Siria y la cruzada contra el terrorismo

Oscar Bravo Fong

Corresponsal de PL en Siria
Cuando más del 65 por ciento del territorio de Siria está libre de extremistas islámicos, pese al apoyo material y financiero a esos grupos por naciones occidentales, este país avanza en el camino de la derrota del terrorismo y arguye que la victoria está cerca.
Siria avanza en el camino de la derrota del terrorismo y arguye que la victoria está cerca (Foto tomada de Ria Novosti)
Siria avanza en el camino de la derrota del terrorismo y arguye que la victoria está cerca (Foto tomada de Ria Novosti)
Tal progreso se afinca en el hecho de que en los últimos meses las huestes leales a Damasco lograron resonantes triunfos frente a agrupaciones ultrarradicales en demarcaciones como Alepo, Palmira, Homs, Hama, Deir Ezzor y Damasco-campo.


De esa forma, en el último año de conflicto armado en Siria -iniciado en marzo de 2011-, las campañas militares del Ejército y sus aliados propiciaron que se cuadriplicara el área total del país en manos del gobierno.


Tan solo del 10 al 24 de septiembre, las tropas expulsaron a elementos extremistas de 94 poblados de las provincias de Hama, Raqqa y el propio Deir Ezzor, bandas takfiristas que tuvieron centenares de bajas en sus filas, de acuerdo con el Ministerio de Defensa.


Resulta oportuno señalar que en la nororiental ciudad de Deir Ezzor, donde aún se combate, las fuerzas gubernamentales, con el decidido respaldo de unidades aéreas especiales rusas, alcanzaron un histórico triunfo.


Tras varios días de enfrentamientos, el ejército rompió el 5 de septiembre en Deir Ezzor el cerco impuesto durante más de tres años por el tenebroso Estado Islámico (EI) o Daesh, lo que permitió a su vez la entrada en operaciones de la base aérea militar en el área.


Cuando todo iba viento en popa y a toda vela, como dice el dicho, en acción desesperada e injerencista fuerzas respaldadas por Estados Unidos intentan apoderarse de zonas norteñas de Deir Ezzor, donde existen grandes yacimientos petrolíferos y de gas.


La llamada coalición internacional, liderada por Washington, insiste en el propósito de dividir Siria, pese a que el Ejército consiguió cruzar el río Éufrates, en cuya ribera occidental se despliegan sus tropas, en tanto la parte oriental se mantiene ocupada por las opositoras Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).


Esa propia alianza occidental, que en su autoproclamada lucha contra Daesh bombardeó numerosos poblados, "mató más sirios inocentes que los terroristas", aseguró en recientes declaraciones en Naciones Unidas el canciller de Siria, Walid Al-Moallem.


Moallem, quien ratificó, como declaración de principios, que Siria no permitirá la vulneración de su integridad territorial, calificó como ocupación la presencia de fuerzas extranjeras en el país sin la autorización del gobierno.


Además de la llamada coalición internacional y las FDS, apoyadas por Estados Unidos, en el norte sirio se alojan tropas de la vecina Turquía, país que recientemente trasladó cientos de efectivos y medios de combate hacia esa zona.


Tanto los indiscriminados bombardeos de los aviones de Occidente como las masacres cometidas por los terroristas de organizaciones como  Daesh y la Junta para la Liberación del Levante, otrora al-Nusra, causan a diario enorme sufrimiento al pueblo sirio.


Ese pesar se traduce en que más de medio millón de personas resultaron muertas, heridas o mutiladas en el conflicto armado en que vive sumido este país del Levante desde hace más de seis años, según fuentes de Naciones Unidas y organizaciones independientes.


Refugiados (Foto tomada del RT.com)
Refugiados (Foto tomada del RT.com)
A la triste realidad de pérdidas de vidas humanas y el éxodo hacia el exterior de más de cuatro millones de sirios, además de unos seis millones de desplazados internos, se une el que este territorio reporta pérdidas económicas superiores a los 200 mil millones de dólares.


Cientos de emigrantes y desplazados, no obstante, comenzaron a regresar a sus tierras de origen desde El Líbano, Turquía y países europeos, tras sonadas victorias de las huestes gubernamentales.


En las cuentas de los organismos internacionales usualmente no figuran, sin embargo, la tristeza y el dolor de miles de niños sirios sin escuelas ni juguetes y familias separadas por la guerra, con cientos de hogares e infraestructuras destruidas sin piedad.


Tampoco está presente el balance de las sanciones económicas occidentales impuestas contra Siria, por quienes financian y sustentan a los extremistas, entre ellos las monarquías del Golfo, Estados Unidos e Israel, país que con frecuencia destruye infraestructuras locales con sus embestidas con misiles.


Para paliar en parte los efectos de esa situación, el gobierno sirio a la par del cierre de filas con las fuerzas armadas y el pueblo en la lucha contra el terrorismo, promueve con éxito el proceso de reconciliación nacional.Esa política, junto a la creación de zonas de distensión o seguras en regiones de las provincias de Hama, Homs, Idlib y el sur de Damasco, propician que cientos de desplazados regresen a sus áreas de residencia.Los mencionados logros del gobierno sirio, con ayuda de fuerzas aliadas de Rusia, Irán y el Movimiento de Resistencia Libanesa (Hizbulah), que buscan la paz mediante el cese de hostilidades, son, sin embargo, silenciados por la gran prensa occidental.


Tal estrategia forma parte de la campaña actual del poder mediático, que responde a intereses de las élites imperiales, más empeñadas en apoderarse de las riquezas petrolíferas y de gas sirias, que preocupadas por la restauración de la paz y estabilidad en este país árabe.


Para dirigentes del gobierno sirio, como la asesora política y de prensa para la presidencia, Bouzeina Shabaan, la difícil situación por la que atraviesa este país desde hace varios años se debe a la existencia de un plan sionista-colonial que intenta destruir la soberanía e independencia nacional.


Ahora, tal propósito, como la salida del poder del presidente, Bashar Al-Assad, parece cada día más distante para Occidente, a la luz de los últimos acontecimientos en el terreno militar, político y diplomático.

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen.

Comentarios

Los puntos de vista y opiniones expresadas en los comentarios son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen