A los yanquis no les conviene el diálogo Gobierno-Oposición