Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro.

López Obrador: Oh! ¿qué será, qué será?

Muchos analistas hablan y escriben sobre el perfil que tendrá el recién electo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, si será de izquierda, de centro-izquierda o de centro-derecha, pero lo cierto es que la realidad trasciende esos esfuerzos clasificatorios y muestra dos cosas esenciales que sí están bien claras en sus discursos, en sus libros y en su trayectoria: AMLO es antineoliberal y es nacionalista, y ser esas dos cosas en la América Latina del 2018 ya es bastante. De nacionalistas y antineoliberales está empedrado el camino de las derrotas populares casi siempre de la mano de intervenciones extranjeras, solapadas o no.

La mafia que se adueñó de México… y el 2012

En su libro La mafia que se adueñó de México… y el 2012, publicado en 2010, un minucioso e impresionante recorrido de López Obrador por tres décadas de política mexicana, este planteaba diez objetivos de ganar las elecciones en el año recogido en el título: 

“1. Rescatar al estado y ponerlo al servicio del pueblo y de la Nación."

“2. Democratizar los medios masivos de comunicación."

“3. Crear una nueva economía."

“4. Combatir las prácticas monopólicas."

“5. Abolir los privilegios fiscales."

“6. Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana."

“7. Fortalecer al sector energético."

“8. Alcanzar la soberanía alimentaria."

“9. Establecer el estado de bienestar."

“10. Promover una nueva corriente de pensamiento.”


AMLO

En su discurso de triunfo, ciertamente conciliador, cuidadoso y equilibrado, AMLO fue más modesto,  como todo  el que llega al gobierno y debe enfrentarse a una maquinaria de demonización lista para desestabilizar el país que va a gobernar, pero además de comprometerse a barrer con la corrupción -“la transformación que llevaremos a cabo consistirá, básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país”-., no dejó de decir cosas como

Por el bien de todos, primero los pobres”

Y que

“En política exterior, se volverán a aplicar los principios de no intervención, de autodeterminación de los pueblos y de solución pacífica a las controversias”

Lamentablemente, con proponerse  lo que debería ser normal y hasta conveniente, basta para ser una amenaza ¿Pretendió más que eso Fernando Lugo en  el pequeño  y pobre Paraguay? Por no hablar de otros en países mayores, cuyos líderes son hoy perseguidos por la judicialización de la política, tan a moda en laregión, o han sufrido golpes de estado más o menos encubiertos y varias veces exitosos.

Entonces, por qué pudo llegar AMLO al gobierno, ¿no es más fácil impedir que llegue que hacerle fracasar, o buscar los mil y un modos de sacarlo de allí? En México llevan cuatro periodos electorales haciendo lo primero de maneras más o menos evidentes pero siempre sucias: uno con Cuauthémoc Cárdenas y tres con López Obrador.

La violencia, el narcotráfico y la corrupción que la acompañan han convertido a México en un estado fallido y eso no conviene ni a su poderoso vecino del Norte ni tampoco a quienes dentro y fuera necesitan tranquilidad para sus inversiones. El fracaso de la estrategia implementada por Felipe Calderón y mantenida por Peña Nieto ha llenado de muerte un país donde fallecen violentamente como promedio 85 personas al día.

En el transcurso de esos 24 años el neoliberalismo avanzó en México de la mano del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, lo que le permitió a las élites retardar  la llegada del punto crítico de una crisis que ya no pueden manejar porque el mismo TLC ha creado más problemas que los que ha resuelto, por eso una parte de ellas ha pactado con AMLO, haciéndome recordar a un intelectual mexicano al que escuché afirmar que la izquierda latinoamericana se ha convertido en la ambulancia de la derecha, que resucita un sistema moribundo y se lo entrega para que siga lucrando con él, tal vez piensen que con el líder de Morena pueden hacer lo mismo.

En las dos últimas décadas ascendieron y cayeron numerosos gobiernos antineoliberales en Latinoamérica, y sólo los que han logrado realizar las transformaciones más profundas han sobrevivido pero ninguno de ellos dijo el día después de su triunfo que iba a abolir el capitalismo ni que iba a enfrentarse a Washington.


Fidel 1959

Si se leen los discursos de Fidel en las primeras semanas de 1959 se encontrarán las aspiraciones de López Obrador: Honestidad en la administración pública, beneficio popular y relación respetuosa con todos los países, incluidos los Estados Unidos, pero ni la oligarquía cubana ni sus poderosos patrocinadores norteños estaban dispuestos a tolerar que se repartieran tierras y viviendas en manos de muy pocos para combatir la miseria, algo a lo que Fidel se había referido desde el juicio por el asalto al cuartel Moncada seis años antes.

Han pasado casi sesenta años y algo han aprendido las “victimas” de la revolución. A diferencia de lo que no hizo Eisenhower con Fidel, por lo menos Trump recibirá y conversará con AMLO, como Bush también recibió a Lula… pero el tiempo pasa y las cosas suelen complicarse cuando se empiezan a afectar intereses si como prometió el presidente electo de México los contratos del sector energético suscritos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción o ilegalidad.”

Por cierto, en cuanto a la posibilidad que tanto se habla de que muera violentamente López Obrador, o incluso de que haya un golpe militar en México, nadie debe olvidar que el suicidio de un líder para nada socialista cuyo lema era “verguenza contra dinero” y su símbolo una escoba para barrer la corrupción, seguido de un golpe de estado, abrió las puertas a un joven político del mismo partido llamado Fidel Castro para hacer la revolución mas radical del hemisferio occidental.