Los refugiados palestinos... son víctimas de Trump, Kouchner y del "acuerdo del siglo"

El presidente de los Estados Unidos busca determinar el destino de más de 5,4 millones de refugiados a través de lo que él llamó el "acuerdo del siglo”. Un destino que aún permanece desconocido, pero pretende asentar y naturalizar esos refugiados palestinos garantizando los intereses de Israel y liquidando la causa palestina y el sueño de millones de personas de regresar a sus tierras.

El término "sufrimiento" es la descripción más lejana de la situación vital y humanitaria de los refugiados, confirma la UNRWA
El término "sufrimiento" es la descripción más lejana de la situación vital y humanitaria de los refugiados, confirma la UNRWA

La decisión del presidente Donald Trump de suspender la financiación de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) el 31 de agosto de 2018 fue solo el primer paso en el camino para liquidar la causa de  los refugiados en preparación para el esperado "Acuerdo del Siglo", un acuerdo que ha revelado sus verdaderos objetivos especialmente después de la celebración del Taller económico en Bahréin.
 
De los 25.9 millones de refugiados de diferentes nacionalidades en el mundo, solo se concentran registrados en la (UNRWA) 5,545,540 refugiados palestinos, por lo tanto es difícil predecir el número total, que según estimaciones, puede alcanzar los 9 millones, debido a que muchos refugiados palestinos no se encuentran registrados.


.
.

Sin embargo, el término "sufrimiento" es la descripción mas lejana de la situación vital y humanitaria de los refugiados, confirma la UNRWA a pesar de toda su asistencia, señalando  que las condiciones sociales y económicas en los campos palestinos "se caracterizan generalmente por la pobreza, la densidad poblacional, las difíciles condiciones de vida  y la infraestructura inadecuada como las carreteras y conductos sanitarios”, especialmente en Gaza y Cisjordania debido a la continua agresión israelí.


.
.

La decisión de suspender los fondos para la UNRWA no fue sorprendente, sobre todo cuando tal organización ha sido objetivo de ataque por diferentes partes. Un ejemplo lo constituye la ex embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nicky Hailey, quien ha cuestionado durante mucho tiempo las estadísticas del UNRWA sobre el número de refugiados palestinos. Durante uno de sus discursos, días después de detener el financiamiento a la agencia, Haley expresó que  “la UNRWA no ofrece ningún apoyo a los palestinos, mas bien es una arista política que pretende ayudar a Palestina”. 


A pesar de adoptar una política en contra de la UNRWA y su firme rechazo al derecho de los palestinos a regresar a su país y a su tierra, Hailey ha presumido su supuesto humanismo y solidaridad con los refugiados palestinos, en una explotación clara de su cargo en las Naciones Unidas. "Tuvimos la oportunidad de hablar con las niñas y mujeres sobre sus vidas, sus esperanzas y sus sueños", dijo en su cuenta de Twitter durante una visita a las refugiadas palestinas en un campamento del UNRWA, lo cual provoco muchas reacciones y criticas en rechazo de la  diplomacia estadounidense. Varios de los comentarios incluían frases irónicas como “Es un buen trabajo cortar los fondos de sus sueños y esperanzas".


.
.

En agosto de 2018, la revista Foreign Policy publicó el contenido de un correo electrónico filtrado revelando cómo Jared Kushner presionó a la administración de los EE.UU. para que pusiera fin a la causa de los refugiados eliminando la UNRWA. 


Para justificar la decisión de cortar los fondos para la UNRWA y así salvar al país de "enormes cargas financieras”,  el gobierno de Trump afirmó que la existencia de esta organización impide poner fin al conflicto palestino-israelí y exagera el numero ‘real’ de refugiados palestinos. 
 
El 21 de mayo de 2019, la agencia emitió su informe anual de salud para 2018. Un informe que confirmó que atención de primeros auxilios en los campamentos palestinos en Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano y Siria continua sin interrupción, a pesar de enfrentar desafíos financieros sin precedentes en contra de su labor que incluye brindar servicios a más de 5 millones de refugiados palestinos.


.
.

El presidente de los Estados Unidos intenta determinar el destino de más de 5,4 millones de refugiados, que se encuentran distribuidos en 61 campamentos en cuatro pequeños países árabes. Un destino que aún permanece desconocido, pero pretende asentar y naturalizar esos refugiados palestinos garantizando los intereses de Israel y liquidando la causa palestina y el sueño de millones de personas de regresar a sus tierras. Además esto traería enormes cargas a los países receptores de refugiados, especialmente al Líbano, país árabe que Estados Unidos tratará de compensar con ayudas pero no podrá evitar las consecuencias negativas del reasentamiento.
 
Además, bloquear el financiamiento para la (UNRWA) representa una clara presión sobre el liderazgo palestino para imponer muchas condiciones durante las negociaciones sobre la supuesta "paz" y "el acuerdo del siglo".
 
Por lo tanto, el intento de Trump y su cuñado de desmantelar la organización UNRWA y su claro llamado a no considerar a los refugiados palestinos como "refugiados" puede ser parte de un plan que convertiría la causa palestina en un "pasado" y terminaría la crisis de refugiados con una tragedia mayor.