Luis Beatón

Periodista cubano, ex corresponsal de PL en Estados Unidos

George Nader, una tenebrosa historia ligada a Estados Unidos

Según el Departamento de Justicia, el sujeto fue acusado pues hay informes que plantean que llegó a Washington desde Dubai en enero de 2018 con un teléfono celular que contenía imágenes de menores involucrados en conducta sexual.

George Aref Nader

Corrió como pólvora la noticia. George Aref Nader,  un empresario libanés estadounidense vinculado a los asociados del presidente Donald  Trump, fue arrestado por el cargo de transporte de pornografía infantil en el aeropuerto John F. Kennedy  de Nueva York el lunes 3 de junio.

Según el  Departamento de Justicia, el sujeto  fue acusado  pues hay informes  que plantean  que llegó a Washington desde Dubai en enero de 2018 con un teléfono celular que contenía imágenes de menores involucrados en conducta sexual.

Nader es un hombre de negocios libanés-estadounidenses, cabildero y delincuente sexual convicto. Él ha actuado como un enlace no oficial entre los políticos de Washington y las monarquías del Medio Oriente, según  medios de prensa.

Además de sus vínculos con funcionarios estadounidenses, destacan en su biografía que es asesor del Príncipe heredero Mohammed bin Zayed Al Nahyan de los Emiratos Árabes Unidos y asesor del fundador de Blackwater, Erik Prince, de triste recordación por los asesinatos cometidos por sus mercenarios en naciones árabes como Irak.

Una declaración jurada presentada en apoyo de los cargos de pornografía infantil contra Nader dice que los investigadores encontraron 12 videos por separado después de que sus teléfonos fueron incautados en enero de 2018 en el Aeropuerto Internacional Dulles en Virginia en relación con una orden de registro, luego de que llegó en un vuelo desde Dubai.

Los videos descritos en la declaración jurada muestran contacto sexual con animales, así como videos en los que se muestra a niños de tan solo 3 años de edad que sufren abusos dolorosos.

Joshua Stueve, portavoz del abogado de Estados Unidos en el distrito este de Virginia, se negó a comentar si la investigación de Nader se derivó de la pesquisa del fiscal especial Robert  Mueller, según comenta el diario Los Angeles Times.

Nader se declaró culpable de un cargo idéntico en Virginia en 1991. También fue condenado en la República Checa por el Tribunal Municipal de Praga por 10 casos de abuso sexual de menores y fue condenado a un año de prisión en 2003, apenas un botón de muestra de este sujeto empleado por Washington y sus cohortes del Oriente Medio.

También está en una  lista selecta de alrededor de 400 personas que en enero de 2018 los investigadores del  fiscal especial Mueller interrogaron  en relación con las sospechas de que los Emiratos Árabes Unidos participaron en la campaña de 2016 del Presidente Trump.

Al prontuario de Nader se une que durante el gobierno de George H. W. Bush (1989–1993), participó  en las negociaciones para liberar a los rehenes estadounidenses en el Líbano después del caso Irán-Contra.

En su biografía aparece su entrega a los intereses estadounidenses, especialmente después de la invasión del Pentágono a Irak en 2003.

Este personaje es considerado un "diplomático en la sombra"  conectado con funcionarios de Medio Oriente serviles a Estados Unidos, destacando sus favores a Prince, el fundador del grupo terrorista Blackwater,  para conseguir los contratos con el gobierno iraquí.

Por otra parte, informes de prensa plantean que en agosto del 2016, Nader se reunió con Donald Trump Jr. en Trump Tower para ofrecer asistencia a la campaña presidencial de su padre.

En estos trajines,  Nader  representó al Príncipe Heredero de Arabia Saudita y al gobernante de facto Mohammad bin Salman y Mohammed bin Zayed Al Nahyan, el Príncipe Heredero del Emirato de Abu Dhabi.

En ese convite, también estuvieron el fundador de Blackwater, Erik Prince, y Joel Zamel, un especialista israelí en manipulación de redes sociales y propietario de firmas de recolección de inteligencia israelíes  como Wikistrat y el Grupo PSY, quienes se jactaron de haber recibido dos millones de dólares de Nader como parte de la campaña presidencial.

En su oscuro andar, el empresario  asistió a una reunión en diciembre de 2016 en Nueva York entre los funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y el  yerno del presidente electo de Donald Trump, Jared Kushner,   donde también estuvieron Michael Flynn y Steve Bannon, ambos figuras claves en las investigaciones del fiscal  Mueller.

El pedófilo Nader fue acusado también de varios delitos relacionados con la explotación sexual de menores y condenado por varios de ellos.

En  1985 fue acusado  de recibir las películas y revistas de los Países Bajos que representan a niños antes y después de la pubertad, involucrados en actos sexuales,  entonces fue exonerado debido a una orden de registro no válida. 

En la conducta sucia de este empleado “en la sombra” de Washington y monarquías árabes  destacan sus delitos en  Praga, República Checa, por abusar sexualmente de 10 niños, por los que cumplió un año de prisión.

Un portavoz de esa corte dijo a la prensa que los crímenes ocurrieron entre 1999 y 2002 y que en un caso, en su habitación en el hotel Hilton Prague, solicitó sexo oral a un niño de 14 años y luego de que se negó, Nader se masturbó frente a él, pagándole dos mil coronas.

Si es condenado por  los cargos que se le imputan, Nader  enfrenta un mínimo de 15 años y hasta 40 años de prisión, a no ser que la Casa Blanca interceda a su favor para evitar que diga cosas comprometedoras sobre los vínculos entre los asociados y los miembros de la campaña Trump y Moscú.

El nombre de Nader aparece más de 100 veces en el informe recientemente publicado de Mueller. El informe describe los esfuerzos de Kirill Dmitriev, un banquero ruso cercano al presidente Vladimir Putin, para que Nader sirva de conducto entre él y los miembros del equipo de transición de Trump.