El Líbano y la Reconstrucción de Siria

Dr. Hassan Mokalled

Experto político y económico, editor en Jefe de la revista ¨Reconstrucción y Economía"
Hay un consenso entre los libaneses, hecho rarísimo, acerca de la importancia de la reconstrucción de Siria y el esperado papel que se quiere tener en ese marco.
El Líbano y la Reconstrucción de Siria.
El Líbano y la Reconstrucción de Siria.

Algunos de ellos optan por reconstruir Siria desde El Líbano, o sea desde lejos y sin ningún contacto directo. Mientras que otros se auto-convencen y también tratan de convencer a los demás que el país de los cedros es la única plataforma para esa reconstrucción, y no existe otra alternativa que la de usar sus puertos e instalaciones. Incluso, algunos mantienen la misma lógica que ha prevalecido anteriormente (dejar que se queme alguien primero, para luego determinar y anunciar su posición, ubicación y papel.
 
También hay otros que hoy recuerdan a Siria y su importancia, y lo hacen solo porque piensan en las ganancias que están por venir y la riqueza prometida, sin embargo, los que han desempeñado un papel importante, decisivo y fuerte en defensa de Siria están aún ausentes en este debate.

El Líbano tiene grandes ventajas para jugar un rol en la reconstrucción de Siria,  pero primeramente debe haber  consciencia de que ello no es indispensable ni imprescindible ni irrevocable.

Invertir y hacer uso de ese rol y de esas ventajas requiere formación, rehabilitación, constancia y seguimiento a varios niveles, sin embargo, se constata que solamente los gritos y el murmullo son los que llenan el espacio sin ningún avance concreto.


El interés por la reconstrucción de Siria se puede dividir en tres niveles:

El Estado libanés tiene una gran oportunidad y un papel a desempeñar primeramente en El Líbano, y luego en Siria. Foto: Internet
El Estado libanés tiene una gran oportunidad y un papel a desempeñar primeramente en El Líbano, y luego en Siria. Foto: Internet

1.  “Cazar” la oportunidad a través de las agencias y el aseguramiento de las materias primas, ya sea legalmente o por los mecanismos de contrabando, y así lograr ganancias rápidas e inmediatas. Todo parece indicar que decenas o mejor dicho cientos están en fila optando por esta alternativa.

2.  La lógica de la inversión o el empleo de capitales, tanto en infraestructura y en desarrollo inmobiliario, como en proyectos industriales y agrícolas; Esta es ciertamente mejor que la primera categoría.

3.  Una aproximación económica a nivel de estado en el marco de una visión económica general e integral que aproveche la posible participación en la obra de la reconstrucción a fin de corregir, por esa vía, y a través de los reembolsos y  recaudaciones esperados,  el desequilibrio estructural en la economía nacional libanesa y en sus diversos sectores. Dicha corrección sigue siendo inalcanzable hasta el día de hoy.

Las diversas evaluaciones de procedencias contradictorias concuerdan en que el Líbano sufre de un profundo, exhaustivo y crónico desequilibrio estructural en su economía, hasta convertirse hoy en día en un país completamente expuesto a la importación. Además, es un país estructurado sobre la base de un alto costo de vida y con legislaciones contradictorias, que impiden la producción interna y expulsa las inversiones serias y verdaderas.  Además la deuda pública que excede todos los límites aceptados y aumenta con cierto ritmo obstaculiza todo desarrollo en el país. 

Salir de tal dilema, es decir, pasar de la renta a la producción, y del desequilibrio estructural hacia la rectificación del sendero, normalmente sucede a través de:

Pasar de la renta a la producción, y del desequilibrio estructural hacia la rectificación del sendero, es una vía. (Foto Ilustrativa)
Pasar de la renta a la producción, y del desequilibrio estructural hacia la rectificación del sendero, es una vía. (Foto Ilustrativa)

A.  El desarrollo de visiones y planes con objetivos para alcanzar a largo alcance, que necesita de grandes sumas de dinero para lograr  transformaciones exitosas "Desmontar y reinstalar" todas las estructuras existentes.  Esto por lo general, necesita un programa nacional e internacional, que por ahora no está disponible.

B.  Una explosión, que ocurre generalmente cuando se llega a un callejón sin salida y se destruye la estructura, lo que podría ser en sí una forma de rectificación, la cual por lo general, es catastrófica porque los grupos más vulnerables son los que pagan el precio de la mayoría de las pérdidas, mientras que los grupos pudientes de las clases superiores, hacen huir a sus riquezas hacia el exterior, y luego controlar la reconstrucción del país implementando la política de monopolio. Esto aún no está planteado debido a los mecanismos que aun lograr oxigenar al organismo enfermo.

C.  Ofrecer una nueva oportunidad financiera y crear actividades económicas fuera de los mecanismos internos y comunes de la economía nacional. Este hecho ha ocurrido dos veces en un cuarto de siglo:

La primera vez ocurrió, con la reconstrucción del Líbano, pero la clase política, en lugar de invertir para rectificar el desequilibrio y lanzar una economía nacional basada en pilares fuertes que concuerde con los cambios que tuvieron lugar durante la guerra del Líbano y a su alrededor, recurrió a las mismas opciones anteriores, lo cual agravó el desequilibrio y desarmó la infraestructura principal de la economía y de sus sectores.

La segunda vez – y fue menos importante - ocurrió al reconocer por primera vez la existencia de una crisis estructural con el comienzo del segundo milenio, y que coincidió con los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, cuyo resultado, fue la llegada de “migas sueltas” de dinero árabe al Líbano, que sobrepasa su necesidad, cosa que supuestamente permitió la renovación del mecanismo de financiamiento para podía haber sido utilizada en un proceso de rectificación estructural, cosa que no ha sucedido de esa manera.

Hoy se abre la obra de la reconstrucción de Siria. Independientemente de las cifras que están en circulación y el grado de su precisión, entre 200 a 350 mil millones de dólares -se abre, con ello-, la puerta para proporcionar una oportunidad al Líbano para poder rectificar finalmente sus deformaciones y reorganizar la estructura de sus sectores, buscando y definiendo los puntos fuertes y débiles de su economía y la posibilidad de proporcionarle a la economía siria un valor agregado, disminuyéndole el costo y el tiempo y rectificar la economía libanesa, e incrementar de paso su fortaleza e inmunidad. Los ejemplos son numerosos, pero sobre todo sería en los campos fuertes del Líbano, a saber, el sector bancario, compañías de seguro, la tecnología y las telecomunicaciones.

No se puede generar teorías sobre el papel del Líbano en la reconstrucción de Siria, ya sea directamente, por medio de marañas o por medio de gobiernos, instituciones y personalidades amigos de Siria, antes de comenzar, primero a dar seguimiento sereno y serio  a  los preparativos para las obras de la reconstrucción ya sea a nivel legislativo, ejecutivo e institucional. La indiferencia y la conducta de “hacerse los inteligentes” podrían llevar a que El Líbano pierda algunos de sus pilares en Siria, y en primer plano, los bancos libaneses que operan allí, cuya responsabilidad ya es muy grande, lo cual se refleja en las recientes circulares del Banco Central de Siria, ya emitido o que están en proceso de emisión.

El Estado libanés tiene una gran oportunidad y un papel a desempeñar primeramente en El Líbano, y luego en Siria, estableciendo su propia visión económica y su propio enfoque de su participación en la reconstrucción, de lo contrario estaríamos consagrando nuestra trayectoria económica, huyendo como hasta ahora hacia adelante, eternizando el caos, y enterrando nuestras cabezas en la arena.
 

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen.