Misil yemenita impacta sobre base mercenaria saudita en Hajjah y deja decena de víctimas

Ell portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, confirmó que como consecuencia de ese ataque de represalia, al menos 60 soldados y mercenarios murieron o resultaron heridos.

Un misil balístico tipo Badr-1 lanzado por el Ejército y las fuerzas del movimiento popular Ansar Allah.

Un misil balístico de las fuerzas yemenitas impactó sobre un importante centro militar de la coalición saudita, y provocó muerte y heridos a decenas de los efectivos enemigos.

Según fuentes militares, el misil lanzado Badr P-1 hizo blanco en la base mercenaria ubicada en la localidad de Hiran, en la provincia de Hajjah, en el noroeste de Yemen.

Más adelante, el portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, el general de brigada Yahya Sari, confirmó que como consecuencia de ese ataque de represalia, al menos 60 soldados y mercenarios murieron o resultaron heridos.

El vocero del Ejército señaló que la ofensiva fue realizada después que un comando de las fuerzas invasores se preparaba para lanzar una operación militar contra las posiciones de las tropas yemenitas y los comités populares.

Agregó que el ataque causó gran pánico y confusión en las filas del enemigo.

“Ya no hay un lugar seguro para las fuerzas de invasión y ocupación y sus mercenarios. Nuestros misiles vigilan dónde están y dónde se mueven los enemigos”, dijo Sari, quien precisó que ese tipo de misiles apuntan solo a las fuerzas que agreden al pueblo de Yemen.

Por otro lado, el portavoz de las fuerzas de la coalición saudita, Turki al-Maliki, dijo que el sistema de defensa aérea detectó dos cuerpos que se dirigían hacia la ciudad de Khamis Mushait, en Arabia Saudita, y los destruyó.

Otras fuentes informaron a Al Mayadeen  que el Ejército y los Comités Populares lanzaron dos misiles contra la ciudad de Khamis Mushait, dejando varios heridos.

Además, la coalición bombardeó con diferentes tipos de armas el vecindario de Al-Rabsa y varias zonas al este de la ciudad de Hodeidah en conjunto con ataques aéreos de los aviones apaches.

El líder del movimiento Ansar Allah, Abdul-Malik al-Houthi, acusó a la mayoría de los regímenes árabes de ser antagónicos a todos aquellos hostiles a Estados Unidos e “Israel”.

Asimismo, el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Christian Lindmeier, dijo que el sistema de salud de Yemen se encontra en un estado de colapso completo.

En una conferencia de prensa en Ginebra, dijo que alrededor de 20 millones de yemenitas necesitan servicios médicos. Señaló que existen 138 mil personas infectadas por la cólera, de las cuales 266 se han muerto.