Opinión - #Régimen Israelí

El rechazo de Al Assad a la propuesta de cortar sus relaciones con sus aliados más leales no constituye solo una cuestión moral para el presidente sirio, sino una afirmación de la dignidad, y de no darse por vencido ni entregarse bajo diferentes fórmulas, tales como la propuesta saudita.

Cada vez que el pueblo palestino se mueve para apoyar a Gaza y los decentes de la nación respaldan la resistencia palestina... y los hombres libres del mundo muestran su solidaridad con la lucha palestina, se acerca más la derrota de la agresión y se acerca la posibilidad de derrotar a la ocupación en Cisjordania y Jerusalén hasta la liberación de toda Palestina...

Las condiciones difíciles de cumplir anunciadas por Mike Pompeo bajo la denominada "nueva estrategia", apuestan a la guerra económica para obligar a Irán a negociar y someterse; pero Irán, la cual posee opciones económicas alternas, tal vez amenace con voltear la mesa.

La relación entre la lucha y el proyecto es la cuestión que lleva Hizbulah en sus entrañas desde su creación en 1982, cuando combatió contra los "israelíes" en el sur de El Líbano, con su mirada apuntando por toda Palestina ocupada, o cuando se enfrentó al terrorismo en Siria hace cuatro años, continuando su objetivo de reducir la influencia estadounidense tanto en el mundo árabe como musulmán.

La intercepción de un avión israelí sobre territorio sirio indica que el eje de la resistencia ha tomado la decisión irrevocable de enfrentar a Israel ante sus intentos de agresión; pero el derribo del avión atacante indica que los sistemas de defensas antiaéreas y misilísticas están listos para repeler y disuadir; y tal vez esta advertencia que concierne a Israel puede afectar a sus aliados, empezando por Estados Unidos, que amenaza con olor a guerra en la región.

Elementos de fondo de la decisión de Trump respecto a trasladar su embajada a Jerusalén.

La decisión del presidente norteamericano, Donald Trump, de mudar la embajada de su país desde Tel-Aviv a al-Quds (Jerusalén), decretando de hecho que la milenaria ciudad se convierta en la capital de Israel y que, por lo tanto, nadie más que el enclave sionista tenga derechos sobre ella, es un gesto que, sin duda, resuma aguas negras por todos lados, pero también tiene algo de bueno y es que la brutalidad de la medida, la que solo puede tomar un desquiciado, como el rubicundo magnate neoyorkino, deja al descubierto la descarada hipocresía de la comunidad internacional, que desde hace setenta años permite que Israel avance sobre los derechos y los territorios palestinos, sin que jamás a pesar de la docena de resoluciones de Naciones Unidas, la primera con el número 181 del 29 de noviembre de 1947, hasta la última con el número 2334 del 23 de diciembre del 2016, las cuales, como un eco idiota, repite la necesidad de que Israel respete los derechos palestinos, hayan sido atendidas por lo

En los últimos dos días, los análisis israelíes se centraron en mostrar la "alegría" de la renuncia de Hariri y la agudización de la retórica saudita, pero en las últimas horas han surgido voces más racionales que piden una lectura tranquila y calmada.

Sayyed Nasrallah advierte a Israel de lanzar una nueva agresión contra El Líbano.