OEA atribuye posible avance del diálogo entre Gobierno y oposición en Venezuela a presión de EE.UU.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, acérrimo opositor de Maduro, enfatizó que a pesar del avance que puedan tener el diálogo, no puede reducirse la presión ni interna ni externa, porque “los resultados van a depender de que se aumente esa presión”.

  • Almagro: Avance del diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolanos depende de la presión de EE.UU.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmó que el resultado del diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolanos solo funcionará si EE.UU. presiona más a Nicolás Maduro.

Ante el apoyo de la mayoría de los venezolanos a un diálogo nacional para resolver las crisis política y económica que aquejan al país sudamericano, continuó esta semana el diálogo con la oposición en Barbados, bajo mediación de Noruega.

 “Más de lo que se negocie sobre la mesa propiamente de negociación, si sale algo de allí va a ser por los factores externos, como la presión de sanciones y otras amenazas creíbles que realiza la Administración de Estados Unidos”, expresó Almagro en una rueda de prensa, en la que compareció junto al enviado estadounidense para Venezuela, Elliott Abrams.

Almagro, acérrimo opositor de Maduro, enfatizó que a pesar del avance que puedan tener el diálogo, no puede reducirse la presión ni interna ni externa, porque “los resultados van a depender de que se aumente esa presión”, alegó.

 

Por su parte, Abrams manifestó confianza en el líder opositor golpista Juan Guaidó, y prometió seguir con la presión contra el presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro.

De hecho, Caracas y la oposición acordaron el jueves la instalación de una mesa de trabajo permanente en el marco de los diálogos con el propósito de alcanzar una solución acordada a la crisis venezolana.

En ese sentido, el gobierno venezolano ha considerado “exitoso” el proceso del diálogo en Barbados, bajo mediación de Noruega, que sería el quinto intento de diálogo en los seis años que lleva el presidente chavista en el poder.