Revelan participación de Colombia, la CIA y el opositor Julio Borges en intento frustrado de magnicidio contra Maduro

Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia, ha informado de la existencia de "un nuevo plan conspirativo".

El ministro venezolano de Interior y Justicia, Néstor Luis Reverol

El ministro venezolano de Interior y Justicia, Néstor Luis Reverol, informó este jueves que se develó un nuevo plan conspirativo e intento de golpe de Estado en contra del presidente de ese país suramericano, Nicolás Maduro.

Según el reporte de RT, el titular de Interior y Justicia dio a conocer que esta madrugada se detuvo al coronel retirado Oswaldo García Palomo, alias 'Aquiles', quien estaba solicitado por las autoridades por los cargos de magnicidio en grado de frustración, traición a la Patria e instigación a la rebelión. De igual manera, las autoridades capturaron a los militares retirados Alberto José Salazar Cabañas, José Acevedo Montañéz y Antonio José Iabiachela.

Reverol explicó que, tras las investigaciones realizadas, "no quedan dudas" de la participación en el atentado fallido en contra de Maduro de la inteligencia colombiana, la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) y el diputado venezolano Julio Borges, prófugo de la justicia de ese país, que fue nombrado recientemente "embajador de Venezuela ante el Grupo de Lima", por el autoproclamado "presidente encargado", Juan Guaidó.

El ministro venezolano también informó sobre la captura de Miguel Ambrosio Palacio Salcedo, exsuboficial desertor de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), quien presuntamente había sido contratado para cometer asesinatos selectivos a dirigentes políticos por un grupo de militares desertores de la oposición.

Afirmó que las investigaciones han arrojado que un grupo de mercenarios que "pretende realizar asesinatos selectivos a líderes políticos y militares" ingresó a Venezuela, proveniente de Colombia.

Por otra parte, hizo referencia a la interceptación por parte de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de un vehículo identificado con esas siglas donde se desplazaban "un grupo delictivo" contratado para "cometer falsos positivos y crear confusión y terror" en la población. El enfrentamiento con las autoridades dejó el saldo de dos de sus tripulantes fallecidos.