"Tras el error estratégico de Trump"... Velayati viaja a Moscú y Pekín

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Bahram Ghassemi, expresó que "tras el error estratégico del presidente estadounidense Donald Trump y la salida del acuerdo nuclear, Irán decidió enviar un número de enviados especiales con mensajes de altos funcionarios para explicar los puntos de vista y posiciones de Irán sobre este comportamiento arrogante y contrario a las convenciones internacionales de otros países".

El asesor iraní para Asuntos Internacionales, Ali Akbar Velayati.

El asesor iraní para Asuntos Internacionales, Ali Akbar Velayati, viaja a Moscú y Pekín para entregar al presidente ruso, Vladimir Putin, una carta conjunta del líder iraní Ali Khamenei y el presidente Rouhani.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Bahram Ghassemi, expresó que "tras el error estratégico del presidente estadounidense Donald Trump y la salida del acuerdo nuclear, Irán decidió enviar un número de enviados especiales con mensajes de altos funcionarios para explicar los puntos de vista y posiciones de Irán sobre este comportamiento arrogante y contrario a las convenciones internacionales de otros países".

“Como vecinos, Moscú y Teherán comparten distintos intereses en el ámbito regional e internacional. Por lo tanto, que el señor Velayati se reúna en el Kremlin con el presidente ruso, Vladimir Putin, y le transmita los mensajes de los altos dirigentes iraníes puede ser muy importante”, señaló el diplomático.

Por su parte, medios iraníes han prestado además suma importancia al viaje de Velayati, considerando que se realizará en vísperas de la próxima cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) —este jueves en Bruselas (capital belga)—, así como de la reunión de Putin y el presidente de EE.UU., Donald Trump, el próximo 16 de julio en Finlandia.

El ayatolah Ali Khamenei y el presidente de Irán, Hassan Rouhani, han adoptado una postura de firmeza tras la violación por Washington del acuerdo nuclear.

El líder iraní indicó que su país ejercerá su derecho a reanudar sus actividades en el campo de la energía nuclear si no ve garantizados sus intereses después de la retirada de Washington.