Hospitales en Yemen, blanco de la agresión de la alianza saudita

El portavoz oficial del Ministerio de Salud de Yemen, Yousef al-Haidari, informó que el hospital público, el de la Infancia y el de Maternidad en el distrito de Ad Durahami, en el oeste de Yemen, fueron blancos de ataques de la coalición, lo que provocó decenas de muertos y heridos.

Indiscriminados bombardeos de la coalición saudita contra Yemen.

Al-Hathari dijo en un comunicado que los aviones y buques de guerra de la alianza saudita-estadounidense atacó la ciudad de Ad Durahami en la provincia de Hodeidah.

Según los informes las redadas superaron las 34 incursiones aéreas y marítimas dirigidas a hogares y propiedades de ciudadanos y establecimientos públicos.

El comunicado  señaló que el Hospital de Infancia y de  Maternidad brindan  servicios a las mujeres embarazadas, el parto y el cuidado de los recién nacidos, y que el ministerio aún no tiene detalles sobre el número de las víctimas humanas.

Según el texto del ente de Salud, la ambulancia del Hospital público fue atacada, lo que se considera un desafío flagrante a todas las leyes y convenciones internacionales.

ONU URGE A ARABIA SAUDITA A DETENER LOS ATAQUES A OBJETIVOS CIVILES EN YEMEN

El Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño urgió este jueves a Arabia Saudí a detener inmediatamente sus ataques aéreos contra objetivos civiles en Yemen.

En su informe, elaborado sobre violaciones sauditas contra los niños en ese país, el Comité insistió en procesar a los responsables de las numerosas víctimas infantiles que han provocado los ataques ilegales.

Según la investigación, mil 248 niños, o el 20 por ciento de las víctimas civiles, fueron asesinados por los ataques de la coalición saudita desde el inicio de la guerra en Yemen.

El propio Comité hizo un llamamiento a Arabia Saudita el 27 de agosto para que respetara el derecho internacional humanitario y los derechos humanos después de las redadas lanzadas por la alianza, las cuales provocaron la muerte de 67 menores de edad.

Días antes, el 10 de agosto, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió una "investigación justa, transparente y creíble" sobre  la masacre cometida por cazas  de la coalición saudita contra los niños en Saada, norte de Yemen.