Diony Sanabia

Cubano, periodista, corresponsal de la Agencia Informativa Latinoamericana http://www.prensa-latina.cu en Washington D.C.

Sanciones, recurrente opción del Gobierno estadounidense

La aplicación de sanciones resultó en agosto pasado una práctica recurrente del Gobierno de Estados Unidos como parte de su criticada política internacional, principalmente hacia Irán y Rusia.

Sanciones, recurrente opción del Gobierno estadounidense

Desde el día 7 de dicho mes, la empecinada posición norteamericana contra el país persa adquirió nuevas connotaciones a nivel bilateral y mundial con el restablecimiento de castigos por parte de Washington.

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó entonces como "las más mordaces jamás impuestas" a las medidas restituidas en detrimento de Irán, y advirtió sobre los vínculos comerciales de terceros con ambos países.

"Las sanciones a Irán han sido emitidas oficialmente. Estas son las más mordaces jamás impuestas, y en noviembre aumentan a otro nivel", escribió el mandatario republicano en su cuenta personal de la red social Twitter.

"Cualquiera que haga negocios con Irán no hará negocios con Estados Unidos. “Estoy pidiendo paz mundial, nada menos!", agregó el jefe de la Casa Blanca en la plataforma de microblogging.

Restricciones levantadas por Estados Unidos a Irán debido al acuerdo nuclear de 2015, denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por siglas en inglés), entraron en vigor otra vez a raíz de una orden ejecutiva de Trump.

Emitida el 6 de agosto, la iniciativa del gobernante llevó al restablecimiento de castigos suspendidos en los dos últimos años, y otro grupo regirá a partir del próximo 5 de noviembre.

De esa forma, el país persa tendrá prohibido el empleo de dólares estadounidenses, la principal moneda utilizada en las transacciones financieras internacionales, y se vetará el comercio de metales y las ventas de automóviles de fabricación iraní.

Al mismo tiempo, se revocarán los permisos que permiten la importación en Estados Unidos de alfombras y alimentos de Irán, como los pistachos, y se retirarán las licencias que posibilitaron a ese país comprar aviones y repuestos europeos y norteamericanos.

Funcionarios gubernamentales afirmaron en una conferencia telefónica que la administración de Trump aplicará agresivamente las medidas y espera su impacto significativo en la economía de la nación víctima de tales represalias.

Desde su llegada a la Casa Blanca el 20 de enero de 2017, Trump había amenazado con abandonar el JCPOA, suscrito entre Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Finalmente, y haciendo caso omiso al respaldo del resto de las naciones al pacto, el gobernante norteamericano anunció el último 8 de mayo su decisión de abandonar ese mecanismo.

Tal determinación, rechazada por diversos sectores, abrió el camino al restablecimiento de las sanciones, aunque el Organismo Internacional de Energía Atómica, países aliados y la propia comunidad de inteligencia estadounidense apuntan que Irán sigue respetando los compromisos del JCPOA.

Esta política de Estados Unidos no es más que pura agresión económica contra mi país, expuso el abogado iraní Mohsen Mohebi en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde en la última semana de agosto comenzó a dirimirse una denuncia de Teherán contra Washington.

A juicio del presidente iraní, Hassan Rouhani, "si Trump es serio debería volver al acuerdo nuclear pues quien dice estar listo para dialogar debe demostrar antes que es alguien de palabra".

Negociar, como ha propuesto el mandatario estadounidense, mientras una de las partes está imponiendo sanciones no tiene sentido, expresó Rouhani en una entrevista televisiva.

Por su parte, el líder de la Revolución islámica de Irán, Ali Jamenei, advirtió que su país abandonará el convenio si no obtiene beneficio alguno para sus intereses.

Nueve días después del restablecimiento de las sanciones, el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, anunció en conferencia de prensa que la entidad federal bajo su mando creó un Grupo de Acción para ejecutar las políticas sobre Irán.

De acuerdo con el titular, la estructura será responsable de dirigir, revisar y coordinar todas las acciones relacionadas con dicha nación, y le informará directamente a él.

