Almargo, el Secretario General de la OEA, al son de Miami