Promesas del fútbol en Brasil mueren durante incendio

Fuera de peligro dos de los tres jóvenes atletas del club brasileño de fútbol Flamengo que resultaron heridos durante un incendio el viernes en el centro de entrenamiento Nido del Urubu, en el barrio Vargem Grande, Río de Janeiro.

Algunas víctimas del Flamengo

Un cortocircuito en un aparato de aire acondicionado provocó un incendio que dejó 10 muertos y tres heridos en el complejo de entrenamiento del Flamengo, el club de fútbol más popular de Brasil.
"Es muy pronto para decir si fue por la red, pero habría sido un aparato de aire acondicionado", dijo a la prensa el vicegobernador de Río de Janeiro, Claudio Castro.
Según Castro, los bomberos fueron llamados a las 05:14 hora local de este viernes, salieron del cuartel tres minutos después y llegaron al centro de entrenamiento, conocido como Nido del Urubu, en Río, a las 05:38. El fuego ya estaba controlado a las 06:30.
Entre los muertos, con un 30-40 por ciento de sus cuerpos carbonizados, se contabilizaron seis atletas (menores de 18 años) y cuatro funcionarios del club.
Todos los restos están quemados, lo que dificultará la identificación. "Va a depender del ADN o si hay otras formas de reconocimiento", señaló el vicegobernador.
Los atletas estaban alojados en un contenedor y serían transferidos próximamente para lugares más modernos.
El exastro Edson Arantes do Nascimento "Pelé", para muchos el mejor futbolista de la historia, lamentó la muerte de los jóvenes y consideró el día de "muy triste para el deporte brasileño".
Exteriorizó en las redes sociales su dolor por la desdicha, ocurrida "en un lugar donde los jóvenes persiguen sus sueños".
Este sábado, las autoriades informaron que dos de los tres jóvenes atletas que resultaron heridos durante el siniestro se encuentran fuera de peligro.
Autoridades del hospital Vitória, en la region Barra da Tijuca, donde están internados Cauã Emanuel, de 14 años, y Francisco Diego, de 15, confirmaron que el estado de salud de los deportistas no se reporta de grave.
A la hora del fuego, 26 atletas dormían en la ciudad deportiva. Tres resultaron heridos y 13 lograron escapar. El estado más grave es de Jonatha Ventura, de 15 años.