Entrevista de TV con el primer ministro libanés llena de momentos extraños

Cuando el primer ministro de El Líbano, Saad Hariri, anunció su renuncia en un discurso televisado desde Arabia Saudita el pasado fin de semana, asombró a su país y creó un misterio que duró más de una semana. El domingo, otra aparición televisiva de Hariri se llenó de momentos extraños.

El primer ministro de El Líbano, Saad Hariri, durante la entrevista concedida al canal  Future TV, en Riad, Arabia Saudita, el domingo 12 de noviembre de 2017. Foto: AP
El primer ministro de El Líbano, Saad Hariri, durante la entrevista concedida al canal Future TV, en Riad, Arabia Saudita, el domingo 12 de noviembre de 2017. Foto: AP

Según un reporte publicado en The Washington Post, la renuncia del 4 de noviembre provocó una crisis política en El Líbano, junto con rumores sobre si Hariri estaba bajo arresto domiciliario o si se lo coaccionaba para que renunciara. Aunque se encontró con varios embajadores en Riad en los días siguientes, nadie en El Líbano estaba realmente seguro de lo que le estaba sucediendo.

Una entrevista en vivo muy esperada fue hecha con Hariri el domingo por la noche por Future TV, un canal asociado con su partido político. Buscó disipar esos rumores, pero también planteó algunas nuevas preguntas.


El hombre en la parte posterior de la habitación

En un momento durante la entrevista, los ojos de Hariri se abrieron de par en par y se movieron hacia el fondo de la sala. La cámara captó a un hombre en la esquina trasera, detrás del entrevistador, que sostenía lo que parecía ser un rollo de papel. 

El hombre, cuyo rostro estaba fuera del marco, pronto desapareció, pero no antes de que la cámara se moviera hacia Hariri, que lo miraba con enojo y disgusto. En Twitter, algunos libaneses compartieron videos del video y se preguntaron si el hombre que estaba detrás tenía algún tipo de mensaje para Hariri, alimentando informes de que el primer ministro estaba siendo retenido contra su voluntad. Hariri y la entrevistadora, Paula Yacoubian, se dieron cuenta de que el momento fue captado por la cámara. Hariri explicó después del descanso que el hombre era uno de sus empleados y le habló de los últimos acontecimientos en El Líbano.


Cansado y cerca de lágrimas

Después de un discurso de renuncia beligerante el 4 de noviembre, Hariri se veía triste y cansado el domingo, a veces conteniendo las lágrimas en la entrevista que duró más de una hora. Bebió agua repetidas veces, terminó su vaso y pidió más, lo que provocó que Yacoubian le entregara su propio vaso de agua. Le suplicó que terminara el interrogatorio después de una hora. "Me cansaste", dijo. En repetidas ocasiones dijo que estaba listo para morir por El Líbano, su padre, el ex primer ministro Rafik Hariri, fue asesinado por un coche bomba en Beirut en 2005, pero agregó que no quería que sus hijos pasaran por ese tipo de calvario. Cuando se le preguntó sobre los informes de que él no es comunicativo y no usa mucho su teléfono, dijo: "Estoy en un estado reflexivo" y agregó que no quería distracciones en medio de un horario muy ocupado. Su comportamiento desencadenó un nuevo hashtag, #UnderPressure, que refleja que la gente no estaba convencida de que fuera un hombre libre.

El canal Future TV había pedido a sus televidentes que compartieran preguntas para Hariri con el hashtag #AskthePM en un intento de disipar los informes de que la entrevista había sido pregrabada. "Nunca diría que fue en vivo, si fue un episodio grabado", dijo Yacoubian cerca del final de la entrevista. 

A lo largo de la entrevista, Yacoubian hizo todo lo posible para probar que la entrevista fue en vivo. Primero leyó la hora desde su teléfono y luego informó a Hariri sobre los acontecimientos en El Líbano, incluidas las protestas. También leyó en el aire una declaración de la Foreign Office británica. Luego, cuando se informó de un terremoto en Irak e Irán, ella hizo referencia, diciéndole a Hariri que era para asegurarse de que la gente creyera que la entrevista era en vivo.