Gareth Bale apunta a China

La historia de Gareth Bale en el Real Madrid está viviendo sus últimas páginas. Su salida es inminente, precisada por Zidane en "24 ó 48 horas", con rumbo a la Superliga China, aunque con su agente Jonathan Barnett a los mandos no se debe descartar ninguna sorpresa. El Real está a la espera y desea que la marcha del galés se haga efectiva cuanto antes mejor, que sería lo mejor para todos.

Gareth Bale apunta a China
Gareth Bale apunta a China

Vaya donde vaya, Bale no volverá a jugar un partido con la camiseta blanca, poniendo punto final a seis temporadas en la Casa Blanca, con permanentes luces y sombras, así como títulos: una Liga, una Copa, una Supercopa de España, cuatro Champions, tres Supercopas de Europa y cuatro Mundiales de clubes. Ahí queda eso.


El penúltimo capítulo, preludio del final, se escribió en Houston. El jugador fue descartado para medirse contra el Bayern porque se estaba negociando su salida. Zidane en rueda de prensa lo admitió y añadió ese "si es mañana, mejor", inmejorable sentencia para exhibir todos los desencuentros del entrenador con el galés. Barnett disparó horas después. Y a todo esto, el Madrid alega que el propio Barnett pidió que no fuera alineado mientras se negocia su marcha para evitar lesiones. De todos modos, el galés sí se entrenó con el equipo este domingo como si nada hubiera ocurrido. Otra cosa será el partido contra el Arsenal, donde se le espera (si todavía no se ha producido su salida) otra vez fuera de la lista.

China está pujando fuerte por Bale, con ofertas muy tentadoras para el futbolista, pero por ahora no para el Real Madrid. La legislación china cambió hace dos años, cuando obligó a los equipos a pagar la misma cantidad que gasten en incorporar estrellas extranjeras a un fondo para el desarrollo del fútbol base del país. La primera en llegar fue la del Shanghai Shenhua, que pujó fuerte pero sin ofrecer traspaso. El Madrid dijo no y ficharon a El Shaarawy. Ahora están fuera de la pelea, que protagonizan el Jiangsu Suning y el Beijing Guoan.


Zidane no ha variado nada su plan con el galés. No iba a continuar tras Kiev y sólo la marcha del entrenador abrió la puerta de la continuidad a Gareth. Pero su regreso fue definitivo para que Bale, que incluso ha perdido a su fisio y persona de más confianza en el vestuario, supiera que tendría que buscarse una salida. Fue de los primeros jugadores que pasaron por el despacho de ZZ para saber que no se contaba con él.

Europa no ha terminado de apostar por él. Su alto estatus y su historial de lesiones y baja disponibilidad por sus continuos problemas físicos, unido a sus 30 años, han disuadido a los clubes que podrían acometer la operación desde un punto de vista económico. El Tottenham ha mantenido con vida su interés en recuperar al británico. Pero China ha irrumpido con fuerza.