una buena impresión, así de lejos.


Entramos en su oficina, francamente, me sorprendió su oficina, es decir, la oficina del gran Líder Fidel Castro, ¿Usted se imagina?, es la Oficina del Presidente de la República, para no decir además del gran Líder, era una oficina muy modesta y sencilla, me acuerdo del color de las sillas eran  sillas beige casi amarillas, su oficina como tal si era una oficina grande, nos sentamos y me preguntó: ¿de qué quieres hablar?, le dije sobre muchos temas que serán fáciles, simples y rápidos, dijo: "Bueno, adelante”, y tuve entonces una traductora conmigo que la recuerdo muy bien.


Honestamente, y para ser franco contigo, estoy hablando de una reunión con un gran líder, un gran estadista y un comandante universal, que ha tenido un gran impacto en el mundo entero, sin olvidar que ese año, en el año 2000, y sabía profundamente que estábamos en el período posterior al  derrumbe de la Unión Soviética, y que era un  período complejo, difícil y duro para Cuba y para él esencialmente. No me prepare para la cantidad de preguntas. ¿Qué preguntar a ese hombre?, pero nacieron las preguntas espontáneamente.


Comencé con un diálogo intelectual, no era un diálogo sobre qué hace en Cuba aquí y allá. Fue algo más  profundo, un diálogo intelectual sobre el imperialismo, la experiencia del sistema comunista y socialista, la experiencia de la Unión Soviética, sobre su propia experiencia desde su liderazgo internacionalista en ese momento.

 

El diálogo fue un debate, no fue al estilo de una pregunta y una respuesta, sino que ha sido muy flexible conmigo y me respondía con espíritu deportivo, me permitió discutir con él, y no me detuvo ni una sola vez ... salvo que una solo vez, sí sentí que estaba bravo, enojado, molesto, se sentía hablando como un periodista de otra corriente opuesta a la de él, y me dijo: "El Emir de Qatar me habló de ti muy positivamente, y te consideré un periodista del lado de nosotros de corazón y alma, y ya veo que vienes desde Estados Unidos  y  estás  hablando como en  nombre del imperialismo y del capitalismo", le dije: No, mi gran líder, yo no hablo ni en nombre del capitalismo ni en nombre del imperialismo, estoy hablando en nombre de un gran líder que ha tenido experiencias, un gran líder que luchó en batallas en varios continentes, y eres un comandante veterano, usted es el líder de una gran revolución y no sólo un estadista y ha convivido en diferentes décadas y queremos beneficiarnos de su experiencia y de todo este gigante trabajo para darnos respuestas a nuestras interrogantes.


Tan pronto que le dije esas palabras, ya se le quitó el malestar.


Y de hecho fue una hermosa y muy buena reunión.  Cuando terminamos la entrevista, Me preguntó:


¿De dónde eres?

Le dije: vengo del Líbano

Dijo con asombro: ¿Del Líbano? ¿Y por qué no me lo dijiste antes?

 

Ustedes saben que el año 2000 El Líbano se liberó, o sea el sur del Líbano fue liberado, Y Dios es testigo, que en cuanto le dije que soy del Líbano,  me abrazó y me acogió  con calidez y fuerza, así que se imaginan como me quedé más impresionado y apegado aún a ese Líder.


En lugar de salir inmediatamente de esa reunión, se tomó su tiempo para hablarme y yo soy sólo un simple joven periodista, el Emir de Qatar y el Ministro de Asuntos Exteriores vinieron luego y el conversaba con su brazo  sobre mi hombro todo el tiempo.


Sobre su visión con relación a Palestina y al Líbano, a la resistencia, a lo que pasaba en el sur del Líbano, la liberación y el enemigo sionista. Cuanto en ese momento, que se había terminado la entrevista deseé que esa conversación espontánea al final, todos de pie, cuanto deseé que haya sido grabada, porque iba a ser más importante o quizás tan importante como la propia entrevista.


