Dr. Jamal Wakim

Profesor de Historia y de Relaciones Internacionales de la Universidad Libanesa.

¿Por qué Hizbullah no ganará en la batalla por la reforma?

A pesar de la gran intención de Hizbullah y su secretario general, Sayyed Hassan Nasrallah, de llevar a cabo una campaña contra la corrupción, pero, quienes conocen bien la naturaleza del estado libanés pueden apreciar que esta campaña no logrará muchos resultados debido a la estructura socioeconómica y sectaria libanesa. Donde la corrupción en el Líbano tiene un orden estructural arraigado en el sistema, sin embargo, es el sistema en sí y solo puede acabar con esta corrupción cambiando el mismo sistema del país.

Sayyed Hassan Nasrallah

A pesar de la gran intención de Hizbullah y su secretario general, Sayyed Hassan Nasrallah, de llevar a cabo una campaña contra la corrupción, pero, quienes conocen bien la naturaleza del estado libanés pueden apreciar que esta campaña no logrará muchos resultados debido a la estructura socioeconómica y sectaria libanesa. Donde la corrupción en El Líbano tiene un orden estructural arraigado en el sistema, sin embargo, es el sistema en sí y solo puede acabar con esta corrupción cambiando el mismo sistema del país.

El nepotismo en este estado árabe surgió principalmente con El Moutassarifat (subdivisión del Imperio Otomano para El Líbano entre 1861 y 1915) cuando fue derrocado un sistema que representa una división de influencia entre las potencias europeas y el Imperio Otomano sobre  la comunidad del Monte Líbano, mientras el sectarismo fue la representación de los límites ideológicos de la influencia de diferentes países.

Siempre y cuando el sistema de El Moutassarifat fue derrocado desde el exterior, los ciudadanos  de la montaña consideraban esta administración como una administración ajena a ellos.

Mientras, El Moutassarif (Gobernante de una provincia del antiguo Imperio Otomano) siempre ha sido nombrado desde el extranjero, entonces no tenía jurisdicción local y necesitaba el apoyo de los dignatarios locales para comunicarse con la gente. Por lo tanto, el El Moutassarif inventó la función de "mediación" entre el estado y el ciudadano.

Lo que fortaleció esta fórmula del estado es el modelo de desarrollo rentista financiero de la economía que se estableció en el Monte Líbano, y que basaba en la producción de un solo producto para la exportación, que es: el hilo de seda. Mientras, en las ciudades, la elite financiera comercial asociada con el capital extranjero, principalmente francés, comenzó a crecer hasta los años cincuenta del siglo pasado.

Este modelo económico se basa en lograr un excedente de especulación financiera y la distribución de restos a al pueblo en términos de beneficios, servicios y buenos gestos (caridad). Y Para que el líder pueda satisfacer los deseos de sus partidarios, tenía que "robar" al estado, y debido a que el estado era "ajeno" al ciudadano, el robo estaba justificado. De ahí surgió la expresión "es cierto que está robando pero está robando para su gente”.

Con el anuncio del Gran Líbano, las nuevas áreas se integraron en el sistema libanés y al mismo tiempo en su modelo rentista financiero, en su nepotismo y en esta corrupción.

Debido a que la corrupción es el sistema del país, se han aprobado leyes y sistemas de valores y una cultura pública que protegen este sistema, que protegen la corrupción y los corruptores. En lugar de que los presidentes y ministros corruptos sean procesados por los tribunales ordinarios, se creó un consejo superior para juzgar a presidentes y ministros y adoptó una fórmula absurda que hace imposible procesar a cualquier corrupto. y debido a que sistema del país se basa en el nepotismo y la mediación, el líder se encuentra "obligado" a robar para tener recursos para satisfacer las necesidades de sus partidarios, unos  que pueden recurrir a los demás si su líder no puede satisfacer sus necesidades.

Por lo tanto, Hizbullah, que está lanzando esta campaña, choca con los mismos obstáculos que  muchos funcionarios chocaron intentando reformar el sistema libanés; Desde Fouad Shehab y Rashid Karami hasta Emile Lahoud e incluso Michel Aoun.

Tomando en cuenta todo  lo anterior, no se espera que el partido de Hizbullah vaya muy lejos en este proceso de reforma porque en algún momento se enfrentará con la estructura de El Moutassarifat  utilitaria que vincula al ciudadano con el estado, y adopta el sectarismo como una fórmula ideológica.

Lo más probable que el partido se retire después de que se encuentre enfrontando a la lucha sectaria "para preservar la paz civil.

¿Esto significa que la solución es imposible?, la respuesta es No, pero esta salida sería cambiar el sistema por completo, y no reformarlo.