Estados del Golfo y régimen israelí planean dar bienvenida a Al-Assad a la Liga Árabe ¿Por qué?

La iniciativa diplomática se acordó en una reunión secreta celebrada en una capital del Golfo el mes pasado a la que asistieron altos funcionarios de inteligencia de los cuatro países, entre ellos Yossi Cohen, el director del Mossad.

El jefe del Mossad, Yossi Cohen.

El jefe del Mossad, Yossi Cohen, se reunió con funcionarios de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto el mes pasado para discutir formas de contrarrestar la influencia regional turca, informó el sitio digital el  Ojo del Medio Oriente (MEE por sus siglas en inglés).

Según la fuente, Arabia Saudita, los EAU y Egipto han tramado un plan con (Israel) para dar la bienvenida al presidente sirio Bashar al-Assad de vuelta a la Liga Árabe para marginar la influencia regional de Turquía e Irán.

La iniciativa diplomática se acordó en una reunión secreta celebrada en una capital del Golfo el mes pasado a la que asistieron altos funcionarios de inteligencia de los cuatro países, entre ellos Yossi Cohen, el director del Mossad.

De acuerdo con MEE, la reunión también se convocó en respuesta a un notable "enfriamiento" de las relaciones entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y Riad, desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudita en Estambul en octubre pasado.

Si bien Trump defendió públicamente al príncipe heredero de la corona saudita Mohammed bin Salman, a quien la CIA y los miembros del Congreso de los Estados Unidos consideran responsable del asesinato de Khashoggi, un funcionario con conocimiento de la reunión dijo que a los oficiales de inteligencia sabían que "Trump había hecho lo que podía y no iba a hacer más".

Los funcionarios también acordaron en la reunión que consideraban a Turquía, y no a Irán, como su principal rival militar en la región, y discutieron los planes para contrarrestar la influencia de Ankara.

Los israelíes consideraron que podrían contener militarmente a Irán, pero que Turquía tenía una capacidad mucho mayor.

Durante ese encuentro, Cohen indicó que “el poder iraní es frágil. La verdadera amenaza viene de Turquía ".

Conversaciones con los talibanes

Para abordar estos temas, los presentes en la reunión acordaron cuatro medidas, la primera fue ayudar a Trump en sus esfuerzos por retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, donde aproximadamente 14 mil soldados del Pentágono siguen desplegados en apoyo de las fuerzas del gobierno afgano que luchan contra los talibanes y los grupos rebeldes.

La semana siguiente se celebró en Abu Dhabi una reunión entre funcionarios norteamericanos y talibanes en conversaciones que incluyeron a funcionarios sauditas, emiratíes y pakistaníes.

La segunda medida fue "controlar la tarjeta sunita" en Irak, por medio de los esfuerzos para minimizar la influencia de Turquía entre la Alianza del Eje Nacional, el bloque parlamentario más grande de diputados sunitas iraquíes.

Posteriormente, se aplicó presión sobre Mohammed al-Halbousi, presidente del parlamento iraquí en su primera visita oficial a Riad el 17 de diciembre.

Durante la visita, Halbousi se reunió con Thamer al-Sabhan, ex embajador saudita en Irak. Al-Sabhan presionó a Halbousi para que redujera la influencia de Turquía en la Alianza del Eje Nacional o se retirara por completo.

Como resultado, hubo una consternación dentro del bloque después de que Halbousi el mes pasado bloqueó su nombramiento de Saba al-Tai para el papel de ministro de Educación en medio de negociaciones sobre la formación del nuevo gabinete del país.

Sin embargo, otro miembro del Eje Nacional, Salah al-Jabouri, fue nominado para el cargo el martes.


Mohammed bin Salman (I) se reunió con Mohammed bin Zayed en Abu Dhabi en noviembre. Foto: AFP

Camino de regreso a la Liga Árabe para Al-Assad

La tercera medida discutida fue una iniciativa diplomática para restablecer las relaciones diplomáticas plenas entre los tres estados árabes y el presidente sirio Bashar al-Assad.

La reunión de los jefes de inteligencia discutió el mensaje que querían transmitir a Al-Assad, quien se ha basado en gran medida en el apoyo militar iraní y en los combatientes de Hizbullah apoyados por Teherán durante la guerra civil del país.

"No esperaban que Bashar rompiera relaciones con Irán, pero querían que Bashar usara a los iraníes en lugar de que fueran usados ​​por ellos", dijo un funcionario del Golfo sobre las discusiones.

"El mensaje fue: "Regrese a la forma en que su padre trató a los iraníes, al menos como un igual en la mesa, en lugar de estar subordinado a los intereses iraníes ".

Los Emiratos Árabes Unidos reabren la embajada de Damasco después de siete años en un gran impulso a Al-Assad

Una serie de visitas siguieron a la reunión de inteligencia. Omar al-Bashir, el presidente de Sudán, llegó a Damasco el 16 de diciembre en la primera visita oficial de un líder árabe desde 2011 y una medida que, según el analista de Siria Kamal Alam que escribió en el MEE, no pudo haber ocurrido sin el visto bueno de Riad.

Ali al-Shamsi, subjefe de inteligencia de Emiratos, visitó Damasco durante una semana, y el 27 de diciembre los Emiratos anunciaron la reapertura de su embajada después de ocho años.

El mismo día, Bahrein, que está estrechamente alineado con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, anunció que restablecería su misión diplomática.

Tres días antes, Ali Mamlouk, el asesor especial de seguridad de Assad, realizó una visita pública excepcional a El Cairo, y las fuentes dijeron a MEE que se espera un anuncio de la normalización completa de las relaciones en breve.

