Al Assad: Washington seguirá con su plan para dividir los países del Medio Oriente

A pesar de los grandes éxitos en la lucha contra el terrorismo tanto en Siria como en Irak, Estados Unidos y sus aliados en la región no renunciarán a la idea de debilitar y dividir los países de la región por medio de la financiación y la cobertura política de los grupos terroristas

Presidente al Assad recibe al enviado del primer ministro iraquí, Faleh Fayad.

Washington seguirá con su plan para dividir los países del Medio Oriente, declaró el presidente de Siria, Bashar al Assad, en una reunión con el enviado especial del primer ministro de Irak, Faleh Fayad.

"A pesar de los grandes éxitos en la lucha contra el terrorismo tanto en Siria como en Irak, Estados Unidos y sus aliados en la región no renunciarán a la idea de debilitar y dividir los países de la región por medio de la financiación y la cobertura política de los grupos terroristas", dijo el líder sirio.

Al Assad manifestó que es necesario que los países de la región se unan para contrarrestar las ambiciones estadounidenses.

Por su parte, el alto funcionario iraquí trasmitió al presidente al-Assad un mensaje verbal del jefe del gobierno iraquí, Haidar al-Abadi, en el cual destacó la necesidad de fortalecer la cooperación y coordinación binacional en todos los ámbitos, especialmente en materia de seguridad y política, a la luz de las circunstancias críticas que vive la región en general.

Al Fayad expresó su confianza en que la erradicación del terrorismo de Siria e Irak constituirá la base de la restauración de seguridad en toda la región.

Anteriormente, el presidente de la Comisión para Seguridad Nacional y Política Exterior de la cámara legislativa de Irán, Alaeddin Boroujerdi, declaró que EE.UU. intenta salvar a los líderes de organizaciones terroristas "trasladándolos al norte de Afganistán, Libia y Yemen para que la crisis continúe en la región".

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, también acusó a los países occidentales y sobre todo a EE.UU. de preservar los grupos terroristas para tratar de cambiar el Gobierno de Siria.