Prensa libanesa reseña incidente con equipo israelí en Río 2016

Medios noticiosos libaneses reseñaron un tenso incidente entre miembros de la delegación deportiva de ese país y la de Israel durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Participación de la delegación deportiva libanesa durante la inauguración de los Juegos Olímpicos Río 2016. Foto: Tomada de Google
De acuerdo con el diario An Nahar, los equipos libanés e israelí se vieron involucrados en una disputa cuando el jefe de la delegación del país árabe, Salim al-Haj Nkoula, impidió el acceso de los otros atletas al bus reservado para trasladarlos al estadio Maracaná.

El hecho suscitó comentarios y suspicacias en círculos locales dado que se trata de representantes de dos naciones técnicamente en guerra y que acaban de rememorar una década del último enfrentamiento armado bilateral.

Según Al-Haj Nkoula fue solo un pequeño problema. Dijo a la prensa acreditada que ellos estaban en Río únicamente por deporte. Para controlar la situación fue necesaria la intervención de miembros del comité organizador de los 31 juegos estivales en la ciudad carioca.

El jefe de la misión deportiva libanesa reconoció que bloqueó la entrada al autobús de los israelíes previo a la ceremonia de apertura de los juegos porque el vehículo estaba reservado para ellos y había pedido al chofer que cerrara la puerta, pero el guía de la comitiva israelí se lo impidió.

"Me paré en la puerta del bus, la bloqueé e impedí que el equipo de Israel entrara, pero algunos de ellos trataron de ingresar y se produjo una pelea", relató.

Otros medios publicaron la otra versión de los hechos que, según el jefe de la delegación israelí, Gili Lusting, el comportamiento del jefe de los libaneses contradice la Carta Olímpica. Tel Aviv se describió el hecho como muy grave.

Aunque el comité organizador dispuso de inmediato un transporte similar para los israelíes y zanjó la disputa sin que fuera a mayores consecuencias, los medios noticiosos de esta nación árabe y el estado sionista hicieron referencia a la guerra de 34 días que los enfrentó en julio y agosto de 2006.

En aquel entonces, el conflicto bélico lo protagonizaron el ejército sionista y la Resistencia Libanesa, y dejó un saldo de muertos de unos mil 200 libaneses, la mayoría civiles, y 163 israelíes, básicamente soldados.