Abdallah Badran

Corresponsal de Al Mayadeen en Irak

Dice el filósofo español Jorge Santayana, “aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”

El más peligroso de los métodos utilizados para manejar las crisis políticas que enfrentaron los árabes desde el ocaso del surgimiento nacional posterior a la victoria de octubre del 73, siendo esta victoria testimonio de la fuerza activa sobre el terreno emanada de la convergencia árabe, para no decir de la unidad de los árabes… digo que uno de los métodos más peligroso, es estar dispuestos a saltar sobre la realidad relacionada con la seguridad nacional árabe, una seguridad arraigada en las realidad geográfica y en los factores históricos… siendo este el marco que contiene y limita todas las transformaciones históricas y las modera por medio de criterios que pueden limitar o ampliar pero no salir de este marco.

Anwar al Sadat

Testimonio de ello es la decisión histórica tomada por el finado presidente egipcio, Anwar al Sadat, de aterrizar en Tel Aviv para anunciar la famosa iniciativa de paz con Israel, pasando por alto  la realidad del conflicto y sus raíces y los sacrificios ofrecidos a lo largo de décadas y el peligro que tempranamente fue diagnosticado representado en la existencia de la entidad hebrea en esta región y su papel en la separación del Occidente árabe de su Oriente, presumiendo que existe la posibilidad  de reducir la intensidad del conflicto y lograr la paz desde su punto más cercano a través de un documento que incluye un tratado patrocinado y avalado por los estadounidenses… ya que creía firmemente, que el 99% de las cartas en juego están en manos de los estadounidenses y, basado en eso, Egipto quedó sustraído de su posición influyente en la decisión árabe quedando aislado, y este fue un objetivo anhelado desde la redacción del acuerdo Sykes–Picot en 1916… un logro alcanzado mediante el acuerdo de Camp David en 1978, produciendo posteriormente una ruptura y crisis árabe sin precedentes, seguida de numerosas crisis que azotan a  Egipto, y que no encuentran solución alguna.

El gran desastre es que esta lección con toda su crueldad y a pesar de la usurpación de los derechos y el pisoteo de los sacrificios y el olvido de los hechos, no fue asimilado a pesar de que no es la única.

Los árabes cayeron de nuevo en las redes de los señalamientos e insinuaciones estadounidenses  después de la ocupación de Iraq en 2003, y en lugar de evocar experiencias anteriores con la política de los Estados Unidos y sus posturas hacia las causas  árabes, entre las que destaca el conflicto árabe - israelí, se consolidó deliberadamente la idea de separar y categorizar los problemas de cada país árabe por separado para  que fuera más fácil para los estadounidenses tratar con los árabes como grupos separados en lugar de tratarlos como  una sola nación… esta percepción está constantemente presente en la mentalidad política estadounidense.


la ocupación de Iraq

A lo largo de ocho años y después de la ocupación de Iraq… la imagen de Siria se ha visto empañada en la mente del pueblo y la dirigencia iraquí a través de los medios de comunicación estadounidenses o los medios de comunicación respaldados por Estados Unidos , atentando contra de las relaciones  sirio - iraquíes por medio de alegatos varios realizados por políticos, diplomáticos y militares estadounidenses asentados en Iraq y en Washington y en más de un foro internacional, incluida la supuesta asociación entre Siria e Irán que presuntamente suscita disturbios, violencia, operaciones terroristas y entrenamiento a elementos de al Qaeda en ambos países para enviarlos  a Iraq para abortar el ¡experimento democrático que trajo la mano estadounidense ha Iraq! llegando así el segundo tiempo a su fin.

Por un lado, el resultado de toda esa tensión caracterizó las relaciones sirio-iraquíes, y por el otro lado, la ambigüedad rodeó las relaciones iraquí-iraníes; los estadounidenses querían con eso convertir a Iraq en un ente que separaría a Siria de Irán.

Mientras que los conflictos en Iraq y por Iraq se libraban con una intensidad mayor de la esperada por todas las partes, Siria estaba a la espera de una próxima ronda que libraría la resistencia en el Líbano en julio de 2006… en ese entonces la dirigencia siria no aceptó ceder o negociar… y logró superar una prueba difícil en la que la resistencia resultó triunfante y el proyecto del Nuevo Medio Oriente lanzado por Condoleezza Rice en medio de las batallas contra el frente en el sur libanés resultó abortado… Siria surgió como una fuerza que respalda a la resistencia y los  almacenes del ejército sirio estaban disponibles, para lo que necesitaba la resistencia de acuerdo con las necesidades de la batalla que algunos políticos árabes habían descrito como una aventura para Hezbollah.

