Bolivia: presidente Evo Morales condena acciones violentas de la oposición

El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó las acciones violentas desarrolladas por la oposición contra el pueblo durante la jornada de paro político en el país, denominado paro cívico.

Presidente de Bolivia condena acciones violentas de la oposición.

"Lamentamos profundamente la muerte de la hermana Suleydi Estívariz López, a causa de agresiones de seguidores de la oposición que obligaban a la gente a cerrar sus negocios en Riberalta. Condenamos este exceso. Nuestras condolencias a su familia y al pueblo riberalteño", expresó el mandatario en su cuenta en Twitter.
Como parte de la oleada de violencia, perdió la vida la mujer, de 56 años, en la ciudad de Riberalta, en el departamento de Beni.

Tambiñén en  Santa Cruz se reportó una agresión física a una persona de la tercera edad por parte de esos grupos de choque.
Ese departamento fue la localidad con mayor respuesta al paro, pero no logró detener en su totalidad la vida de los pobladores, los cuales aseguraron que esas manifestaciones no representan las necesidades del ciudadano común.
"Hoy día una convocatoria a un paro político, denominado paro cívico, fue desoída por la población boliviana, y eso se vio en las calles, la gente continúa trabajando, el pueblo quiere seguir creciendo económicamente y no prestarse a juegos políticos", aseguró el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero.
En su opinión, se trata de grupos opositores que carecen de la convocatoria ciudadana anunciada por ellos para manifestarse en contra de la repostulación del presidente Evo a los comicios de 2019.

De otro lado, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Eugenio Rojas, denunció que la oposición busca desgastar la imagen del presidente Evo Morales y deslegitimar al Tribunal Supremo Electoral (TSE).
Ese es el objetivo del paro en rechazo a la habilitación del binomio Evo-Álvaro para los comicios del próximo año, añadió el funcionario.
Rojas confirmó que los ataques son instrucciones de Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Defensa en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, ambos prófugos de la justicia boliviana tras los hechos luctuosos de la denominada masacre de "octubre negro" de 2003.
El TSE informó el 4 de diciembre la habilitación del binomio Evo-Álvaro por el Movimiento Al Socialismo-Instrumento por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) y de otros siete partidos políticos de la oposición para las elecciones primarias y generales de 2019.
El 21 de febrero de 2016 se realizó en Bolivia un referendo para aprobar o no una reforma parcial de la Constitución que contemplaba una cuarta postulación de Morales a la Presidencia. La opción del No se impuso con el 51,31 por ciento de los votos.
Sin embargo, en noviembre del año pasado el Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia declaró procedente el recurso abstracto de inconstitucionalidad presentado por el Movimiento al Socialismo para una nueva postulación de autoridades del país.
La medida legal habilitó la nominación para los comicios generales de finales de 2019, y los de mediados de 2020, del presidente, vicepresidente, 154 legisladores, nueve gobernadores, 339 alcaldes y tres mil 500 concejales.