Cuando lo vi a gusto hablando así, tomé mi iniciativa y empezamos a hablar, el un hombre muy humilde, desde el primer momento, descubres que el hombre es tan sencillo, un verdadero líder, con experiencia vividas y reales.


Cuando lo vi conversando a gusto así, mire con fijación hacia su escritorio y encontré un gran número de pelotas de béisbol, y me atreví a acercarme hacia su escritorio, a pesar de que había un guardia allí con nosotros, pero el guardia no me dijo nada, fui y recogí esa pelota, y le dije: 


Querido Comandante, ¿me honra con su firma aquí?

Dijo: ¿y de donde sacaste esto?, No se acordaba que había pelotas de béisbol en su buró (risas).

Me dijo: ¿de dónde lo conseguiste?

Le dije: de su escritorio.


Y de hecho miró y encontró varias pelotas allí, y preguntó a uno de sus ayudantes de dónde era, originalmente, y así le explicaron.


Entonces él se sacó un bolígrafo y puso su firma, esta y la fecha exacta del 14 de septiembre del 2000.


Por cierto, incluso ni mi ropa era apropiada para un diálogo especial de prensa de esa envergadura, con el gran líder Fidel Castro.


Oh, por cierto, también hay algo más que decir, descubrí entonces, que yo fui el primer periodista árabe en efectuar un diálogo especial con el líder Fidel Castro,  quiero decir, aunque Fidel visitó varios países árabes, y mantuvo diálogos de prensa, pero no se sentó con un periodista árabe determinado y le dio entrevista especial al estilo de pregunta y respuesta.


Así que me enteré de que yo, Ghassan Ben Jeddou, fui el primer periodista árabe en realizar una larga entrevista especial o un largo diálogo con Fidel Castro, y quiero decir que es un momento histórico muy particular en mi currículo tanto como periodista como ser humano.


En realidad, también ví a Fidel Castro una segunda vez, pero no fue con carácter privado o directo.


La segunda vez fue un año después en Doha, después de  los atentados del 11 de septiembre, y fue cumplimentando una invitación del Emir de Qatar, y yo estaba junto a  otros presentes.


En esa reunión a la que se nos ha permitido asistir, Fidel siempre estuvo en todas sus intervenciones hablaba un minuto o dos o tres y termina, pero para hablar de cualquier tema, o responder a cualquier pregunta Fidel, siempre comienza desde el primer cuadrante, quiero decir que tiene una visión  histórico global e integral tan amplia que tal vez me permito decir que nunca antes vista. Tal vez si hablan con el sobre el fútbol o ​​sobre deportes, entonces el comienza desde la historia y la importancia de los deportes y la interacción comunitaria y el impacto del deporte en la sociedad.


En fin, yo estaba en aquel entonces en un país del Golfo. Y  le preguntamos sobre su visión acerca del Golfo y de esa región, y porque Fidel me había hablado hace un año y medio sobre Palestina y sobre la Resistencia y El Líbano y los partidos y corrientes políticas que estaban activos  en dicha área, entonces, una vez que le preguntamos acerca de su presencia en el Golfo, él, para responder a esa pregunta, regresa siempre al primer cuadrante, al punto de partida y nos dijo: este Golfo es parte de la patria árabe y esta tierra árabe es parte de una región más amplia , y esta región es siempre un escenario de conflictos, desafíos, confrontaciones y guerras, y es una parte esencial del mundo que enfrenta al imperialismo.


Por cierto, Fidel tiene una raya así, una línea que separa, los que están con la revolución y con los pueblos humildes, los pobres, los campesinos y los oprimidos de un lado y los que están con el imperialismo en sus diferentes matices y colores.


