Washington viola las leyes internacionales y “legitima” a su forma los asentamientos israelíes