Abou Mahdi al Muhandes

Kamal Khalaf

Periodista
Entrevista exclusiva con el comandante adjunto de la Movilización Popular iraquí, conocida como Al Hashad al Shaabi, Abou Mahdi al Muhandes.
El comandante adjunto de la Movilización Popular iraquí, conocida como Al Hashad Al Shaabi, Abou Mahdi al Muhandes. Foto: Tomada de Google
El comandante adjunto de la Movilización Popular iraquí, conocida como Al Hashad Al Shaabi, Abou Mahdi al Muhandes. Foto: Tomada de Google
Abou Mahdi afirmó que sus tropas están dispuestas a ir Siria para enfrentar cualquier peligro que amenace a Irak e hizo referencia al papel positivo de Hizbulah en el apoyo a la lucha contra del terrorismo. Hizo hincapié en que la relación con Hizbulah es sólida y operativa, y tiene el conocimiento y aprobación del gobierno iraquí.

En ese sentido, reveló el papel desempeñado por los dos dirigentes de la Resistencia libanesa, Imad Mughniyah y Mustafa Badreddine en el entrenamiento de las primeras células iraquíes contra el gobierno de Saddam Hussein y luego en organizar las células de la resistencia iraquí contra la ocupación estadounidense después de 2003.

En el programa “Diálogo de la Hora”, Al Muhandes afirmó que su relación con los dos mártires Mughniyah y Badreddine se remonta a los años 80, cuando fue entrenado por ellos. 

Señaló que el papel de ambos fue fundamental y muy importante, y subrayó que el rol de Hizbulah se mantiene en Irak en la formación de cuadros y el desarrollo de planes junto con Irán.

Al Muhandes enfatizó que Siria e Irak son un solo campo de lucha. Señaló que las fuerzas iraquíes lograron cortar el contacto de los comandantes de Daesh en Mosul con Siria, por ello -agregó- intentan encontrar rutas de contrabando hacia el norte en dirección de las fuerzas de la Peshmerga.

Afirmó que a medida en que las fuerzas iraquíes avanzan hacia el oeste y recuperan el control de otras áreas, ello tendrá un impacto grande sobre la situación en Siria.  

También aclaró que los iraquíes que luchan en Siria no pertenecen a la Movilización Popular, sino a facciones y partidos iraquíes con presencia oficial en el Estado iraquí, e hizo hincapié en que Al Hashad al Shaabi está dispuesto ir a Siria después de Mosul, pero con la condición de que eso sea aprobado por la comandancia militar y el gobierno de Iraq además del gobierno sirio. 


El comandante iraquí intuye que la batalla de Mosul puede continuar por meses, y negó que exista una decisión política de no entrar en la ciudad.

El dirigente de la Movilización Popular aclaró que la causa de la actual impresión sobre la operación y de los informes que hablan sobre su lentitud, es la dosis excesiva de optimismo, sobre todo en relación con el plan de Estados Unidos y la posibilidad de desplazar a Daesh desde el lado izquierdo al lado derecho.

"Desde el principio esperábamos y entendíamos que este proceso sería largo y difícil, y que tomaría tiempo debido a la complejidad de la extensión geográfica, y debido a la presencia de una población tan numerosa y sin duda se necesita tiempo importante para cercar esa zona y liberarla. El avance y el retroceso están en manos de las fuerzas que se encuentran sobre el terreno”.

Al Muhandes explicó parte del curso de las operaciones específicamente en el eje occidental de la ciudad, del lado de la frontera con Siria. Reveló que se le solicitó a la Movilización Popular al inicio de las operaciones desacelerar su avance para permitir la retirada de Daesh, según la percepción de los estadounidenses, desde el lado occidental específicamente de Tal Abtah en dirección hacia Siria.

A su juicio, eso fue lo que indujo a Al Hashad al Shaabi a aferrarse a la vía entre Beiji y al Qayyarah en una operación que tomo dos semanas. Ello evidenció que la Concentración no tenía la intención  de reducir la velocidad de su avance; reveló que el eje occidental no formaba parte de los planes estadounidenses y señaló que el cierre de este eje y la separación de Mosul y Tal Aafar del resto de las zonas iraquíes y sirias fue una sorpresa para todos, incluyendo a los estadounidenses.

Sobre el siguiente paso de la Movilización Popular y la posibilidad de ingresar a Tal Aafar, al Muhandes señaló que las posibilidades son varias y existen numerosas opciones sobre la mesa, entre dirigirnos hacia el norte en dirección a Tal Aafar, o en dirección hacia el oeste de Mosul y la frontera con Siria o hacia el sur. Agregó que en los próximos días vamos a avanzar en la dirección seleccionada. 



No hay contactos con los estadounidenses

 Abou Mehdi Al Muhandes confirmó a Al Mayadeen que no hay ninguna relación entre la Concentración Popular y los estadounidenses, y señaló que una gran parte de ella es contrario a la presencia estadounidense en Irak.

Asimismo, el dirigente iraquí acusó a los estadounidenses de aprovechar a Daesh para ejercer presión sobre el anterior gobierno iraquí, encabezado por Nouri al-Maliki. 

En ese contexto, Al Muhandes recordó lo que escuchó de un oficial iraquí que estaba cerca de los americanos en los días finales del mandato de Al-Maliki, de que no iban a intervenir hasta después del cambio de gobierno.

Al mismo tiempo, el comandante iraquí describió el papel de Rusia en Siria como importante, positivo e influyente, y destacó la importancia de la labor de la comisión integrada por Irán, Irak, Rusia y Siria. 

Reveló que uno de los objetivos de la visita del máximo dirigente de Al Hashad al Shaabi a Moscú es conseguir ayuda militar. Añadió que si Rusia acepta los tratados de armamento, esto sería algo positivo. Al Hashad al Shaabi logró con las armas que recibió de Irán llegar hasta Mosul.

 En cuanto a la posibilidad de aceptar una intervención militar rusa en Irak contra Daesh dijo: "No hay objeción en el caso de la aprobación del gobierno iraquí". Añadió que el terreno está preparado para eso y hay una cooperación respecto a la entrada de Rusia en Siria, cooperación que Al Muhandes señala va más allá de la política.

 No sucumbimos a ningún tipo de presión turca en Tal Afar 

El vicepresidente de la Concentración Popular describió la intervención turca en Mosul y Bashiqa, así como reclutar y entrenar a algunas fuerzas iraquíes sin el consentimiento del gobierno iraquí, como una violación flagrante a la soberanía iraquí. No obstante, confirmó que Irak no quiere entrar en una guerra con un país como Turquía, con el cual desea una relación fuerte. 

Al Muhandes negó conocer hasta dónde es cierto o no que los turcos quieran retirarse de Irak, señaló que las condiciones sobre el terreno han cambiado. Asimismo, negó el hecho de que Al Hashad al Shaabi haya sucumbido a algún tipo de presión turca respecto a Tal Afar, debido a su particularidad tras la presencia de los turcomanos en sus territorios. 

Precisó que la Movilización Popular no participará en las elecciones porque es una institución de seguridad, tales como el ejército y la policía, pero quienes están en la Concentración ahora, fueron miembros o pertenecían a facciones de la resistencia o partidos políticos que existían antes de la presencia de la Concentración. Añadió que algunos de sus combatientes comenzaron a trabajar en la política, y ellos tienen derechos de acuerdo con la Constitución y la ley a comenzar el trabajo político.

Al Muhandes consideró que a pesar del gran daño que sufrió Irak por Daesh, será preliminar establecer la situación en Irak y su unidad a través de la presencia de las fuerzas iraquíes; de la Concentración y el ejército y la policía en todas las zonas de crisis que estaban controladas de Daesh, los baazistas y Al Qaeda. 

También expresó optimismo sobre el futuro del país y confirmó la apertura a todas las demás partes.

 No estamos presentes en Yemen

 Al Muhandes negó la existencia de Al Hashad al Shaabi en Yemen. Dijo que las relaciones con los hermanos en Yemen son políticas en general, donde una delegación visitó Irak y el gobierno iraquí estaba buscando una solución a la crisis de Yemen. "En algún momento he tratado de mediar entre Yemen y Arabia Saudita. 


Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen.