EE. UU. traslada operaciones de base en Al Udeid, sus temores tiene

La prensa estadounidense señala que el temor a un Pearl Harbor llevado a cabo por los iraníes es la razón por lo cual EE.UU. ha tomado la decisión de trasladar sus operaciones aéreas desde La Base Aérea Al Udeid en Qatar.

En un breve y significativo comunicado, el Comando Central de los Estados Unidos anunció el traslado de "algunas" de sus misiones militares, especialmente las Operaciones Aéreas, desde la base de Al-Udeid en Qatar a su cuartel general en la Base de la Fuerza Aérea Shaw en Carolina del Sur, lo que el 29 de septiembre, el diario The Washington Post calificó como "un cambio táctico importante".

Según la declaración emitida el 29 de septiembre, es decir, después del ataque yemenita contra las instalaciones de Saudi de Aramco, la razón es "alejar el comando y el control de las operaciones militares de los alcances de misiles iraníes", mientras esto se considera como el primer traslado de su tipo por el Comando Central desde la Guerra del Golfo de 1991", según el periódico.

Mientras, fuentes y expertos militares estadounidenses fueron más allá al explicar sobre una "insuficiencia de las armas estadounidenses", expresando que el Comando Central tomó esta decisión para evitar una repetición de la experiencia del ataque de Japón  contra la flota estadounidense estacionada en Pearl Harbor, Hawai, el 7 de diciembre de 1941, incidente que se ha convertido en un trágico recuerdo para los estadounidenses cuando al menos tres mil marines resultaron muertos e inundó piezas clave de la flota del Pacífico.

El Comando Central de Operaciones en Qatar supervisa todas las actividades militares de los EE. UU. en Medio Oriente y Asia Central, y gestiona vuelos y operaciones diarias (Somalia, por ejemplo), compartiendo apoyo logístico y administrativo y suministros con su sede central en Tampa, Florida.

Cabe señalar que el promedio diario de vuelos estadounidenses en esta extensa región incluye alrededor de 300 aviones sobre el espacio aéreo de Siria, Irak, Afganistán y sobre las bases militares de sus aliados en la región del Golfo.

Un alto oficial de la OTAN, que se negó a ser identificado, en una entrevista con el rotativo admitió: "hay miedo entre los comandantes militares estadounidenses que se repita de nuevo el incidente de Pearl Harbor".

Temen también a "la capacidad de Irán de atacar instalaciones petroleras sin descubrir o interceptar sus armas lo que reforzó nuestra preocupación constante a la luz de la presencia militar y las enormes capacidades de Estados Unidos en la región del Golfo, y debido al inadecuado comando y control de estas capacidades, estos se han convertido en un blanco fácil para los iraníes en caso de un conflicto regional”.

Al mismo tiempo, el oficial enfatizó que los funcionarios del Pentágono han reconocido el fracaso de los sistemas de defensa de Estados Unidos y de Arabia Saudita, en los que no se puede confiar para evitar  ataques por equipos de costos baratos, aviones no tripulados y misiles de cruceros utilizados en el ataque.

El general de la OTAN agregó que el derribo del avión no tripulado estadounidense por parte de Irán, además de los repetidos intentos de los aliados regionales del país persa en Yemen de atacar aeropuertos e instalaciones gubernamentales en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ha contribuido a la madurez de la decisión del Comando Central de los Estados Unidos. Especialmente  debido a que su sede regional está dentro del alcance del fuego iraní.

Teherán ha anunciado repetidamente por varios medios que atacará a las fuerzas estadounidenses, según ha expresado al periódico Times el comandante del Centro de Operaciones Aéreas y Espaciales, coronel Frederick Coleman.

De acuerdo con los datos militares disponibles, los sistemas de defensa aérea para proteger la base estadounidense en Qatar incluyen baterías de misiles Patriot y otros sistemas sofisticados como THAD y Aegis, cuya misión es contrarrestar misiles y ojivas de alta velocidad que vuelan a gran altura, además  de misiles de crucero y Drones que vuelan a baja altura.

Los sistemas de defensa aérea de Arabia Saudita son muy similares a los arsenales de Estados Unidos y la OTAN: El sistema Patriot, cañones antiaéreos SkyGuard de fabricación alemana y un sistema Shaheen de defensa móvil de origen francés, pero todos estos en total, no tienen capacidad técnica para detectar aviones a baja altitud.

Por lo tanto, uno de los resultados más importantes que condujo a la decisión del Comando Central será la retirada de los aviones de combate F-35 avanzados de su emplazamiento en la base de Al Dhafra en los Emiratos Árabes Unidos a otras bases en Arabia Saudita y Qatar, señaló el informe del periódico, y además de otros pasos de coordinación intensivos que lo acompañan para  tareas logísticas.

Además, una reducción en la presencia de EE. UU., comenzando con la base de Qatar, tendrá un impacto negativo en la capacidad de EE. UU. Para continuar controlando las operaciones en el Medio Oriente.

Todo esto sería acompañado por un alto nivel de preocupación entre los aliados de EE.UU. en la región del Golfo, especialmente Qatar, que gastó 1.8 mil millones de dólares de su tesorería en modernizar la base estadounidense y dejarla lista para recibir más de 10 mil militares estadounidenses.

Algunos comandantes militares del Pentágono han admitido la ineficacia de los sistemas de defensa aérea instalados para proteger la base de al-Udeid, que "no puede defenderse a sí misma contra misiles de crucero y aviones no tripulados de bajo vuelo".

Al mismo tiempo, el comando del ejército de Estados Unidos ha emitido señales para tranquilizar a los estados del Golfo de que su reciente decisión no se interpreta como un reflejo de la intención de reducir el compromiso de Washington de proteger a los aliados regionales.

La decisión está en el contexto de su "reconocimiento de que Irán podría atacar bases estadounidenses y la voluntad de los Estados Unidos de responder rápidamente",  y que esto está disponible por la estructura de la sede del Comando Central dentro del territorio estadounidense.

Mientras, en un esfuerzo por tranquilizar a los aliados, el coronel Coleman dijo a los periodistas que "no debemos ceder ante la preocupación por la reubicación del centro de las operaciones militares para el territorio estadounidense", agregando "busco controlar las operaciones desde el café de Starbucks en cualquier ciudad estadounidense".