Abbas Sabbagh

Periodista libanés, especialista en temas de la política interna del Líbano, Jurista.

La “sublevación” de Hariri contra su movimiento: repercusiones electorales o pase de factura saudita

¿Cuál es el futuro de la relación entre Hariri y al Mashnouq después de las recientes medidas organizativas del presidente del Movimiento el Futuro?

Saad Hariri, primer ministro libanés y líder del Movimiento el Futuro.

Las decisiones de carácter organizativo asumidas por Saad Hariri, líder del Movimiento el Futuro en El Líbano, arrojan una sombra sobre la escena política interna y plantean interrogantes sobre sus motivaciones, cuestionando si están vinculadas exclusivamente a los resultados desalentadores obtenidos por Futuro en las recientes elecciones parlamentarias o es un pase de factura saudita diferida y vinculada a las posturas de algunos de sus asesores durante el período de su detención en Arabia Saudita.

¿Cuál es el futuro de la relación entre Hariri y al Mashnouq después de las recientes medidas organizativas del presidente del Movimiento el Futuro?

El líder del Movimiento el Futuro y primer ministro libanés, Saad Hariri, no tardó en cumplir sus decisiones anunciadas después que su bloque parlamentario se redujera de treinta y tres a veinte diputados, anunciando una serie de decisiones de carácter organizativo, incluida la remoción de varios de los funcionarios de su Movimiento tanto en la capital como en la provincia, además de aceptar la renuncia del director de su despacho y primo Nader Hariri.

Después de las elecciones, Hariri señaló explícitamente que “existen fisuras en el Movimiento el Futuro y todo aquel que se compruebe su incumplimiento será indudablemente considerado responsable”, a pesar de que consideró que el retroceso en el número de escaños obtenidos se debe a la nueva ley electoral basada en el sistema de representación proporcional después de años, en los que El Líbano había adoptado el sistema electoral nominal basado en la mayoría. Sin embargo los funcionarios encargados de manejar la maquinaria electoral, así como las coaliciones tejidas por el Movimiento en más de una región, fueron considerados responsables de parte de la derrota.

Aunque Hariri haya decidido recurrir al reglamento interno de su partido para cesar a un número de sus funcionarios, incluidos dirigentes a quienes responsabilizó por la derrota; la aceptación de la renuncia de Nader Hariri director de su oficina y confidente conocedor de muchos de los secretos de la maquinaria del Movimiento, no se produjo en el contexto de la responsabilidad relacionada con los comicios, por lo tanto, no se relaciona con lo sucedido ahora y puede estar catalogada en otro contexto más bien originado fuera de las fronteras; ya que Nader Hariri a pesar de ser uno de los destacados promotores de la ley electoral que rigió los actuales comicios parlamentarios, según el sistema de representación proporcional y aplicado por primera vez en la historia de El Líbano, también fue uno de los arquitectos de la gran negociación en el país que fue coronada con la elección del general Michel Aoun como presidente del país el 31 de octubre de 2016.

Antes de eso el ex director del despacho del presidente del Movimiento el Futuro, fue uno de los más destacados arquitectos del diálogo entre el Futuro y Hizbulah durante el periodo de la creciente pugna política entre ambas partes relacionada con las crisis regionales y en especial la crisis siria, ese diálogo bilateral contribuyó mucho a calmar la calle, e impidió que la disputa se reflejara en el interior libanés; a su vez el ministro del Interior Nuhad al Mashnouk jugó un papel notorio en ese diálogo siguiendo las directrices de Nader Hariri.

Por consiguiente, se podría colocar la renuncia de Nader Hariri en un contexto diferente a lo declarado y no necesariamente como resultado de lo que acompaño los comicios y la ley electoral considerada producto de la gestión de Nader y del presidente del Movimiento Patriótico Libre, Gebran Bassil.

