Vida de muchos enfermos de cáncer en Gaza depende de un permiso israelí

Al menos 56 palestinos murieron de cáncer en Gaza durante el pasado año en espera de un permiso de las autoridades de ocupación de Israel para poder recibir tratamiento médico fuera de la Franja, afirman organizaciones humanitarias no gubernamentales.

Hospitales en Gaza no tienen condiciones para el tratamiento de pacientes con cáncer.

Anualmente se diagnostica la enfermedad a unas mil 500 personas en Gaza. La falta de medios hace que las cifras de supervivencia sean más bajas que en Israel.

Los gazatíes solicitan permiso cada año para salir por el paso fronterizo de Erez y tratarse en hospitales de Jerusalén este, Cisjordania, Jordania o Israel. Otros optan por Egipto y cruzan por el paso de Rafah, si está abierto. Entre el 2014 y el 2017, estuvo la mayor parte del tiempo cerrado.

Según datos oficiales, entre enero y junio del 2018, 12 mil 711 gazatíes pidieron permisos médicos. Dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) que el 60 por ciento se aprobaron, pero muchos recibieron luz verde meses después de pasadas las citas médicas y para algunos la autorización llega demasiado tarde.

HISTORIA DE MOHAMED

Un habitante de Gaza, Mohamed Mohamadi, quien padece un cáncer de pulmón, contó a Sputnik que para completar el tratamiento necesario, que no puede recibir en Gaza, pidió permiso a Israel para tratarse en un hospital de Jerusalén, sin embargo nunca lo consiguió.

Mohamadi, de 43 años, dijo que hace algo más de 24 meses le dieron varias dosis de quimioterapia en el Hospital Al Rantisi de Gaza y la enfermedad remitió, pero para completar el tratamiento necesitaba diversas sesiones de radioterapia que no pueden practicarse allí, por lo cual necesitaba trasladarse a Jerusalén.

Dos veces el régimen israelí le negó su petición humanitaria y volvió solicitar de nuevo. Relató que la última ocasión que indagó por un permiso le llamaron para interrogarle. "Estuve allí desde la mañana hasta la noche, la mayor parte del tiempo esperando. En el interrogatorio me preguntaron de todo", cuenta este hombre que es padre de cuatro hijos.