Estamos comprometidos con un esfuerzo de todo el Gobierno para cambiar el comportamiento de Irán, y el Grupo de Acción se asegurará de que el Departamento de Estado se mantenga sincronizado con sus socios interagenciales, precisó Pompeo.


CASTIGOS CONTRA RUSIA

CASTIGOS CONTRA RUSIA

Washington impuso el 21 de agosto sanciones a dos entidades y dos personas de Rusia con el pretexto de haber intentado eludir castigos vigentes desde junio contra otra empresa de ese país.

Por la medida, Vela-Marine Ltd., asentada en la nación euroasiática, y Lacno S.R.O. (Eslovaquia), y Marina Tsareva y Anton Nagibin tendrán bloqueada cualquier propiedad suya en Estados Unidos y se les prohíben las relaciones con los ciudadanos norteamericanos.

Según un comunicado del Departamento del Tesoro, los sancionados poseen vínculos con Divetechnoservices, castigada por proveer de sistemas de buceo a la inteligencia rusa.

En opinión de Steven Mnuchin, secretario de dicha agencia federal, se está acabando con los esfuerzos de Rusia por evitar las sanciones estadounidenses.

Menos de una semana antes, Estados Unidos castigó por sus nexos con la República Popular Democrática de Corea (RPDC) a la empresa china Sun Moon Star International Logistics Trading y su filial en Singapur, y a la rusa Profinet y su director general, Vasili Kolchanov.

El ente acusador sostuvo que las partes chinas trabajaron juntas para facilitar remesas ilícitas a la RPDC mediante el uso de documentos falsos.

Los envíos contenían alcohol, tabaco y productos relacionados con cigarrillos, precisó la fuente, y añadió que el comercio de esos bienes ha generado más de mil millones de dólares de ingresos al Gobierno del líder norcoreano, Kim Jong-un.

Profinet es una agencia de servicios portuarios de carga, abastecimiento de combustible, suministros y salida para los barcos que hacen escala en diferentes puertos rusos.

Dicho departamento puntualizó que esa empresa sirvió en al menos seis ocasiones distintas a buques con la bandera norcoreana, los cuales transportaron miles de toneladas de productos de petróleo refinado.

En tanto, señaló, Kolchanov participó personalmente en acuerdos relacionados con la RPDC e interactuó directamente con representantes del Ejecutivo norcoreano en Rusia.

Asimismo, el 3 de agosto, Estados Unidos también castigó al banco ruso Agrosoyuz bajo la justificación de vínculos de esa institución con el programa de Pyongyang de armas nucleares.

Cinco días después de esa decisión, anunció más sanciones contra Rusia, que entraron en vigor el día 27 por considerarla responsable de organizar un ataque químico contra el exagente de inteligencia Serguéi Skripal, pese al continuo rechazo de Moscú a esa acusación.

Skripal apareció inconsciente el pasado 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury junto a su hija, Yulia, y Reino Unido acusó a Moscú de organizar la agresión contra ambos mediante el empleo de la sustancia 234 codificada con el nombre de Novichok, aunque su procedencia jamás fue identificada.

Tales medidas incluyen la suspensión de proyectos de cooperación técnica, la retirada de fondos para programas militares, y la prohibición de la venta de artículos al respecto.

Además, contempla la cancelación de préstamos y licencias para exportar productos y tecnología de uso civil y militar a empresas con participación estatal, entre otras represalias.

Para el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, las sanciones impuestas por Estados Unidos a su país son contraproducentes, pero recientemente reiteró la disposición del Kremlin a dialogar sobre la base del respeto mutuo.

El canciller señaló a la televisión de su país que las relaciones bilaterales se encuentran en un punto muerto debido a la decisión de Washington de continuar aplicando restricciones a Moscú sin razones que lo justifiquen.

Cuando nuestros socios decidan iniciar conversaciones respetuosas y considerar los intereses de ambos países, estaremos listos. Siempre hay una salida y el punto de no retorno no existe, puntualizó Lavrov.