Los teléfonos inteligentes logran que sus usuarios estén más cansados

Una de cada cinco mujeres y uno de cada ocho hombres están cada vez más cansadas y menos productivas, reveló este martes un nuevo estudio australiano sobre el uso de teléfonos móviles.

  • "Cuando hablamos de tecnoference nos referimos a las intrusiones e interrupciones cotidianas que las personas experimentan debido a los teléfonos móviles y su uso",

Dirigidos por la Universidad de Tecnología de Queensland en Australia, los investigadores encuestaron a 709 usuarios de teléfonos móviles en todo el país de 18 a 83 años y les hicieron una serie de preguntas basadas en un estudio similar hace 13 años.

Al identificar un fenómeno de "tecnoferencia", los investigadores descubrieron un aumento significativo en las personas que culpan a sus dispositivos por "perder el sueño, volverse menos productivos, correr más riesgos al conducir e incluso tener más dolores".

Según el líder del estudio, el Dr. Oscar Oviedo-Trespalacios, el problema es tan grave que el 24 por ciento de las mujeres y el 15 por ciento de los hombres ahora se consideran "usuarios problemáticos de teléfonos móviles".

"Cuando hablamos de tecnoference nos referimos a las intrusiones e interrupciones cotidianas que las personas experimentan debido a los teléfonos móviles y su uso", dijo.

"Nuestra encuesta descubrió que la tecnoferencia había aumentado entre hombres y mujeres en todas las edades".

"Por ejemplo, los autoinformes relacionados con la pérdida de sueño y la productividad mostraron que estos resultados negativos habían aumentado significativamente en los últimos 13 años", agregó.

"Este hallazgo sugiere que los teléfonos móviles están afectando cada vez más los aspectos del funcionamiento diurno debido a la falta de sueño y al aumento en el abandono de responsabilidades", apuntó Oviedo-Trespalacios.

En comparación con un estudio de 2005, los problemas de "tecnoference" para los jóvenes de 18 a 24 años aumentaron en un asombroso 40.9 por ciento, mientras que los de 25 a 29 años también registraron un aumento dramático del 23.5 por ciento.

Oviedo-Trespalacios dijo que, dado que se espera que la cantidad de usuarios de teléfonos inteligentes en todo el mundo supere los 2.500 millones antes de finales de este año, el problema de la "tecnoferencia" podría empeorar.

"La velocidad y la profundidad del uso de teléfonos inteligentes en Australia hace que nuestra población sea particularmente vulnerable a algunas de las consecuencias negativas del alto uso de teléfonos móviles", dijo.

"Las innovaciones tecnológicas rápidas en los últimos años han dado lugar a cambios dramáticos en la tecnología de teléfonos móviles de hoy en día, que puede mejorar la calidad de vida de los usuarios de teléfonos, pero también dar como resultado algunos resultados negativos".

"Esto incluye la ansiedad y, en algunos casos, la participación en conductas inseguras con graves implicaciones para la salud y la seguridad, como la conducción distraída con teléfonos móviles".