Bin Salman podría levantarse contra el Rey si eligiera un sustituto, afirma miembro de la familia real saudita

El príncipe Khalid bin Farhan al-Saud, miembro de la familia real de Arabia Saudita, afirmó que si el rey Salman eligiera un sustituto para el actual príncipe heredero Mohammad bin Salman, este sería capaz de levantarse contra el monarca.

El principe heredero Mohammed bin Salman sería el responsable de los complot para desaparecer a disidentes, según denuncia su propio primo, Khaled bin Farhan / HispanTV

La imprudencia es el título de gobernanza del príncipe heredero y no tiene futuro, terminó, advirtió Bin Farhan, considerado un disidente en su país, durante una entrevista con Al Mayadeen.

Para el príncipe, radicado en Alemania, el Consejo de la Lealtad que define a los gobernantes sauditas no es más que una "falsa autoridad".

En cuanto a la muerte del periodista opositor Jamal Khashoggi, Bin Farhan reconoció que existen acusaciones europeas y estadounidenses que señalan a Bin Salman de estar involucrado en el crimen.

Por eso pidió que el príncipe heredero sea juzgado “si él es el responsable del asesinato de Khashoggi”.

“¿Cómo pueden los países tratar con  Mohammed bin Salman, acusado de matar y descuartizar?”.

Por otro lado, el príncipe Khalid habló de “un posible acuerdo entre Turquía y Arabia Saudita, pero sin renunciar a la responsabilidad por la muerte de Khashoggi”.

También reveló que hubo un intento de asesinato por envenenamiento contra su persona y que había recibido tratamiento durante tres años debido a sus posiciones políticas.

“Conozco bien al rey Salman y me desea la muerte”, dijo.

Según declaró Bin Farhan al diario británico The Independent, las autoridades de Riad le prometieron una gran cantidad de dinero a cambio de acudir a “una reunión con agentes del régimen” en el consulado saudita en El Cairo. Sostiene que buscaban realizar un operativo similar al que condujo al secuestro y desaparición del periodista.

Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre tras acudir al consulado de Arabia Saudita en la ciudad turca de Estambul para formalizar un trámite burocrático ordinario relacionado con un proceso de divorcio.

La ocasión fue aprovechada presuntamente por los agentes sauditas para, según denuncia el gobierno turco, secuestrar, torturar y asesinar al periodista.

Bin Farhan no se ha limitado a denunciar su propio caso. Asegura que al menos cinco miembros de la familia real saudita críticos con el caso Khashoggi fueron detenidos y su actual situación y estado son desconocidos.

Para el miembro de la familia real se trata de un plan por parte del joven y ambicioso príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita y actual Ministro de Defensa, Mohamed bin Salman, para acallar cualquier voz crítica en su dirección.