Luis Beatón

Periodista cubano, ex corresponsal de PL en Estados Unidos

Trump intenta apuntalar a Netanyahu en Israel

El presidente estadounidense, Donald Trump, hace esfuerzos por apuntalar la candidatura del primer ministro de (Israel), Benjamín Netanyahu, tras cinco meses de crisis política luego de su fracaso de conformar una coalición y renovar su mandato.

Trump intenta apuntalar a Netanyahu en (Israel)
Trump intenta apuntalar a Netanyahu en (Israel)

No faltan las promesas de la Casa Blanca cuando los israelíes deben ir a las urnas mañana y por primera vez en su historia celebrar dos elecciones en un año, en la que el llamado “Bibi” quiere imponer record al frente del estado sionista.

El sábado último Trump llamó al primer ministro para discutir un posible tratado de defensa entre Estados Unidos e (Israel), según él, que "anclaría más lejos la alianza tremenda entre nuestros dos países".

El mandamás desde Washington dijo: "Espero con interés continuar esas conversaciones después de las elecciones israelíes, cuando nos reunamos en las Naciones Unidas a finales de este mes", con lo que parece dar por descontada una victoria del halcón Netanyahu.

Ambos países cooperan estrechamente en la defensa, y Washington envía a Jerusalén casi cinco mil millones de dólares en ayuda militar cada año.

Desde que asumió en la Casa Blanca, el hombre de negocios de Nueva York apoyó abiertamente las ambiciones políticas de Netanyahu.

Desde que asumió en la Casa Blanca, el hombre de negocios de Nueva York apoyó abiertamente las ambiciones políticas de Netanyahu, algo que reiteró al trasladar la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, una medida que fue elogiada por el gobierno israelí, pero que suscitó críticas por parte de palestinos y la mayoría de los líderes mundiales.

La llamada de Trump llegó días antes de las elecciones de (Israel), en las que Netanyahu está codo con codo con dos rivales centristas en una de las mayores amenazas a su mandato hasta la fecha, pero sobre todo buscaba dar una señal clara de apoyo a los planes de los sectores más de derecha.

El primer ministro hizo una gran campaña sobre cuestiones de seguridad nacional en los últimos días de la carrera, promoviendo ideas como la anexión de partes de Cisjordania mientras intenta reforzar el apoyo y sugiriendo que los otros candidatos pondrían en peligro a (Israel).

Benny Gantz, ex jefe de las Fuerzas de Defensa de (Israel) y uno de los centristas, considera que es un grave error si se da ese paso que ataría mas la mano de los israelíes a los planes estadounidenses.

"Tal acuerdo sería un grave error para la seguridad del Estado de (Israel)", dijo Gantz en una conferencia en su país, "porque un tratado de defensa mutua requiere que coordinemos nuestra seguridad con Estados Unidos".

Hay muchos analistas que consideran que tras 13 años en el poder Netanyahu llegó a su fin, entre otras cosas porque frustró las esperanzas de paz con los palestinos, destrozó la sociedad atacando a las minorías árabes y a los opositores de la izquierda, y oficializar la corrupción en la política.

Sin embargo, los detractores del Bibi enfrentan una incierta realidad. Según las encuestas recientes, Likud, el partido de Netanyahu, todavía es el ganador y obtendría entre 38-41% de los votos, aunque los resultados apuntan a un empate técnico con la coalición Azul y Blanco (Kahol Laván), formada por los partidos Hosen L'Israel (centro), Yesh Atid (centro) y Télem (derecha) encabezada por Benny Gantz, quién fue jefe del Estado Mayor entre 2011 y 2015.


Netanyahu está envuelto en una red de escándalos.
Netanyahu está envuelto en una red de escándalos.

Qué y quién puede inclinar la balanza

Los votos al partido de Lieberman son decisivos y pudiera decidir quién tendrá las llaves del Knéset. Lieberman firmó un acuerdo de reparto de votos con Benny Gantz. Según la ley, los votos van al partido más cercano a ganar el siguiente escaño.

Algo que al parecer tendrá un peso en los votantes serán los escándalos de corrupción que pusieron a Netanyahu en la mirilla de sus rivales y votantes, por encima del deseo de la sociedad israelí de una mayor secularización del Estado.

El político en el gobierno se dirige a las urnas con el peso de tres cargos por soborno, fraude y abuso de confianza.

Por ejemplo, en octubre, se enfrenta a una audiencia con el fiscal general de (Israel), quien formuló la acusación. Si se presentan cargos formales, podría verse obligado a retirarse, gane o pierda las elecciones este martes.

Pero Trump insiste con apoyo al corrupto Bibi, y plantea que presentará su plan de paz, además de apartar sombras sobre su gobierno, recientemente acusado de espiar a sus protectores. Un informe, negado por Trump, planteo que (Israel) colocó dispositivos de vigilancia en los alrededores de Washington.

"No creo que los israelíes nos estén espiando", dijo Trump a los periodistas en el jardín sur de la Casa Blanca. "Me resultaría difícil de creer."

El diario Politico informó hace pocos días que los investigadores estadounidenses determinaron que (Israel) era el culpable más probable de colocar rastreadores telefónicos StingRay cerca de la Casa Blanca, con el aparente propósito de capturar información de los teléfonos usados por el presidente Trump o los principales ayudantes de la Casa Blanca.

Así, dentro de pocas horas, los israelíes irán a las urnas y no son pocos los que piden que Netanyahu se vaya, al igual que debería irse su protector en 2020.