Al Mayadeen en directo desde Al Ghouta Oriental en Siria

El jefe del “Centro Ruso de Reconciliación” Yuri Evtushenko anunció que el número de los evacuados de Ghouta Oriental ha sobrepasado 40 mil personas, y añadió que la salida de los civiles de la región de Douma prosigue continuamente y el gobernador de la campiña de Damasco Alaa Ibrahim asegura el restablecimiento de los servicios públicos en numerosas áreas de Al Ghouta.

Por otra parte el Ministerio de Defensa ruso anunció que 112 elementos armados de Failaq Al-Rahman y más de mil miembros de sus familias han salido ayer domingo de Douma en la región de Ghouta Oriental, hacia la norteña provincia de Idlib.

 

La corresponsal de Al Mayadeen informó desde el Cruce de Al Wafideen en Ghouta Oriental de Damasco que las autoridades sirias incluyendo la Media Luna Roja Árabe Siria han  concluido los preparativos para garantizar la salida de los elementos armados de Jeich Al Islam en 46 autobuses.

 

Nuestra corresponsal aclaró que lo dicho por el portavoz de Jeich Al Islam sobre una propuesta rusa de trasladar a los elementos armados hacia la base de Hmaymeem no es correcto ni preciso, y señaló que existen temores acerca de la posibilidad de que los grupos armados obstaculicen entre ellos mismos la aplicación del Acuerdo de Douma.

 

Por su parte el gobernador de la campiña de Damasco Alaa Ibrahim aseguró el restablecimiento de los servicios públicos en numerosas áreas de Al Ghouta, lo que facilitaría el retorno de los habitantes de dichas regiones a sus hogares y tierras.

 

Los integrantes de la formación terrorista Jeish al-Islam partirán de Douma hacia Jarablus, en el norte de Alepo, donde se encuentran facciones del denominado Escudo del Éufrates, apoyadas por Turquía.


El convenio estipula también la normalización del estatus jurídico de los elementos armados que deseen entregarse a las tropas gubernamentales y deponer sus armas.


Contempla además el retorno de todas las instituciones estatales a Douma, la liberación de los civiles y militares secuestrados por los radicales del Ejército del Islam, y la entrega de los cuerpos de los caídos.


Este logro alcanzado permitirá que el Ejército sirio pueda enfocar su campaña militar hacia zonas sureñas del país, donde se encuentras grupos armados extremistas radicados también en zonas norteñas, entre ellas Idlib.