Cuba: ¡Continuidad histórica!