Al-Assad: El accionar diplomático y el futuro político-social en Siria es una prioridad como el combate al terrorismo

En un diálogo abierto con los diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, el presidente sirio también se refirió a la importancia de modificar las leyes y los reglamentos para adaptarse a la próxima etapa, luchar contra la corrupción, promover el diálogo entre los sirios, continuar con el retorno de los desplazados, y activar el proceso político que se encuentra obstaculizado por parte de algunos países occidentales, especialmente los Estados Unidos.

El presidente sirio, Bashar al Assad, durante una reunión con los diplomáticos de la Cancillería.

En un diálogo abierto con los diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, el presidente sirio, Bashar al-Assad, dijo que el accionar diplomático regional e internacional y el futuro político y social en Siria será la primera prioridad, como igual lo constituye el apoyo a la continua lucha contra el terrorismo hasta la liberación de todo el territorio nacional.

También se refirió a la importancia de modificar las leyes y los reglamentos para adaptarse a la próxima etapa, luchar contra la corrupción, promover el diálogo entre los sirios, continuar con el retorno de los desplazados, y activar el proceso político que se encuentra obstaculizado por parte de algunos países occidentales, especialmente los Estados Unidos.

Por su parte, los diplomáticos subrayaron que ese tipo de reuniones enriquecen su trabajo diplomático y político en el exterior, especialmente porque coinciden con las victorias del Ejército sirio, las fuerzas de apoyo y los aliados, lo que abriría el camino de manera más amplia que en etapas anteriores.

 


Los diplomáticos subrayaron que ese tipo de reuniones enriquecen su trabajo político en el exterior.

Al-Assad hizo hincapié en que el acuerdo a nivel nacional tiene la palabra decisiva en cuanto a decidir cualquier acuerdo o asunto básico.

Indicó que ese acuerdo sólo puede alcanzarse por medio del diálogo a todos los niveles, ya que el diálogo en general -o entre los propios diplomáticos de manera periódica y continua sobre los acontecimientos que ocurren en Siria-, es lo que enriquece a los sirios y a quienes laboran en el cuerpo diplomático, en particular.

Ello permitirá -apuntó- conocer los orígenes y trasfondos que llevan a cualquier hecho, tanto a nivel interno, regional o internacional, y posibilita a los sirios y al Ministerio de Asuntos Exteriores en particular, para determinar la mejor manera de hacer frente a estos acontecimientos en aras de servir a Siria, al pueblo y al Estado.