Los estadounidenses se percataron a partir de ese momento de que era hora de no dejar en paz a Siria, Washington se esforzó para sincronizar su retirada de Iraq respaldando las protestas en Siria y haciendo estallar la situación en las ciudades sirias de manera sucesiva, con el apoyo de sus aliados los israelíes, árabes y turcos…  la magnitud del peligro que enfrentaba Siria fue aumentando día tras día amenazando su existencia como Estado; a pesar de la magnitud de los peligros, la crisis en Siria siendo evaluada desde una perspectiva política iraquí se percibía como una crisis qatarí y un atentado en contra del frente interno en línea con la percepción estadounidense divisionista haciendo lo posible por fortalezerla, (cada uno manejaba sus propios asuntos).

De acuerdo con esta visión, el nivel de comunicación en los distintos niveles fue en el mejor de los casos conservador, reinando un ambiente de desconfianza.

Los iraquíes fueron sorprendidos una mañana de junio de 2014, del traslado de las tormentas de fuego y sangre que cruzaba la frontera desde la ciudad siria de al Raqqa a la ciudad iraquí de Mosul, para expandirse y amenazar la capital Bagdad, y la cual en pocos días había cobrado la vida de decenas de miles de iraquíes, declarando el surgimiento de lo que fue denominado el Estado del Califato en las ciudades más grandes de Iraq.

La realidad sobre el terreno desmentía el discurso político, recuperando el verdadero concepto de la seguridad nacional para imponerlo con firmeza sobre los que tienen el poder de decisión en Iraq, exigiéndoles firmemente lidiar con esa realidad y no con otra... y a pesar de la lentitud que requirió activar la coordinación en el ámbito de la seguridad y militar, la cual no estaba en consonancia con el nivel de peligro que amenazaba a Iraq después de Siria… se estableció (la sala cuadripartita de coordinación que incluía a Iraq, Siria, Irán y Rusia) y la rueda de acción comenzó a girar.   

Pronto se hizo evidente que la coordinación en el ámbito de la seguridad debería elevarse a niveles más altos debido a los requerimientos sobre el terreno… y a pesar de la presión de Estados Unidos, el asesor de seguridad nacional iraquí Faleh al Fayyad visitó Damasco en varias ocasiones, durante las cuales sostuvo reuniones con el presidente sirio y con los comandantes en el ámbito de seguridad y militar sirios, fueron reuniones que se extendieron desde el año 2014 al año 2018, y en las que coincidieron las visiones sobre la necesidad de establecer una coordinación continua, desarrollándola y expandiéndola  de acuerdo con las necesidades sobre el terreno.


DAESH

Si tomamos en cuenta el impulso de las facciones iraquíes en perseguir los remanentes de DAESH (EI) desde las ciudades hasta las líneas fronterizas, y observamos las operaciones en curso del ejército sirio y sus aliados, que obligaron a DAESH a retirarse hacia la frontera entre Iraq y Siria, quedaría claro la necesidad de un acuerdo entre las dirigencias políticas y militares de ambos países por medio del cual se establece una esquema que autoriza a las fuerzas aéreas y terrestres iraquíes a atacar a las concentraciones de DAESH en la profundidad del territorio sirio… y a los sirios también tienen se les concede ese derecho dentro de territorio iraquí…  esto se debe a que la jerarquía en relación con el concepto de seguridad nacional requiere que la seguridad nacional árabe esté en línea y al mismo nivel y no puede un estado árabe limitar su seguridad a las fronteras de su país; el nivel de conciencia política debe elevarse por encima de lo que es habitual en el léxico político árabe adoptado desde la derrota de 1967.

Además se debe entender que el esfuerzo de los estadounidenses cuyo fin es intensificar su presencia militar en bases que se extienden hacia el norte y el oeste de Iraq a lo largo de la frontera con Siria se produce en el contexto de reemplazar los métodos de desmantelamiento de la idea de seguridad nacional, estableciendo así una fuerza militar separatista sobre el terreno cuya función es monitorear y amenazar los movimientos de Irán a través de Iraq hacia Siria y el Líbano, que es lo que sabe muy bien Irán y sus aliados, y tratan de despojar esa acción de su eficacia ya que las facciones iraquíes se apresuraron a declarar su rechazo a la presencia militar de los Estados Unidos, aunque  el primer ministro haya expresado oficialmente que es una presencia que solo tiene  carácter​​ consultivo y de entrenamiento… pero las facciones la describieron como  una ocupación que tendría que ser resistida y obligada a abandonar Iraq, de lo contrario, los estadounidenses explotarían la situación y ampliarían sus bases fortaleciendo su presencia en la región.