Lima, las dos Cumbres

Una de jefes de Estado y otra de Pueblos, Lima, la capital de Perú, es, por estos días, el centro del debate político en América Latina.

Lima, la capital de Perú, es, por estos días, el centro del debate político en América Latina.

A la VIII Cumbre, los días 13 y 14 de abril, que se celebrará en el contexto de la elegancia de un hotel cinco estrellas se contrapone la de los Pueblos, en el distrito capitalino La Victoria.

A una confirmaron su asistencia alrededor de 20 presidentes y el de Estados Unidos, Donald Trump, ocupado en un eventual ataque a Siria, dijo que no viajará a Perú.

Algunos opinan que el jefe de la Casa Blanca prefirió evitarse el fiasco del rechazo popular en Lima y a la vez trató de impedir, con su no asistencia, un golpe a la diplomacia estadounidense.


Donald Trump, ocupado en un eventual ataque a Siria, dijo que no viajará a Perú.

Por su parte, en la de los Pueblos participan alrededor de 150 organizaciones de la nación andina y de toda la región en un espacio de articulación, encuentro y confluencia donde hay continuos llamados a la unidad y la solidaridad con Cuba, Venezuela y el exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Qué se juega en Perú de cara a América Latina y el Caribe; qué se juega en Nuestra América? Son preguntas a las que pretenden dar respuestas los delegados que participan en la Cumbre de los Pueblos.

 


Qué se juega en Perú de cara a América Latina y el Caribe; qué se juega en Nuestra América?

Sobre el ambiente en Lima, tal pareciera que no hay un evento como este por acá. El ciudadano común va demasiado ocupado con su cotidianidad y la propaganda no va más allá de una gran valla a la salida del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, en la cual se anuncia la VIII Cumbre.

Sí se aprecia cierto reforzamiento de la seguridad. Una información oficial reveló que con motivo de la reunión hay más de 16 mil efectivos militares desplegados en la capital.

También unas 900 cámaras ubicadas en toda la urbe se encargan de la vigilancia en Lima, Es el mismo dispositivo de seguridad utilizado durante la visita a Perú del papa Francisco, afirmaron las autoridades.


Hay continuos llamados a la unidad y la solidaridad con Cuba, Venezuela y el exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Entretanto, TV Perú comenzó a aumentar sus segmentos de noticias sobre lo que ocurrirá en la VIII Cumbre sin mencionar siquiera a la de los Pueblos.

Pero si algo no ha faltado aquí -en medio de una aparente tranquilidad- son las provocaciones contra Cuba.

Enviados de potencias extranjeras (léase Estados Unidos y ciertas naciones de Europa), vestidos con el falso ropaje de sociedad civil cubana, llegaron a Perú para hablar cuando no tienen legitimidad ninguna.


En la de los Pueblos participan alrededor de 150 organizaciones de la nación andina y de toda la región en un espacio de articulación, encuentro y confluencia.

El miércoles en la mañana, integrantes del Comité Internacional Justicia, Paz y Dignidad denunciaron la existencia de vallas con contenido irrespetuoso sobre la isla caribeña.

Por su parte, en la TV trasmitieron una declaración contra Cuba y Venezuela promovida por una autodenominada Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y el Grupo Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), integrado por expresidentes de corte derechista de la región.

Todos al amparo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Las provocaciones forman parte de la estrategia de esos grupos cubanos financiados desde el exterior para afectar la imagen del país antillano y tratar de mostrarse en Lima como representantes de su sociedad civil, pese a no contar ni con ascendencia ni legitimidad a lo largo y ancho del país.