Tal vez no agradó a Riad la actuación de Nader Hariri durante la detención del primer ministro de El Líbano en Arabia Saudita y su dimisión forzosa desde allí, especialmente porque este se oponía a trasferir el liderazgo a Baha Hariri, y esto fue expresado públicamente por el ministro Mashnouk cuando dijo en la sede de al Fatwa durante la crisis de la detención de Hariri en Arabia Saudita, que “los libaneses no son un rebaño de ovejas o un terreno cuya propiedad se transfiere de una persona a otra” y agregó que “la política en El Líbano se rige por las elecciones y no por las proclamaciones”.

En caso de que se confirmen las sospechas de la exclusión de Mashnouk del próximo gabinete de gobierno, el panorama se aclararía por completo y por lo tanto, algunas de las medidas tomadas por Hariri se percibirían como parte del pago de una vieja factura solicitada por Riad, y no tendría que ver con las elecciones y sus resultados ya que esto depende mucho del presidente de las Fuerzas Libanesas Samir Geaga.

En este contexto el investigador político el Dr. Wasim Bazzi le confirmó a Al Mayadeen.net que “todos lo que hacen seguimientos y son conocedores de los pormenores de estos asuntos saben que existe una vieja cuenta entre Nader Hariri y Arabia Saudita, y que el presidente Saad Hariri comenzó a saldarla cumpliendo lo prometido a los sauditas por medio de la exclusión de un grupo de sus asesores acusados por Riad de ser quienes dirigieron una campaña en contra del reino durante el cautiverio de Hariri, incitando a los medios libaneses y árabes para simpatizar con el presidente del gobierno que se encontraba detenido; también condujeron una campaña con Hizbulah y facilitaron la gira europea de Gebran Basil; también contactaron a la Casa Blanca y al presidente Donald Trump para movilizar la mayor campaña de simpatía a favor del primer ministro”.

Bazzi agrega que “durante la convocatoria de algunas personalidades libanesas a Riad, la familia Hariri, encabezada por la diputado Bahiya al Hariri y su hijo Nader, se negó a realizar una visita a Arabia Saudita para jurar lealtad a Baha´; además, la señora Bahiya desempeñó un papel importante no solo al respaldar a su sobrino Saad sino también durante la célebre y decisiva reunión del bloque del Futuro en “Bait al Wasat”, impidiendo el cumplimiento de cualquier agenda contraria al deseo del jefe de la oficina de Hariri, es decir, su hijo Nader”.

En cuanto al hecho de relacionar la renuncia de Nader Hariri a las elecciones y sus resultados, Bazzi señala: “esto es simplificar la realidad y es un planteamiento ingenuo, porque cualquier que haga seguimiento a lo que sucede en el círculo estrecho del presidente del Movimiento el Futuro, sabe que Nader representa el pulmón del cual respira el primer ministro Hariri y es él quien conduce sus relaciones externas, mientras que la relación de Saad con sus hermanos y entre ellos Baha´ se caracteriza por su frialdad y por consiguiente el harirismo se limita al propio presidente y la familia de su tía Bahiya, lo cual significa que no se puede justificar la colocación del resultado electoral en una balanza paralela a lo que representa Nader para el presidente Saad”.

Pero ¿será que al Hariri después de las elecciones continuaría con la campaña de exclusiones de todo aquel que simpatizó con él durante su detención en Riad?, a eso responde Bazzi que “Hariri salda lo prometido y cumple con la agenda aceptada en su nombre por el presidente francés Emmanuel Macron como un compromiso con el príncipe heredero Mohammed Bin Salman. Lo evidente es que este pase oculta entre sus pliegues el retorno de Hariri al seno de la casa saudita, y esto es lo que revelarán las próximas semanas, sobre todo porque el líder de facto del eje saudita emiratí en El Líbano es Samir Geagea, y hay un libro de condiciones nuevo relacionado con los próximos acontecimientos, sobre todo siendo Nader uno de los oponentes más destacados de Geagea, quien se esforzó en no permitir el encuentro entre este último y Hariri, y lo acusó de incitar en contra del primer ministro durante el período de su detención, y en un contexto similar queda el ministro Nuhad Mashnouk quien se encuentra camino hacia la expulsión, especialmente después de la remoción del asesor y ministro Ghattas Khoury, y pueden haber otros asesores”.