Martha Isabel Andrés Román

Corresponsal jefa de Prensa Latina en Estados Unidos.

Despido de Bolton en EE.UU., motivo de celebración y alertas

Aunque algunos miembros del Partido Republicano expresan su apoyo al exconsejero, un halcón conservador que se dedicó a promover una agresiva política exterior desde su llegada al cargo en abril de 2018, muchas figuras públicas, medios de prensa y usuarios de redes sociales muestran satisfacción por su salida del puesto.

El despido del asesor de seguridad nacional, John Bolton, provoca hoy celebraciones dentro y fuera de Estados Unidos, pero también advertencias de que los problemas de la administración norteamericana van más allá de esa controvertida figura.
 
Aunque algunos miembros del Partido Republicano expresan su apoyo al exconsejero, un halcón conservador que se dedicó a promover una agresiva política exterior desde su llegada al cargo en abril de 2018, muchas figuras públicas, medios de prensa y usuarios de redes sociales muestran satisfacción por su salida del puesto.

En plataformas como Twitter, en la cual el nombre de Bolton es tendencia este martes, los internautas comparten numerosos memes sobre la partida del exconsejero, y en los mensajes sobre el tema hay una frase muy repetida: "Good riddance" (buen viaje), la cual se emplea para mostrar alivio cuando se va una persona o una cosa indeseada.

Pero, al mismo tiempo, diversas fuentes subrayaron que su salida evidencia una vez más el caos del ejecutivo de Donald Trump e, incluso, algunas voces sostuvieron que los retos y la inconsistencia de la administración del republicano no van a resolverse solo con el cambio en ese cargo.

Bolton destrozó los tratados nucleares. Amenazó con cambios el régimen. Nunca debió haber sido nombrado. Pero seamos claros: este tipo de rotación al más alto nivel demuestra que Trump es incapaz de dirigir un gobierno estable y funcional, escribió en Twitter el senador demócrata Ed Markey.

Para el senador estatal Richard Black, republicano de Virginia, nadie representaba una amenaza mayor para la paz mundial que el exasesor, quien "trabajó incansablemente para unir su nombre a una guerra, cualquier guerra, ya sea en Siria, Irán o Venezuela. El mundo es un lugar más seguro sin John Bolton".

El congresista demócrata Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, afirmó que, desde el principio, sintió que a Bolton "le faltaba el juicio y el temperamento para ser asesor de seguridad nacional.

Nada de lo que hizo en el trabajo me convenció de lo contrario. La única pregunta sobre su reemplazo es la misma después de todas las renuncias de Trump: ¿Iremos de mal en peor?"

Su colega en la Cámara Baja Pramila Jayapal consideró que eliminar a un halcón como John Bolton es un hecho bienvenido. "Pero no se deje engañar: la inestabilidad y la inconsistencia siguen siendo los sellos distintivos de la política exterior de Trump. Debemos permanecer vigilantes", advirtió.

La noticia fue bien recibida incluso por organizaciones como el International Crisis Group, cuyo director para la ONU, Richard Gowan, expresó que Bolton llevó a la Casa Blanca "su disgusto característico por la ONU y otras instituciones internacionales como la Corte Penal Internacional".

Bajo su vigilancia, Estados Unidos se aseguró de que la ONU fuera marginada en crisis desde Libia hasta Venezuela. El gobierno de Trump era muy escéptico sobre el multilateralismo antes de la llegada de Bolton, y es poco probable que lo acepte con cariño ahora que se ha ido, lamentó en un comunicado difundido por la agencia Reuters.

En un editorial publicado esta tarde, el diario The Washington Post apuntó que las opiniones de halcón de Bolton y su hábito de luchas internas burocráticas eran bien conocidas en Washington, incluso notorias, cuando Trump lo contrató en abril del año pasado.

Pero el presidente, en la búsqueda de su tercer asesor de seguridad nacional en solo 15 meses, simplemente ignoró los hechos. El resultado fue agravar el caos que ha caracterizado la política exterior de la administración y dejó a Trump sin logros significativos, indicó el medio.

A su vez, el diario USA Today sostuvo que, en solo un año y medio, el exasesor engañó imprudentemente al presidente en una serie de cuestiones importantes de política exterior.

Bolton alentó al gobernante a abandonar un paso positivo hacia la paz con Corea del Norte en Hanoi, a tratar beligerantemente con China y a discutir el estacionamiento de más tropas cerca de la frontera con Rusia. Sus últimos malos consejos hundieron la posibilidad de reducir el número de tropas en Afganistán, estimó el periódico.

A ello el Post sumó el hecho de que el exconsejero, quien ha sido el rostro más visible de la agresiva política de la administración Trump contra Cuba, Nicaragua y Venezuela, defendió un fallido intento de golpe de Estado contra el presidente de este último país, Nicolás Maduro.

La disfunción existente durante la etapa de Bolton, estimó el medio, fue habilitada e, incluso, alentada por Trump.

Quizás el senador independiente y candidato presidencial demócrata Bernie Sanders se basó en consideraciones de ese tipo cuando sostuvo que con Bolton se va un síntoma del problema, pero "la causa fundamental del autoritarismo permanece".