Presidente de México no descarta sabotaje en explosión de ducto y promete castigo a culpables

"Hemos decidido transparentar todo el proceso para llegar a la verdad sin ocultar absolutamente nada, por eso vamos a estar informando a los ciudadanos", dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su segunda rueda de prensa extraordinaria por la tragedia en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, que dejó al menos 76 muertos y decenas de heridos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en Tlahuelilpan.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no descartó que la explosión ocurrida el viernes en un ducto de Pemex cerca de Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, se deba a un acto de sabotaje y aseguró que los responsables serán castigados.

"Hemos decidido transparentar todo el proceso para llegar a la verdad sin ocultar absolutamente nada, por eso vamos a estar informando a los ciudadanos", dijo López Obrador durante su segunda rueda de prensa extraordinaria por la tragedia de Tlahuelilpan, que dejó al menos 76 muertos y decenas de heridos.

"Vamos a hacer que se sepa la verdad y se castigue a los responsables", afirmó el mandatario.

López Obrador subrayó que su gobierno no retrocederá en su plan de combate al robo de combustible lanzado en diciembre pasado.

"No queremos relaciones de complicidad. El Gobierno no va a establecer componendas ni relaciones de complicidad con nadie, vamos a actuar con rectitud y honestidad. Cero tolerancia a la corrupción e impunidad (…) Tenemos que limpiar de corrupción al país, sino no vamos a salir adelante", subrayó.

Asimismo, insistió en que las medidas contra el robo de combustible continuarán y serán reforzadas, así como también se está analizando la posibilidad de fortalecer los ductos con una nueva tecnología que permita resistir las perforaciones ilícitas.

También expresó que los familiares de las víctimas fatales y los heridos tendrán todo el apoyo del Ejecutivo.

Respecto al actuar de los elementos del Ejército que se encontraban en el lugar, en el momento en que cientos de personas tomaban el combustible del ducto manipulado, López Obrador manifestó que "no era posible detener a las personas; eran muchos y se actuó con prudencia. En el caso de que se hubiese pedido refuerzo no se hubiese logrado mucho".

"Hay el antecedente de que cuando se dan estos casos no se respeta ni siquiera a los militares", pero "estoy más por la postura que asumió el Ejército, porque no podemos enfrentar estos casos con medidas coercitivas".