Argelinos retoman las calles para exigir cambio radical de sistema gobernante

La presencia de miles de personas evidencia que la mayoría de la población no está totalmente satisfecha de lo logrado en siete semanas de demostraciones para exigir la dimisión de Bouteflika, que fue efectiva el pasado 2 de abril.

Argelinos retoman las calles del país para exigir cambio radical del sistema gobernante.

Los argelinos vuelven hoy a tomar las calles para exigir un ''cambio radical del sistema'' de gobierno predominante allí en los últimos 20 años.

Muy temprano en la mañana, la explanada de la emblemática Grande Poste, devenida epicentro de las manifestaciones iniciadas el 22 de febrero, comenzó a recibir personas de distintas edades, estratos sociales, profesiones y regiones de toda Argelia.

La presencia de miles de personas evidencia que la mayoría de la población no está totalmente satisfecha de lo logrado en siete semanas de demostraciones para exigir la dimisión de Bouteflika, que fue efectiva el pasado 2 de abril. 

Tras la renuncia del mandatario, de 82 años, los inconformes abogan por una ruptura con todo lo que él simbolizó, entendiendo la caída del recién nombrado gobierno, el cese de figuras veteranas del Frente de Liberación Nacional y del Ejército.

Según informes de prensa, la concentración tendrá su clímax pasado el mediodía, cuando concluyan las oraciones musulmanas en las mezquitas.

Diarios como El Watan vaticinaron lo que podrá deparar esta jornada con un artículo titulado "Viernes acto siete: la movilización por la ruptura continúa", mientras el canal estatal Ennahar TV abrió su programación con debate sobre la que se perfila como multitudinaria manifestación.

Varios activistas han explicado que las reivindicaciones se mantienen porque "el pueblo no quiere que ellos conduzcan el proceso de transición", en referencia a quienes gobernaron hasta ahora y son responsabilizados de los problemas económicos y sociales del país.