Hay otro punto positivo en este gran hombre también, y es que dicen sus opositores que Fidel es un hombre rígido, sinterizado, un hombre que no avanza, no evoluciona y no cambia. Esto, según mi humilde experiencia, es incorrecto e inexacto categóricamente,  dicho de otro modo, cuando Fidel mira y hace su valoración a los países que se oponen a su política y son pro-imperialistas, él no los juzga como un todo un bloque constante que no cambia, y en realidad él tiene razón porque es así. En realidad, es cierto que hay una parte de los pro-imperialistas o de los opresores que se ha cambiado, él trata a ese cambio positivamente, y viceversa, hay quienes han sido parte de los países del Tercer Mundo, aliados, y del Movimiento de los No-Alineados o incluso  del campo socialista, pero luego han cambiado de trinchera. El también cambió con ellos y ya no los trata con países amigos. Esto demuestra la visión móvil y flexible de Fidel.


Fidel ese día también sorprendió a muchos con su franqueza cuando habló abiertamente que miraba al Golfo como estados y gobernantes de manera negativa Pero también defendía su trato con el emir de Qatar, incluso lo llamó el Príncipe Rojo, (a Fidel le gustaba llamar al Emir de Qatar jocosamente el Príncipe Rojo), por las posiciones positivas que tomaba, o sea también en ese caso la posición de Fidel no era esquemática. Fidel  estaba muy interesado en nuestra región, y fue evidente en su preocupación acerca de lo que hacia la ocupación israelí, y fue evidente en su apoyo a la Resistencia y a los  revolucionarios.


Él siempre los llamaba Revolucionarios, le gustaba  llamarlos revolucionarios, porque él era un verdadero revolucionario, Cuando hablaba de la Resistencia en El Líbano, decía los revolucionarios en el Líbano, los revolucionarios en Palestina, o sea consideró que las nuevas corrientes que resisten contra la ocupación y la injusticia son parte de la revolución universal.


En Resumen Fidel estaba muy apasionado con todos nuestros problemas. Cada persona que  lo visita le sorprendía lo mucho que este líder conocía, tantos detalles, no solo los grandes titulares, sino los pormenores de los detalles.


Yo descubrí en el 2000 cuando hablaba de la liberación de  sur del Líbano, como hablaba con tantos detalles, Y por cierto también esto es algo que lo digo de corazón y sin que me quede nada por dentro, también le impresionó la Resistencia en El Líbano, escuché esta charla de él en el 2000, sobre cómo la resistencia logró liberar a su país y su tierra sin concesiones sin regateos con toda firmeza y constancia.


Puedo decir algo más y por primera vez en mi vida, incluso no lo he comentado nunca antes, ni con mis amigos y seres queridos.

 

Fidel, era tan sincero y honesto que en el 2000 dijo estar impresionado de como un movimiento religioso que levanta la bandera de la Revolución contra la injusticia, ha librado la Resistencia y pudo vencer a un enemigo y ocupante como el que tenemos.


Tal vez se asombró de que un movimiento con una dimensión religiosa tuviera este impulso de pensamiento revolucionario, de Resistencia y apertura al mundo.


Puedo jurar que Fidel estaba apasionado como con todas las causas justas, también con la de nuestra región y conocía todos los pormenores de los pequeños detalles.


Nosotros no solo, no tenemos ninguna preocupación por los que no están de acuerdo, sino es más, nos sentimos orgullosos, y tenemos el honor de tener, en Al-Mayadeen con toda nuestra audiencia y los seguidores que representamos, desde el primer momento, a Fidel como símbolos nuestros que nos iluminan, varias figuras claves de este mundo, y quizás Fidel Castro sea el primero de todos.


