Mowaffaq Mahadin

Escritor y Analista político jordano

Otras dimensiones mas del Acuerdo del siglo

El peligro de este acuerdo para la región árabe en general, para la causa palestina y Jordania, especialmente, está reflejado en tres dimensiones: ideológica, política y estructural:

Otras dimensiones mas del Acuerdo del siglo.

El Acuerdo del siglo no es un proyecto de convenio o un tratado específico que pretende imponerse a una parte en particular, sino una estrategia de acción, otro nombre y una nueva versión del Gran Medio Oriente planeada por los servicios de inteligencia estadounidense y sionista.

Mientras tanto, el peligro de este acuerdo para la región árabe en general, para la causa palestina y Jordania, especialmente, está reflejado en tres dimensiones: ideológica, política y estructural:

La ideológica

.- La ideológica esta representada por la estrategia sionista y por el consenso de todas sus corrientes, escuelas y partidos. Tiene que ver con la región árabe, ubicada entre la costa palestina (la costa siria en general) y el desierto iraquí de Anbar (Palestina ocupada, incluida Cisjordania y Jordania) como un área vital directa, y como un puente con toda la región, especialmente con las áreas de petróleo y gas, además como un área de importancia política, de seguridad y económica.

La política

.- La política está relacionada con la liquidación de las llamadas soluciones finales después del Tratado Wadi Araba y el Acuerdo de Oslo, y esto se trata de:

1- Primero, la judaización de Jerusalén, convirtiéndola en el "Nuevo Reino de Jerusalén" como se conocía durante las Cruzadas (El Reino de Jerusalén latina), una ciudad rodeada de reinos y emiratos de lucha sectaria, emiratos aliados o cómplices del Reino de los invasores.

2- Segundo, liquidar el derecho de retorno para los refugiados palestinos y reasentarlos en las áreas de refugio (diáspora en la cultura judía), incluido Jordania, así como la liquidación de todas las instituciones pertinentes, como el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS). Además, y al contrario de lo que dicen algunos círculos sobre la compensación, como lo señala la prensa del enemigo, es la compensación para los judíos árabes que emigraron a Palestina de manera voluntaria o forzosa, y no a los palestinos.

3- Tercero, anexar el tema del Valle norte del Jordán al tema del Golán sirio ocupado, que el enemigo ya lo declaró judaizado.

4- Cuarto, el cierre de las áreas grises en los mapas anteriores (A, B, C) con arreglos de seguridad, todo basado en el hecho de que (Cisjordania) o el Este de Palestina no es un área para un estado palestino, sino que se determinará a través de un trato de confederación lejos de las percepciones comunes. Los planes sionistas tienen como objetivo reducir la estructura política del estado jordano al nivel de autogobierno, mientras dejar la Autoridad Palestina sin llegar al nivel de un estado.

Es decir, ya estamos frente de una confederación de poderes desintegrados que forman la periferia de la esfera vital del centro sionista en Tel Aviv, donde el reasentamiento previsto de los refugiados sería de población, y no un asentamiento político.

Por otro lado, la limitada forma política disponible para los palestinos en el llamado Acuerdo del siglo sería alguna forma en la Franja de Gaza que incluye el establecimiento de un aeropuerto y un puerto bajo un control regional acordado.

Sin embargo, esta opción sigue siendo una disputa y de conflicto entre El Cairo y Turquía, que en el pasado intentó con la financiación de Qatar convertir a Gaza en un "Emirato Islámico" que le pertenece a ellos.

La estructural

Esta dimensión está relacionada con los preparativos sustantivos del acuerdo, y parece que el libro de Shimon Pérez (el nuevo Oriente Medio), que fue publicado hace casi dos décadas, es la referencia básica para estos preparativos.

Por lo tanto, las medidas se han tomado para desmantelar los países que son parte de los objetivos del acuerdo, incluido Jordania, bajo el nombre de la reestructuración de la economía; la liquidación del sector público, y otras instituciones gubernamentales, y convertirlas en una geografía dispersa de zonas francas, además de los proyectos regionales asociados con el centro sionista como son los ferrocarriles, la transportación de Bahrein, los aeropuertos y las carreteras principales.

Además del papel del Banco y del Fondo Monetario Internacional y sus gobiernos en aplicar todo lo anterior.

Es importante también destacar el papel de los fondos regionales propuestos por Shimon Peres, financiados por el petróleo, europeo y estadounidense, descrita por Peres como la nueva edición del Fondo Judío, quien también financió los preparativos que precedieron a la declaración del estado del enemigo sionista.

Por último, el acuerdo del siglo no es un destino, sino podemos decir que la derrota se aproxima en comparación con las condiciones anteriores del conflicto actual en la región y su futuro, unas circunstancias que tomaron diferentes formas como parte de lo que se conoce como Gran Oriente Medio.

Entonces, si la guerra de julio de 2006 representa la primera derrota de este proyecto, donde el enemigo sionista fue derrotado gracias a la resistencia libanesa liderada por Hizbullah y, después, la gloriosa firmeza de Gaza. También hay otra circunstancia importante, la cual está relacionada con lo que se conoció como los caminos de Abraham y Moisés (el otro nombre del Gran Israel).

El primer camino que fue objetivo, incluye a Irak y Siria, y el segundo incluye a Sinaí - el Mar Rojo, llegando al Valle del Jordán e incluye el proyecto de Neum, y esto refleja parte del conflicto sobre los puertos del Mar Rojo, incluidos los puertos yemenitas.

Según las referencias anteriores, podemos llegar a la conclusión de que ampliar la batalla por el Medio Oriente también amplía el arco de resistencia hacia el sur.