Gira internacional de MBS genera divisiones en el mundo árabe

A pesar de las complicaciones que los movimientos del príncipe heredero han creado, el gobierno de Trump lo ha apoyado. Para algunos se ha vuelto tóxico incluso en la Casa Blanca.

Tunecinos protestan por la visita de Mohammed bin Salman. Foto: AP
Tunecinos protestan por la visita de Mohammed bin Salman. Foto: AP

La gira internacional del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, ha puesto de relieve las duras divisiones del mundo árabe sobre su persona, destaca un artículo publicado en la edición digital de The Independent.

Su visita a Túnez provocó marchas populares por la avenida Habib Bourguiba, lugar simbólicamente significativo del levantamiento de 2011 que derrocó al dictador de ese país y avivó casi ocho años de disturbios en todo el país. región.

Los testigos presenciales descritos y los videos mostraron a hombres y mujeres de las diversas tensiones políticas y culturales de Túnez en la protesta.

"¡Túnez es libre!", gritaban y alzaban sierras del tipo que se cree usaron en el asesinato y desmembramiento del periodista Jamal Khashoggi por agentes sauditas el pasado 2 de octubre.

Radwan Masmoudi, presidente del Centro para el Estudio del Islam y la Democracia de Túnez, expresó que Bin Salman es una persona muy peligrosa porque no parece entender la política ni respetar a su propia gente ni a otras personas. “No hay forma de que traiga estabilidad. Sus acciones hablan más que sus palabras”, agregó.

A su vez, Human Rights Watch instó a los fiscales argentinos a presentar una denuncia por crímenes de guerra contra el heredero saudita al trono por la conducta de su nación en el conflicto de Yemen.

Mientras, la administración de Donald Trump ha apostado fuerte por MBS como piedra angular de sus planes vagos para unificar al mundo árabe detrás de su plan de paz israelí-palestino, su confrontación contra Irán y para combatir el extremismo sunita.

Según The Independent, hay pocos indicios de que el asunto Khashoggi castigue o suavice las políticas erráticas de MBS, como predijeron con optimismo algunos comentaristas sauditas.

En El Cairo, donde el monarca fue recibido por una docena de manifestantes que sostenían banderas sauditas y egipcias en la Plaza Tahrir, el príncipe heredero y el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi prometieron continuar su esfuerzo de 17 meses para aislar y bloquear a Qatar.

Cuando el Sr. Al Sisi y Bin Salman se abrazaron, el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani, concluyó un viaje de alto perfil a Turquía, donde consolidó su asociación con el presidente Recep Tayyip Erdogan, quien está contrarrestando cada vez más las políticas estadounidenses en el Medio Oriente.

A pesar de las complicaciones que los movimientos del príncipe heredero han creado, el gobierno de Trump lo ha apoyado. Todavía se ha vuelto tóxico incluso en la Casa Blanca. Una fuente cercana a su jefe de protocolo, Khalifa bin Salifa, dijo a The Independent que ha tratado de disputar una oportunidad fotográfica con Trump durante la cumbre en Buenos Aires, pero hasta el momento ha sido rechazado.

Ahora, si bien Egipto, que ha recibido miles de millones en ayuda saudí, y Túnez, que tiene escasez de efectivo y que también se ha beneficiado de la generosidad de Riad, pueden verse obligado a acoger al Príncipe heredero, los líderes occidentales han sido más vacilantes.

"Este es un recorrido para ayudar a la reputación del Príncipe Mohammed y para indicar que aún tiene influencia y poder en la región en general", dijo un analista con sede en Túnez que está trabajando en investigación sensible y pidió no ser identificado. "Túnez está económicamente en una situación difícil y no tiene el lujo de decir que no".

Los medios locales informaron que Arabia Saudita está considerando donar $ 2 mil millones de dólares en petróleo y armas a Túnez a cambio de la visita.