Por cierto, cuando Al-Mayadeen comenzó, no tenía ninguna relación directa como canal con Cuba o con Fidel, y no tenemos intereses materiales ni con Cuba, ni con Fidel ni con aquel mundo sin ninguna excepción, pero cuando quisimos presentarnos a los espectadores y a la opinión pública, saben muy bien que Al Mayadeen comenzó en 2011 y salimos al aire en 2012, en medio de una situación árabe y global muy compleja, extremadamente compleja, donde se han  cambiado todos los conceptos, el blanco se ha convertido negro, la injusticia en justicia, realmente todo ha cambiado. Y nosotros somos personas amasadas con la ideología de la Revolución, el Cambio y el Levantamiento contra cada tirano, contra todo lo injusto, contra toda fuerza apoyada por el imperialismo mundial y las fuerzas de la arrogancia.

 

De repente nos encontramos frente a una situación compleja, un levantamiento masivo de los pueblos, apoyamos el levantamiento de las masas contra las dictaduras, contra cualquier gobernante injusto y cualquier estado ocupante, es que somos hechos de estas cualidades, incluso Al Mayadeen  tiene este nombre porque se adhiere a  los campos y las plazas donde los pueblos salieron anhelando una futuro mejor.

 

Pero lamentablemente estas rebeliones y movimientos populares  fueron robadas, no solo en los países donde surgieron, sino en lugar de tomar ventaja de estos levantamientos y aprovecharlos  para el bien común de la región y tal vez del mundo, algunos de ellos tomaron un modelo de malos cambios en algunos países, tanto en Yemen, en Siria, en Libia y en otros países, pero básica y francamente le digo con toda sinceridad fue en Siria. Siria en aquel momento era la fuerza principal de la Resistencia que se enfrentaba a la arrogancia del imperialismo y de la ocupación, y fue una fuerza y eslabón esencial en lo que se conoce como el Eje de la Resistencia contra la ocupación israelí, ya que apoyaba a la Resistencia Libanesa.

 

Quiero decir, cuando partimos, comenzamos con una situación muy complicada, y tuvimos que presentarnos a través de algunos símbolos que nos sirven de brújula, y Fidel fue uno de esos símbolos y estamos orgullosos y honrados de tomarlo como ejemplo, ¿Por qué? Porque cuando hablamos de la revolución verdadera, Fidel representa la revolución real y no la revolución falsa, cuando queremos hablar de un jefe de estado, que fue justo con la sociedad, con las masas, con los sectores vulnerables y con los trabajadores, Fidel hizo de Cuba un estado del pueblo y para el pueblo, no lo convirtió en un estado del individuo, y lo que demuestra esto, es que Fidel, cuando ya no estuvo más como jefe de estado, Cuba siguió siendo el estado fundado por Fidel, una nación al servicio del pueblo, de las masas, y de todos los que luchan por sus derechos en este mundo.

 

Fidel era un líder humilde en todo el sentido de la palabra, y Fidel era un intelectual, amaba la historia, era la encarnación de la historia, sin embargo, yo veo, con todas estas cualidades positivas y grandiosas de Fidel, primero como líder revolucionario y como líder intelectual  que se enfrentaba todas las fuerzas que lo desafiaban, hay una cualidad que considero que distingue a Fidel, y es su amor y su apego al pueblo. O sea Fidel en todos sus discursos se dirigía al pueblo, incluso durante todos los años de bloqueo contra Cuba, Fidel estaba muy cerca del pueblo, hablaba con su pueblo con toda transparencia, y también, cuando quería hablar a la gente a través de los medios, no les hablaba con autosuficiencia, y hablaba a través de los medios para llegar a todas las personas a la vez, les hablaba como uno más de  ellos, y quizás les hablaba todos los días, no solo les hablaba a través de la televisión y la radio, también escribía, entonces, Fidel amaba  al pueblo y estuvo muy cerca de él, no solo como pueblo de Cuba, sino de América Latina, de Palestina, de nuestra región árabe, de África, Rusia y Asia, e incluso del mismo Estados Unidos.

