Cambiar por la fuerza Gobierno en Venezuela socava perspectiva de solución política a crisis, asegura Lavrov

El canciller ruso enfatizó que Moscú "insta a los estadounidenses y a todos aquellos que los apoyan a abandonar sus planes irresponsables y a actuar exclusivamente en el marco del derecho internacional".

"Rusia insta a EE.UU. a abandonar sus planes de derrocar a Maduro por la fuerza", expresó el jefe de la diplomacia rusa.
"Rusia insta a EE.UU. a abandonar sus planes de derrocar a Maduro por la fuerza", expresó el jefe de la diplomacia rusa.

Los intentos de "cambiar por la fuerza el Gobierno en Caracas no tienen nada que ver con el proceso democrático y solo socavan la perspectiva de una solución política de la crisis", advirtió este domingo el canciller ruso, Serguei Lavrov, en reunión en Moscú con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza.

"Rusia condena la campaña estadounidense para derrocar el Gobierno legítimo de Venezuela", declaró al enfatizar que su país "insta a los estadounidenses y a todos aquellos que los apoyan a abandonar sus planes irresponsables y a actuar exclusivamente en el marco del derecho internacional".

Señaló que "solo los venezolanos tienen derecho a determinar el destino de su país, para lo que se necesita un diálogo inclusivo de todas las fuerzas políticas".

Al mismo tiempo instó a EE.UU. para que abandone "sus planes de derrocar a Maduro por la fuerza".

La Cancillería rusa precisó que Lavrov y Arreaza tenían previsto discutir las perspectivas de una solución política y diplomática de las discrepancias existentes en el país caribeño "en el marco de la Constitución venezolana", así como las opciones para los esfuerzos de mediación internacional "para facilitar el diálogo entre el Gobierno y la oposición".

Según RT, la agenda de la reunión incluía abordar los pasos para "profundizar la asociación integral entre Rusia y Venezuela" en el ámbito internacional.

También las vías para "intensificar los esfuerzos" del "grupo informal" de países que buscan proteger los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y "contrarrestar las sanciones unilaterales impuestas ilegalmente, que empeoran la situación socioeconómica" de Venezuela.

También discutirían sobre la marcha de los acuerdos relacionados con "grandes proyectos conjuntos" en el ámbito de energía, industria, agricultura, medicina y productos farmacéuticos, así como de tecnología moderna y cooperación técnica y militar.