Paulo Moreira Leite

Periodista y escritor brasileño

Persecución a Lula en punto máximo

El Brasil de Bolsonaro y de la Lava Jato no puede convivir con la libertad de Lula - sea de forma permanente, sea por un día, una hora, un minuto. Ni que sea para permitir que un ex presidente de la República comparezca al entierro del hermano mayor.

Expresidente de Brasil Luz Inácio Lula Da Silva

Se puede leer en el párrafo 1 del artículo 120 de la Ley de Ejecución Penal, que, Luiz Inácio Lula da Silva tenía derecho legal claro para salir de la celda de Curitiba, viajar a Sao Bernardo y despedirse de Genivaldo Inacio da Silva, (Vavá) el hermano mayor, metalúrgico, muerto de cáncer, a los 79 años.
"Dice el texto que" los condenados que cumplen pena en régimen cerrado o semi abierto y los presos provisionales podrán obtener permiso para salir del establecimiento, mediante escolta, cuando ocurra fallecimiento o enfermedad grave del cónyuge, compañera, ascendiente, descendiente o hermano ".
El derecho de Lula -y de todo brasileño y brasileña en esta situación- está ahí, con la claridad no siempre tan explícita de los textos que en nuestro país protegen la libertad humana, ese bien único de la existencia, que sólo no es mayor que la propia la vida.
Sin embargo, Lula no fue autorizado a comparecer al funeral del hermano primogénito.
Frei Chico, el más conocido de los siete hermanos de Lula, fue un militante del Partido Comunista que llegó a ser arrestado y torturado durante el régimen militar.
La historia que marcó Vavá es otra. En el año 2007, cuando un equipo de la Policía Federal entró en su casa buscando pruebas para sostener una denuncia-enteramente por dinero, se supo después- de que había intentado facturar alguno con la venta de favores a empresarios interesados ​​en acercarse al gobierno del hermano menor.

Durante una mañana traumática, cuando Lula se encontraba en viaje por Asia, los policías revirtieron su residencia modesta en el ABC paulista, se movieron en las computadoras de los hijos, colocaron objetos en la acera, humillando a la familia y llamando la atención de los vecinos.
En cuanto a la dictadura militar instituida en el 64, Lula se encontraba preso en el DOPS paulista en compañía de otros líderes de las huelgas obreras que sacudían el país desde el final de la década anterior.
Sin embargo, en aquel país que se movilizaba para ascender a un escalón superior de civilización, Lula fue liberado para acompañar el entierro de la madre. Barbas y cabellos negros, rostro empapado, como todos quedan ante la muerte de una persona querida, su presencia en la ceremonia constituye un retrato inolvidable de dolor y también de esperanza.
Treinta y ocho años después, la imagen es otra, en la prisión de Curitiba. El momento histórico también cambió.
En esta madrugada, se confirmó la noticia que todos adivinaban. Era sólo una cuestión de tiempo, pero la decisión sólo no fue divulgada antes, para no dar en la vista, no desmoralizar demasiado por la vergüenza, no lastimar de la cobardía.
En un espectáculo que se repite, la noticia era que los derechos de Lula no serían respetados - una vez más.
Ya había sido así en la condena sin prueba por la Lava Jato. La escena se repitió en abril de 2018, en el 6 a 5 del STF que, con ayuda de un twitter intimidante del comandante del Ejército, impidió la restauración del tránsito en juzgado, principio constitucional que habría impedido su arresto. Quien sabe, todavía habría permitido su presencia en la campaña presidencial.
También fue así en julio, cuando el desembargador Rogério Favretto concedió un habeas corpus por la liberación inmediata de Lula. La decisión terminó bloqueada en una operación de guerra, en la que el turno de la Policía Federal, la Vara de Curitiba y el TRF-4 se movilizaron para garantizar que la operación de guerra, la puerta de la prisión permanecía cerrada - aunque Lula ya se había orientado a hacer las maletas porque su salida era inminente.
La decisión, sobre el entierro de Vavá (el hermano), es una reincidencia, pero involucra derechos más elementales. No se trata, en rigor, de garantizar la libertad de Lula, aunque por algunas horas. Mucho menos que eso.
Como si el más popular de los presidentes hubiera sido transformado en una fiera salvaje en un zoológico, el pedido equivalía a intentar ejercer el derecho de presentarse delante del público, antes de regresar tranquilamente al fondo de la jaula. Sin mostrar las garras, por supuesto.
Lula sólo lo pidió ver a su hermano. Bajo escolta, como determina el artículo 120, quería encarar por última vez el rostro del hermano, en aquel esfuerzo íntimo de intentar grabar con fuerza en la memoria una imagen que se quiere preservar para siempre. Al saber de la muerte de Vavá, lamentó que no había tenido la oportunidad de despedirse de él en vida.
En una familia de ocho hermanos en la que donde un padre ausente trataba a los hijos con violencia y poco caso, el primogénito Vavá tuvo un papel importante en la defensa de los menores, incluso Lula, el menor que nadie podía imaginar que se convertiría en quien es.
En un testimonio a la periodista Denise Paraná, autora de "Lula, el hijo de Brasil", Vavá habló de la vida de niño: "nunca tuvimos infancia, nunca tuvimos un juguete, usted no tenía un zapato para jugar al fútbol". En el caso de Lula, en el tono de quien sabe el lugar de cada uno en la construcción de su destino, incluso en el esfuerzo para una formación profesional, anterior a todo lo que vino después: "el único que logró estudiar en el Senai fue el Lula. trabajando, "dijo Vavá a Denise Paraná, en tono de reconocimiento por el esfuerzo del hermano menor.
Usted puede buscar los motivos alegados para impedir a Lula -una vez más- de ejercer un derecho asegurado por la ley. La primera alegación es de "indisponibilidad de transporte aéreo en tiempo hábil", argumentó el delegado Luciano Flores de Lima.

También habló en "ausencia de policías disponibles para asegurar el orden público" y "perturbaciones la tranquilidad de la ceremonia fúnebre por el carecer del aparato necesario para llevar a Lula". Alineada, la Secretaría de Seguridad Pública de São Paulo, bajo el gobierno de Doria, también dijo que no podía dar garantías en cuanto al mantenimiento del orden.
La lista es larga pero allí no se encuentra la verdadera razón. Ella es inconfesable. Como se puede aprender a partir de una observación del profesor Emir Sader, en el programa Boa noche 247, de ayer.
El Brasil de Bolsonaro y de la Lava Jato no puede convivir con la libertad de Lula - sea de forma permanente, sea por un día, una hora, un minuto. Ni que sea para permitir que un ex presidente de la República comparezca al entierro del hermano mayor.
Esta es la lección del día. ¿Alguna duda?