Egipto quiere que el gobierno sirio declare que sus principales enemigos son Turquía, Qatar y la Hermandad Musulmana, dijeron las fuentes.

Los incentivos para Assad incluirían un camino de regreso a la Liga Árabe, y el apoyo de los estados árabes a Damasco para oponerse a la presencia militar de Ankara en el norte de Siria, donde las fuerzas turcas se han desplegado en oposición a los combatientes YPG liderados por los kurdos.

Se informa que Argelia está interesada en invitar a Al-Assad a asistir a la próxima cumbre de la Liga Árabe en Túnez en marzo, siete años después de que Siria fuera suspendida del cuerpo.

Apoyo a los kurdos contra Turquía

La cuarta medida acordada en la reunión fue apoyar a los kurdos de Siria contra los intentos de Turquía de expulsar a YPG y su contraparte política, el PYD, desde la frontera turca hasta la frontera iraquí.

Los funcionarios de inteligencia también acordaron fortalecer las relaciones con el Gobierno Regional de Kurdistán de Irak (KRG), y evitar cualquier reconciliación con Ankara desde el fallido referéndum de independencia de la región semi-autónoma en 2017.

"Los propios sauditas no quieren estar en la vanguardia de este empuje diplomático a la corte de Al-Assad. Sin embargo, están de acuerdo con la política de intentar apalancar a Al-Assad para debilitar a Turquía", dijo el funcionario.


El rey Salman se puso furioso cuando escuchó sobre el papel de su hijo en el asesinato de Khashoggi.

¿Por qué los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita están llegando a Al-Assad?

El régimen israelí no ha tenido contacto directo con Al-Assad, pero ha utilizado a empresarios sirios cristianos y alawitas como intermediarios.

El mismo grupo desempeñó un papel en la restauración de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos y Damasco. Para transmitir su mensaje a Al-Assad de ser independiente de Irán, (Israel) lanzó una serie de ataques aéreos contra supuestas transferencias de armas iraníes a Hizbullah el mismo día 27 de diciembre, cuando los Emiratos Árabes Unidos dijeron que reabriría su embajada en la capital siria.

La reunión también fue una respuesta a la crisis en la que las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita se han visto envueltas por el asunto Khashoggi.

Emiratos buscó reuniones con la CIA

Mohammed bin Zayed, el príncipe heredero de Abu Dhabi, quien ha sido descrito como una figura de mentor para su contraparte saudita más joven, ha estado al frente de los intentos de arreglar las relaciones rocosas entre la Casa Blanca y la corte real en Riad.

Bin Zayed intervino por primera vez para reparar las relaciones entre el rey Salman y Mohammed bin Salman. El rey estaba furioso cuando escuchó sobre el papel de su hijo en el asesinato de Khashoggi. Fue notable que bin Salman no estuvo presente en la reunión entre el rey y bin Zayed en noviembre.

Luego, después de la presentación de la Directora de la CIA, Gina Haspel, a miembros seleccionados del Congreso de los Estados Unidos en el que Mohammed bin Salman fue responsable del asesinato de Khashoggi, bin Zayed consiguió que su hermano y asesor de seguridad nacional, Tahnoun bin Zayed, pidieran una reunión con Haspel.

La solicitud fue rechazada, me dijeron a MEE. Cuando ese enfoque fracasó, Bin Zayed envió a su hijo Khaled a Washington. Se acordó un día para una reunión con Haspel, pero no se llevó a cabo, según las fuentes de MEE.

MEE se ha contactado con la CIA y la embajada de Emiratos en Washington para hacer comentarios.

Un mes antes, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., John Bolton, vio a bin Zayed, pero esa reunión no logró romper el punto muerto.

MBS dice que está planeando un apretón de manos al estilo Camp David con Netanyahu

MEE ha informado anteriormente sobre cómo los funcionarios sauditas buscaron el apoyo de Trump y del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para una serie de iniciativas de limitación de daños, ya que los detalles sobre la culpabilidad de Mohammed bin Salman por el asesinato de Khashoggi se convirtieron en titulares mundiales.

Estos incluían un propuesto apretón de manos estilo Camp David entre Netanyahu y el príncipe heredero.

Pero MEE entiende que esos esfuerzos se han estancado debido a que en la Casa Blanca se dieron cuenta de que cabalgar al rescate del príncipe de la corona maltratado por la imagen podría ser más problemático de lo que valía.

Los funcionarios estadounidenses parecen estar perdiendo la paciencia con el manejo de Riad de su propia investigación sobre el asesinato de Khashoggi, y un funcionario superior anónimo dijo que la investigación saudita carecía de credibilidad y responsabilidad.

Los comentarios se produjeron cuando el Departamento de Estado anunció que el secretario de Estado, Mike Pompeo, visitaría Riad a fines de este mes, su segunda visita a la capital saudita desde la muerte de Khashoggi.

El mismo Pompeo ha dicho repetidamente que no hay evidencia directa de un vínculo entre Mohammed bin Salman y el asesinato.

Después de la primera visita de Pompeo en octubre, MEE informó que trajo consigo una hoja de ruta para proteger al príncipe heredero de las consecuencias.

Un pago saudita de 100 millones de dólares a los EE.UU. realizado el mismo día de la visita fue "una coincidencia", según un funcionario estadounidense citado por el New York Times.

MEE se ha contactado con el gobierno israelí para hacer comentarios. También se contactó con las embajadas de Arabia Saudita y Egipto en Londres, pero ninguna había respondido en el momento de la publicación.