 

Uno de nuestros lemas básicos. Por cierto, tenemos dos lemas principales en Al Mayadeen; un lema realista, y uno profesional y son: 1- “La realidad tal como es”, y es este que lo ven ustedes, y 2) el lema que representa la identidad de Al Mayadeen: “Con el ser humano en todas partes”, por eso Fidel fue uno de nuestros símbolos. Incluso cuando fuimos a Cuba y participamos en los festivales de Radio y Televisión, Fidel fue uno de nuestros símbolos, no solo en Cuba, sino cada vez que viajamos a cualquier país del mundo presentamos a Fidel como uno de nuestros genios políticos, como el genio intelectual y el genio en la toma de decisiones y en el liderazgo del estado y de la sociedad, un genio en ser el gran líder universal, y cualquier país que visitamos, Fidel ha estado presente.

 

Esta es la fuerza de Fidel, que logró llegar a los jóvenes, a los ancianos, a los caídos y a los vivos.


Entonces, nosotros como Al Mayadeen, uno de nuestros símbolos, es Fidel, y creo que estamos tratando de inspirarnos siempre de uno de los valores de Fidel, y es que él utilizaba los medios para para comunicarse con las masas, y esta es la tarea que tratamos de hacer nosotros, y en esta ocasión también debería mencionar que cuando hablamos junto a nuestros hermanos cubanos por el lanzamiento de la Red Internacional de Medios en Defensa de la Humanidad, es porque uno también de nuestros objetivos o principios en Al Mayadeen, es una constante también en la Cuba de Fidel, y estar  “Con el ser humano  en todas partes”.  Y esperamos que esta red siga ampliándose, un día tras otro, ya sea con nosotros o con otros.


De toda manera, cuando estoy hablando hoy, un año después de la partida de Fidel, este gran líder, este grandioso padre espiritual realista y amante de la humanidad, quiero decir: Fidel ya no está físicamente pero su nombre sigue aquí llenando el mundo. Los cubanos tienen el derecho de decir realmente que tienen un líder inmortal, un líder tan modesto que no aceptó que se construya estatuas, ni monumentos, incluso no ha pedido ser enterrado en La Habana donde llegan los grandes visitantes, él mismo eligió Santiago, de donde comenzó su revolución.


Fidel, después de un año, sigue siendo un nombre grabado profundo del cual se enorgullece Cuba el pueblo cubano, se enorgullece América Latina y todos los líderes del mundo y todos los símbolos universales, pero también nos enorgullecemos nosotros la gente sencilla y humilde. Este hombre seguirá eternamente siendo un símbolo y un faro y pasará su nombre a la eternidad por los siglos de los siglos posteriores, e incluso después de miles y miles de años, sin duda el nombre de Fidel seguirá presente con fuerza, sin lugar a dudas.

 

Por lo tanto, y porque Fidel es un símbolo y de hecho un líder histórico, Al Mayadeen otorgó al gran líder revolucionario Fidel Castro la distinción del “Mérito a la Vida”, no solo porque él se lo merece, es más, por cierto, él no está esperando a que nosotros lo homenajeemos ni le otorguemos ninguna distinción ni medalla, ni como individuos ni como medios de comunicación, pero en realidad, la distinción fue un mensaje, en primer lugar. En realidad fue él quien nos ha bendecido y honrado aceptando que lo honremos, y de hecho nos sentimos muy honrados de que él nos permitió celebrar su ejemplo en su propia casa, en la capital La Habana, y entre sus familiares y pueblo, en su país Cuba. Quisiera hacer llegar un mensaje de agradecimiento a la dirección cubana, al presidente Raúl y a los diferentes dirigentes del partido que nos permitieron organizar la ceremonia del “Mérito a la Vida” allá en La Habana.


Permítanme finalmente decir que el Mérito a la vida que, como Al Mayadeen, la hemos otorgado a Fidel, como humildes y trabajadores, como corriente rebelde que aspira al cambio  y que considera que Fidel es su gran símbolo, esta distinción “El Mérito a la Vida” permanecerá eterna como Fidel. 

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen.