Opinión - #El Líbano

Lo que el primer ministro designado Saad Al-Hariri ve como una complicación o un “nudo” es el nombramiento de un ministro sunita que no forma parte de su Bloque Futuro; sin embargo, Hizbullah lo ve de otra manera al considerar que el reclamo de los diputados sunitas independientes es normal y evidente.

No hay una guerra israelí inminente contra el Líbano; por lo menos, la guerra aún está lejos de producirse; los informes y análisis que favorecen la confrontación son en su mayoría puntos de vista "analíticos" basados en esperanzas fundamentadas en la hostilidad hacia la resistencia, o que tienen una comprensión vaga y confusa de los datos, incluso cuando no son hostiles.

Después de más de un mes de espera, el primer ministro designado, Saad al Hariri, ofreció una visión preliminar sobre la proporción de cuotas ministeriales - políticas que podría ofrecer, una hora después de habérsele designado para formar el gabinete; ¿Valió la pena toda esta espera? ¿Acaso los obstáculos que habían sido insalvables a lo largo de diez días se podrían resolver durante el segundo mes de la designación, en medio de pronósticos que revelan que existe un paso hacia atrás?

¿Cuál es el futuro de la relación entre Hariri y al Mashnouq después de las recientes medidas organizativas del presidente del Movimiento el Futuro?

Las nominaciones de la Corriente “Futuro”* han hecho varios cambios sustituyendo a antiguos diputados por nuevos candidatos. El primer ministro Saad Hariri hizo el anuncio en una masiva celebración que tuvo lugar en la fachada marítima de Beirut para confirmarse como el hombre que lleva la iniciativa en su entorno social.

Con esta maniobra, Arabia Saudita busca debilitar al presidente Michel Aoun, y preparar a Hariri y a su equipo para participar en unas elecciones de confrontación con Hizbulah.

La relación entre la lucha y el proyecto es la cuestión que lleva Hizbulah en sus entrañas desde su creación en 1982, cuando combatió contra los "israelíes" en el sur de El Líbano, con su mirada apuntando por toda Palestina ocupada, o cuando se enfrentó al terrorismo en Siria hace cuatro años, continuando su objetivo de reducir la influencia estadounidense tanto en el mundo árabe como musulmán.

La intercepción de un avión israelí sobre territorio sirio indica que el eje de la resistencia ha tomado la decisión irrevocable de enfrentar a Israel ante sus intentos de agresión; pero el derribo del avión atacante indica que los sistemas de defensas antiaéreas y misilísticas están listos para repeler y disuadir; y tal vez esta advertencia que concierne a Israel puede afectar a sus aliados, empezando por Estados Unidos, que amenaza con olor a guerra en la región.

Hay un consenso entre los libaneses, hecho rarísimo, acerca de la importancia de la reconstrucción de Siria y el esperado papel que se quiere tener en ese marco.