Con dinero se sale del hueco y se busca el chivo expiatorio