Qasem Ezzeddine

Investigador, Diploma en Estudios Antropológicos de la Universidad de Sorbonne en París. Escritor en varios periódicos.

¿Se ha acabado el papel de Mohammed bin Salman?

El impacto que ha provocado el asesinato del periodista Jamal al-Khashoggi para Arabia Saudita parece estar siendo resuelto por un acuerdo entre Ankara y Riad, y otro acuerdo con Donald Trump. Pero lo que ha causado en daño a la imagen de Mohammed bin Salman sería difícil de recuperar través contratos y dineros.

¿Se ha acabado el papel de Mohammed bin Salman?

La delegación saudí a Ankara, encabezada por Khalid al-Faisal, no parece formar parte del grupo de trabajo conjunto anunciado por la presidencia en Turquía para descubrir la verdad y facilitar las investigaciones en el consulado saudí y la casa del cónsul. Donde la producción turca y estadounidense con Arabia Saudita indican que están trabajando para un acuerdo conjunto con el fin de resolver el impacto del terremoto causado por la muerte de Jamal al-Khashoggi.

El presidente turco ha dicho que las cámaras de grabación en el consulado son las más modernas, en respuesta a la negación saudí sobre las grabaciones del incidente.

Sin embargo, Ankara insinúa sobre las pruebas, que fueron grabadas por los dispositivos de escuchas colocados por la inteligencia turca dentro del consulado, como lo explica NBC citando a fuentes de inteligencia que poseen las grabaciones.

En este contexto, Trump envía al embajador Khalid Bin Salman a Riad, probablemente llevando los elementos de un acuerdo o contrato y esperando la respuesta de Mohammed bin Salman, quien dijo antes del incidente del consulado que Arabia Saudita no pagaría a Trump por protección.

Trump, quien reitera sus demandas de pago a través de la red de noticia Fox News por quinta vez, rechaza recurrir a castigo a través de suspender la exportación de armas por que él tiene "otras formas para tratar con la situación", según sus propias palabras.

Estas medidas por parte de EEUU buscan aumentar las exigencias de pagos e incrementar las inversiones sauditas de $ 110 mil millones y privatizar la empresa de Aramco en la Bolsa de Nueva York.

Asimismo Ankara a cambio del acuerdo no busca más que impulsar el comercio y la inversión. Donde, el presidente turco compete con Arabia Saudita por el liderazgo del mundo árabe para ganar puntos y no por llevar a cabo un nocaut que fortalece a Irán y el eje de resistencia en la región.

El acuerdo entre Estados Unidos y Turquía con Mohammed bin Salman en el caso que se logre es difícil que consiga evitar las repercusiones del terremoto, que continúan hasta lo circulado sobre la posibilidad de excluir a Mohammed bin Salman, según la agencia estadounidense Foreign Policy, quien también prevee la suspensión algunos de los acuerdos con Arabia Saudita si los demócratas controlan el Congreso en las elecciones intermedias del próximo mes.

En este contexto, el destacado miembro del congreso Lindsey Graham dice que Arabia Saudita "pagará un precio muy alto". Todo depende de lo haría Turquía, donde si no se proporcionara evidencia concluyente, Trump y otros países occidentales les resultará muy fácil continuar sus relaciones como estaban, según The Guardian.

Pero es poco probable que las relaciones continúen como estaban, a pesar de los inmensos intereses de Turquía y los miles de millones de dólares en los que Trump pretende poner la mano.

El dramático cambio que fue llevado a cabo por Mohammed bin Salman en Arabia Saudita y la guerra trágica contra Yemen han sido protegidos y cubiertos en EEUU y los países europeos bajo el pretexto de "modernización y reforma" en que sus propósitos justifican los métodos utilizados.

Sin embargo, este papel, que se está quemando en el consulado saudí, se ha vuelto imposible de revivir. Un hecho que preocupa a las empresas de relaciones públicas de los Estados Unidos que han promovido tales alegaciones como Glover Park Group, Hogan y otros.

Otro tema de extrema sensibilidad para cambiar la protección y cobertura de Mohammed bin Salman es su acusación de liquidar al ideal hombre de la democracia estadounidense en el mundo árabe. Donde Khashoggi tuvo apoyo por los importantes círculos estadounidenses para establecer la "Sociedad para la Democracia para el Mundo Árabe Ahora ", una por coincidencia, esta dirigida contra la influencia iraní y se cruza con los objetivos de muchos miembros del Congreso en el Comité de Relaciones Exteriores de conservadores extremistas como Kubb Korker, Corey Gardez y Rand Paul. Estos son los más activos en llamar a la administración de Trump para castigar duro a los involucrados.

Es más probable que continúen presionando a Trump si Turquía no logra refinar los resultados de la investigación, según el acuerdo.

El otro efecto secundario que es difícil de reparar, es la dificultad de comercializar los reclamos saudíes en la región árabe que han sido muchas últimamente.

Pero algunos pueden estar dispuestos a promover lo de que Mohammed bin Salman recurriría para compensar la crisis, que es pasar de la versión de que es un hombre de reforma y modernización a un hombre de paz con "(Israel)".